Sentencia de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 11 de Julio de 2006, expediente 1 0589

Fecha de Resolución11 de Julio de 2006
EmisorCorte Suprema de la Provincia de Buenos Aires

En la ciudad de La Plata a los once d�as del mes de julio de dos mil seis, reunidos en Acuerdo Ordinario, los Se�ores Jueces de la S. Segunda del Tribunal de Casaci�n Penal de la Provincia de Buenos Aires, doctores J.H.C., C.A.M. y F.L.M.�a M., desinsaculados con el objeto de resolver en la presente causa n� 10589, caratulada �B., A.A. s/ recurso de casaci�n�. Practicado el sorteo de ley�, result� que en la votaci�n deb�a observarse el orden siguiente: MANCINI � MAHIQUES - CELESIA.

A N T E C E D E N T E S

Llegan las presentes actuaciones a conocimiento de este Tribunal en virtud del recurso de casaci�n deducido por la Defensa Particular del encartado A.A.B., contra la sentencia dictada por el Tribunal Oral en lo Criminal n� 1 de Azul, que decidi� condenar el nombrado a la pena de un a�o de prisi�n de ejecuci�n condicional y costas, como autor penalmente responsable del delito de abuso deshonesto (arts. 127 con relaci�n al art�culo 119 incisos 1� y 3� del C�digo Penal conf. ley� 11.179), presuntamente cometido el d�a 12/03/99 en perjuicio de J.M.G.E..

Cumplidos los tr�mites de rigor, esta causa se encuentra en condiciones de ser resuelta, por lo que el Tribunal decidi� plantear y votar las siguientes

C U E S T I O N E S

Primera

�Corresponde hacer lugar a la prueba ofrecida?

Segunda

�Es admisible el presente recurso?

Tercera

En su caso: �es procedente?

A la primera cuesti�n planteada, el Se�or Juez doctor M., dijo:

  1. Que en el punto VIII.C. de su escrito, el Sr. Defensor Particular, Dr. A.V.D.M., ofrece como prueba en los t�rminos del art�culo 457 el C.P.P. la solicitud de informes de antecedentes penales y contravencionales del testigo D.A.C. y libramiento de oficios al Juzgado de Menores, Juzgado de G.�as y UFI N� 3 de Tandil para que informen sobre los procesos que se le seguir�an al nombrado.

  2. Que, a criterio del suscripto, el ofrecimiento debe rechazarse por infundado puesto que el recurrente no s�lo no indica ni explica en cu�l de los supuesto del art�culo 457 del C.P.P. encuadrar�a su pedido, sino que tampoco demuestra la verdadera utilidad y pertinencia de las medidas que solicita.

    Que, en este �ltimo sentido, no se advierte cu�l ser�a la concreta infracci�n legal o valorativa que el agraviado pretende demostrar a trav�s de la prueba ofrecida, en especial porque en nuestro ritual la existencia de procesos o a�n condenas previas no representa causal de inhabilidad de los testigos (arg. Art. 233 del C.P.P.) ni impide por si misma concederles credibilidad.

    Que, a mayor abundamiento, no se trata de prueba demostrativa de la inexistencia del hecho ni de la falta de autor�a y, en definitiva, tampoco se advierte que pueda poner en crisis el prolijo razonamiento que han hecho los sentenciantes a la hora de merituar la fuerza convictiva del testimonio de C..

    Que, en relaci�n a la documentaci�n acompa�ada con el recurso y a la cita del expediente n� 10209 de esta sede, por fuera de su utilidad y pertinencia, corresponde simplemente tenerlas presente para el momento de decidir sobre el m�rito final del plateo.

    A la misma primera cuesti�n planteada, el se�or Juez doctor M. dijo:

    1. al voto del doctor M. en igual sentido y por los mismos fundamentos.

      As� lo voto.

      A la misma primera cuesti�n planteada, el se�or Juez doctor Celesia dijo:

    2. al voto de los distinguidos colegas preopinantes, en igual sentido y por los mismos fundamentos.

      As� lo voto.

      A la segunda cuesti�n planteada el se�or Juez, doctor M., dijo:

      El recurso en trato satisface los requisitos de tiempo y forma regulados, en lo pertinente, por los art�culos 451 y cctes. del C.P.P., a la vez que el impugnante se encuentra legitimado para recurrir, y en vista de que la resoluci�n objeto del recurso constituye sentencia definitiva, no corresponde mas que expedirse por la afirmativa (art�culos 421, 448 inc. 1�, 451, 454, 464 inc. 3� y ccdtes. del C.P.P.).

      As� lo voto.

      A la misma segunda cuesti�n planteada, el se�or Juez doctor M. dijo:

    3. al voto del D.M., en el mismo sentido y por los mismos fundamentos.

      As� lo voto.-

      A la misma segunda cuesti�n planteada, el se�or Juez doctor Celesia dijo:

    4. al voto de los colegas preopinentes, en igual sentido y por los mismos fundamentos.

      As� lo voto.-

      A la tercera cuesti�n planteada, el Se�or Juez dopctpr M., dijo:

  3. El planteo contiene cinco motivos de agravio.

    I.1.- En el primero de ellos se denuncia esencialmente violaci�n al art�culo 202 inc. 1� del C.P.P. por haberse celebrado el debate y haberse dictado sentencia pese a que exist�a en tr�mite un recurso de casaci�n admisible en el que precisamente se discut�a si correspond�a o no la celebraci�n de aquel debate.

    Dice de ese modo que el �a quo� habr�a actuado sin jurisdicci�n, vicio que, en su criterio, impone la nulidad absoluta e insanable de todo lo actuado y la inmediata absoluci�n de su asistido pues �agrega-, la retrogradaci�n violar�a el �non bis in idem� seg�n jurisprudencia de la Corte Nacional que cita.

    I.2. En el segundo motivo de agravio el recurrente controvierte el modo en que se acredit� el v�nculo entre la persona que inst� la acci�n penal y la v�ctima.

    Dice concretamente que el art�culo 281 del ritual remite a la ley� civil en punto al modo de probar el estado civil de las personas y que, en consecuencia, el v�nculo de parentesco debi� acreditarse con la partida de nacimiento, el certificado de nacimiento o la libreta de familia, no resultando en su criterio v�lida la copia de fs. 3 merituada por los sentenciantes.

    Cita en su apoyo los art�culos 79 y 80 del C�digo Civil as� como los art�culos 24 y 25 del D.. ley� 8204/63 de los cuales surgir�a que los hechos y actos que hayan debido inscribirse en los registros s�lo pueden acreditarse con las constancias extra�das de esas instituciones.

    Hace notar, en el mismo sentido, que el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR