Sentencia de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 16 de Marzo de 2006, expediente 0 20393742

Fecha de Resolución:16 de Marzo de 2006
Emisor:Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires
 
EXTRACTO GRATUITO

En la ciudad de La Plata, a los 16 días del mes de marzo de dos mil seis, reunidos en acuerdo ordinario el señor Vocal de la Sala Tercera, B.E.B. y el Señor Presidente de la Excma. Cámara Segunda de Apelación en lo Civil y Comercial doctor E.E.B., por integración de la Sala Tercera, para pronunciar sentencia en los autos caratulados: "N. N. E. Y O. C/ H. B. E. M. S/ D. Y P.", se procedió a practicar la desinsaculación prescripta por los arts. 168 de la Constitución Provincial, 263 y 266 del Código Procesal Civil y Comercial, resultando de ella que debía votar en primer término el doctor B..

LA EXCMA. C. RESOLVIO PLANTEAR LAS SIGUIENTES CUESTIONES:

1ra. ¿Se encuentra ajustado a derecho el decisorio dictado a fs. 830/861vta.?

2da. ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?

A LA PRIMERA CUESTION PROPUESTA EL DOCTOR BILLORDO DIJO:

I) En el premencionado decisorio el sr. juez "a quo", rechazó la defensa de prescripción del incidente de redargución de falsedad opuesta por E.H.B., admitió el incidente de falsedad deducido por N.E.N. y M.G.L., declarando la inhabilidad probatoria del documento cuestionado de fs. 137/138; admitió la demanda planteada por N.E.N. y M.G.L. contra E.M.H.B. por indemnización de daños y perjuicios, condenando a este último a pagar a las actoras la suma única de $ 40.000 con más los intereses que allí determinó, desde el 10 de agosto de 1999 y hasta el efectivo pago; impuso las costas del juicio al demandado vencido; postergó la regulación de honorarios hasta tanto se determine en forma definitiva el monto del juicio y desestimó finalmente la imposición de sanciones por temeridad y malicia.

Contra esa forma de decidir apela la actora a fs. 862, haciendo lo propio el demandado a fs. 864.

A fs. 882/884 y 885/887 van agregados memoriales de agravios presentados por la actora.

A fs. 888/899 va el que trae el demandado, constando las réplicas de este último a fs. 901/904 y la de la actora fué desglosado de los autos según la resolución de fs. 912.

Se disconforma la accionante -en síntesis- exponiendo que en razón que la posibilidad de éxito "era altísima" (sic) en los procesos que precedieron el presente y en los cuales se endilga "responsabilidad profesional" por su desempeño como letrado al demandado, debe aumentarse la indemnización por las lesiones sufridas por la coactora; que los intereses establecidos deben iniciar su curso en la fecha de la sentencia que declara la caducidad de instancia en los autos "L.M.G. y o. C/ B. A. F. y o. S/ D. y P." que tramitó ante el Juzgado Nacional de 1era. instancia nº 43, que data del 2 de diciembre de 1993 y finalmente que en razón del dictado de la ley de emergencia económica nº 25.561 a partir del 2 de enero de 2002 la tasa de intereses ha de ser la que establece el Banco de la Pcia. de Bs. As. en giros no cubiertos con autorización en cuenta corrientes.

Por su parte la demandada expresa, luego de efectuado un raconto de lo que entiende es el meollo de la decisión del sentenciante de precedente etapa que: a) es inexistente el daño reclamado ya que habiéndose expresado en la precedente etapa que el grado de probabilidad que la pretensión hubiese tenido favorable acogida, es sin duda bajo, es evidente que las actoras no aportaron elementos objetivos que permitan abonar la probabilidad de que en el caso de haberse continuado el pleito el reclamo ejercido hubiera arribado a un final más o menos exitoso, lo cual se desprende del "propio hilo discursivo en crítica", en tanto el judicante de grado ha señalado que "no han quedado registros de hechos objetivos" en los que sustentan una mayor certeza sobre el definitivo acogimiento favorable de la pretensión indemnizatoria, lo cual sella, la suerte adversa de la demanda, pues ello torna imposible como lo aconseja la doctrina, el balance de perspectiva en pro y en contra que permita llegar al saldo de los mismos, del cual surgiría la proporción del resarcimiento; entendiendo entonces que no ha existido, en suma, expectativa ni probabilidad cercenada y por tanto los actores no sufrieron un daño resarcible y asimismo que valorando el carácter de embestidora y las circunstancias de lugar -día lluvioso y con poca visibilidad-, se muestra su indudable responsabilidad en la producción del accidente y asimismo la imposibilidad jurídica de receptar aquella demanda promovida.

Por otra parte cuestiona el rechazo de la defensa de prescripción que planteó en el incidente de redargución de falsedad sobre el que también se decide, entendiendo que el plazo de prescripción que debe aplicarse es el de dos años que prevée el art. 4030 del C. Civil, en tanto es este fué promovido el 3 de setiembre de 1999 y el acto impugnado data del 3 de setiembre de 1997. En otro capítulo dice de la violación de la congruencia del juicio por una sentencia, extrapetita y sin fundamento legal, pues la actora inició según lo sostenía "formal incidente de redargución de falsedad" en razón de las secuelas que presenta la coactora que le ocasionan una incapacidad irreversible, incapacitante y total, que la falsedad ideológica del instrumento atacado es lo que surge de la alteración substancial o intrínseca del contenido del mismo, no falsificado materialmente por lo que, si bien el documento es auténtico, resulta según se lo sostiene falso y nulo en su contenido, lo cual destacó el "a quo" en su sentencia. Y en esos términos ha de tenerse en cuenta que por su parte señaló que era errado transitar en esos canones del art. 393 del C.P.C. para impugnar un acto por la incapacidad del firmante, lo cual el judicante pasó por alto desandando el "thema decidendum" y concluyendo sustancialmente en la consideración de un abuso de la posición influyente del Dr. H. B. sobre sus entonces clientes, lo cual viola el principio de congruencia en los términos del art. 163 inc. 6º del C.P.C..-

Por último en síntesis que efectivizo señala que: no estando demostrado que las actoras hayan probado el daño reclamado, que renunciaron irrevocablemente a cualquier reclamo, que la irrevocabilidad de la renuncia resulta de los principios de la acción ejercida para impugnarla o, sustancialmente, de la inidonea vía escