Sentencia de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 13 de Noviembre de 2007, expediente 0 00164136

Fecha de Resolución13 de Noviembre de 2007
EmisorCorte Suprema de la Provincia de Buenos Aires

B.M.A. Y OTRO C/ TRANSPORTES METROPOLITANOS GRAL. ROCA Y OTROS S/ DA�OS Y PERJUICIOS.-

CAUSA N� 64.136 JUZG. N� 9

REG. SENT. DEF. N�391

En la Ciudad de Lomas de Z., a los 13 d�as del mes de Noviembre de dos mil siete, reunidos en Acuerdo Ordinario los Sres. Jueces de la Excma. C�mara de Apelaci�n en lo C.il y Comercial, S.I., de este departamento judicial, D.C.R.I. y R.M.T., con la presencia del S. actuante, se trajo al Despacho para dictar sentencia la causa N� 64.136 caratulada �B.M.A. Y OTRO C/ TRANSPORTES METROPOLITANOS GRAL. ROCA S.A. Y OTROS S/ DA�OS Y PERJUICIOS�. De conformidad con lo dispuesto por los arts. 168 de la Constituci�n Provincial y 266 del C�digo de Procedimientos C.il y Comercial, la Excma. C�mara resolvi� votar las siguientes:

C U E S T I O N E S

1�.) �Es justa la sentencia dictada?

2�) �Qu� corresponde decidir?

Practicado el sorteo de ley� (art. 263, �lt. Parte CPCC), dio el siguiente orden de votaci�n: D.. T. e I..-

V O T A C I O N

A la primera cuesti�n, el Dr. T. dijo:

  1. El Sr. J. titular del Juzgado de Primera Instancia en lo C.il y Comercial n�mero nueve de este Departamento Judicial, dict� sentencia a fs. 211/219 vta. de estos autos, haciendo lugar a la demanda promovida por M.�a F.Q. y M.A.B. contra Transportes Metropolitanos General R.S. conden�ndo a esta �ltima y a la citada en garant�a Trainmet Seguros S.A. -en la medida de la cobertura contratada- a que en el t�rmino de cinco d�as de aprobada la liquidaci�n que orden� practicar, abonen a cada actor, la suma de Pesos Ciento Veinte Mil ($120.000) con m�s los intereses respectivos. Impuso las costas a la demandada y difiri� la regulaci�n de honorarios.-

    A fs. 220 apel� la actora concedi�ndosele el recurso libremente a fs. 221. A fs. 225 lo hizo la demandada, concedi�ndosele su apelaci�n, libremente, a fs. 228.-

    A fs. 226 apel� la citada en garant�a, quien sin perjuicio de ello solicit� aclaratoria a fs. 227 -la que fu� desestimada a fs. 232-. A fs. 234 se le concedi� libremente la apelaci�n deducida.-

    A fs. 242/248 expres� agravios la actora, a fs. 249/252 lo hizo la accionada y a fs. 252/255 la citada en garant�a, no recibi�ndo r�plica alguna, ninguna de las presentaciones aludidas por parte de las contrarias.-

    A fs. 260 se llamaron autos para sentencia por providencia que se encuentra consentida.-

    II.-ANTECEDENTES DE LA CAUSA.

    A fs. 17, iniciaron demanda los actores, por da�os y perjuicios derivados de un accidente que costara la muerte de la hija menor de ambos, contra Transportes Metropolitanos General R.S. (ex l�nea G.. Roca) y/o quien resulte civilmente responsable de la explotaci�n de la concesi�n del servicio ferroviario correspondiente a la ex l�nea G.. R.R. Ezeiza-Ca�uelas y contra A.M.�n B..-

    Refirieron que el 26/4/03 a las 15:00 horas aproximadamente, la menor Y.M.B., en compa��a de su t�a L.C.Q., caminaba en el cruce de la Ruta 205 con la calle S.A., del Barrio la Uni�n de Ezeiza, con direcci�n SE-NO con el prop�sito de transponer las v�as f�rreas, utilizando el cruce peatonal existente en esa intersecci�n.-

    Que la menor, transitaba unos pocos pasos por delante de su t�a, cuando al comenzar el cruce f�rreo, un tren que avanzaba por la v�a, proveniente de Ca�uelas y con destino a Ezeiza, impacta a la menor despidiendo su cuerpo a unos metros de distancia, caus�ndole el fallecimiento.-

    Expresaron que atento el estado en que se encuentra el cruce peatonal, resulta imposible para cualquier persona advertir la aproximaci�n de una formaci�n ferroviaria, m�xime cuando la misma no resalta su presencia tocando bocina, hecho agravado por la ausencia de se�al luminosa o sonora en el lugar.-

    Agregaron que la formaci�n impactante, estaba conformada por el Tren N� 4626, m�quina N� 620 a cargo del conductor maquinista A.M.�n B..-

    A fs. 43 contest� la demandada Transportes Metropolitanos G.. R.S. (ex l�nea G.. Roca). Reconoci� el acaecimiento del luctuoso accidente, pero controvirti� la mec�nica que respecto del mismo se refiriera en la demanda. Invoc� la culpa de la v�ctima. Cit� en garant�a.-

    A fs. 75 contest� citaci�n en garant�a, reconociendo la existencia de contrato de seguro vigente a la fecha del siniestro, con cobertura por responsabilidad civil emergente de la explotaci�n de la red ferroviaria concedida al asegurado.-

    A fs. 88 la parte actora desisti� de la acci�n y del derecho respecto del co-demandado C.A.M.�n B. y a fs. 90 desisti� del co-demandado gen�rico.-

    A fs. 91 se decret� la apertura a prueba, provey�ndose la ofrecida por las partes a fs. 95/96. Producida la pertinente, a fs. 209 se llamaron autos para sentencia, dict�ndose el pronunciamiento respectivo a fs. 211/219 vta.-

  2. DE LOS AGRAVIOS:

    1)-De la actora:

    Se agravia por el an�lisis de la prueba que se ha efectuado en la instancia de grado y asimismo porque el sentenciante no tuvo a la accionada por confesa en las posiciones.-

    Le causa agravio la sentencia dictada en cuanto rechaza el rubro indemnizatorio valor vida.-

    Se agravia por el rechazo de la indemnizaci�n pedida por �gastos de tratamiento psicol�gico�. Sostiene que existe una contradicci�n de lo afirmado por el propio magistrado al hacer lugar al reclamo por da�o moral.-

    Le causa agravio que se condene a la citada en garant�a en la medida de la cobertura contratada. Argumenta que tal limitaci�n de la responsabilidad por parte de la citada en garant�a no resulta oponible a terceros, sean transportados o no, por cuanto no cumple acabadamente con la obligaci�n del seguro de transporte ya que desnaturaliza la escencia de tal figura, al imponerle franquicias que liberar�an a la aseguradora de responsabilidad en la asunci�n del pago del siniestro.-

    2)-De la demandada:

    Le causa agravio lo que sostiene ha sido una err�nea apreciaci�n de la prueba y omisi�n de valoraci�n de parte escencial de la misma.-

    Se agravia de la atribuci�n de responsabilidad a su parte.-

    Y finalmente se alza contra el monto otorgado para el da�o moral, argumentando que el mismo no guarda relaci�n con los presupuestos doctrinarios y jurisprudenciales, asi, considera excesiva dicha suma.-

    3)-De la citada en garant�a:

    Se agravia de la atribuci�n de responsabilidad en su asegurada, cuestionando el an�lisis de la prueba colectada.-

    Sostiene que en la sentencia de grado solamente se plante� la obligaci�n de seguridad del ferrocarril, sin analizar la obligaci�n rec�proca de la v�ctima (o su guardi�n).-

  3. CONSIDERACIONES PRELIMINARES:

    Esta S., siguiendo la doctrina legal de la Excma Suprema Corte, tiene dicho que debe ser considerada �agravio� toda cr�tica dirigida a las denominadas �cuestiones esenciales�, que son las que hacen a la estructura de la litis y su esquema jur�dico. Que sin su consideraci�n no ser�a posible resolver el caso planteado. Va de suyo que su tratamiento es obligatorio para la Alzada. En cambio, debe entenderse como �argumento� toda menci�n efectuada por la parte apelante destinada a sostener su posici�n, pero que no se refiere a las ya citadas �cuestiones esenciales�. Los argumentos no son de tratamiento obligatorio en segunda instancia (SCBA Ac 32953 del 12-VI-84, Ac. 42311 del 31-X-89, Ac. 43836 del 20-XI-91, Ac. 43658 del 17-III-92, Ac. 50762 del 7-III.-95, Ac. 54992 del 19-X-96, Ac. 67337 del 1-VII-97; CALZ, S.I., Reg. S.. D.. 92-93, 116-94, 272-93, 48-96, 126-93, 32-90, 35-96, 159-96, 45-00 y otros).-

    Es indudable que el J. debe pronunciarse sobre todas las cuestiones de la pretensi�n y de la contestaci�n; es decir sobre las cuestiones esenciales cuando su consideraci�n tenga influencia en la resoluci�n del caso. No debe dejar de advertir -al analizarlo cuidadosamente- que se ha omitido separar cada aspecto de la cuesti�n debatida, como tampoco que la resoluci�n aparezca sin fundamento porque la parte dispositiva no guarda congruencia con los considerandos que la preceden.-

    Ingresando al planteamiento de las recurrentes, advertir� que los Jueces no est�n obligados a tratar todas las argumentaciones propuestas por las partes, sino que basta que hagan m�rito de aqu�llas que consideren m�s adecuadas para sustentar sus conclusiones (CSN noviembre 8-1981,�Dos Arroyos SCA C/Ferrari de N.�, en �Actualizaci�n de J..�, N 1440, La ley�, 1981-D, p�g. 781; CALZ S. I Reg. S.. D.. 32/90m 172/00 entre muchas otras).-

    Tales cuestiones esenciales son �sas que, seg�n las modalidades del caso, resultan necesarias para la correcta soluci�n del pleito y vienen constituidas por puntos o cap�tulos de cuya decisi�n depende directamente el sentido y alcance del pronunciamiento y que -por su naturaleza- influyen preponderantemente en el fallo, las vinculadas a la dimensi�n cuantitativa del objeto de la pretensi�n (SCBA. Ac. 21917, DJBA T III, pag. 15, �dem Ac. 35221 �Ramos de Pagella C/Escot�, 22-4-86).-

    Efectuadas estas consideraciones previas y haciendo aplicaci�n de la �doctrina amplia�, en cuanto a la valoraci�n de los recursos deducidos, pasar� a continuaci�n a tratar las quejas planteadas por las recurrentes.-

    V-CONSIDERACI�N DE LAS QUEJAS.

    A)-Agravios comunes:

    1)-De la valoraci�n de la prueba:

    Ha dicho reiteradamente esta S., que en la apreciaci�n de la prueba, los principios que rigen el grado de convicci�n a que llega el sentenciante luego de evaluar las comprobaciones cumplidas en la causa, no apuntan a la certeza absoluta, sino que ha de buscarse la certeza moral, refiri�ndose con este concepto al estado de �nimo del juzgador, en virtud del cual se aprecia, ya no con grado de seguridad total sino de convincente probabilidad su acercamiento a la verdad. Desde ya que el sentenciante puede no arribar a una certeza absoluta, pero un grado de certeza moral dentro del cual llegue a apreciar su acercamiento a la verdad bajo convincente probabilidad, le podr� proporcionar la ratio decisioria (esta S. I; RSD 133 bis /94; 54/95, 403/05, 204/07 entre otras).-

    Sin embargo, siendo el juzgador quien se encuentra facultado para tomar en cuenta elementos probatorios mas id�neos sobre la base del empleo de la �sana cr�tica�,...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR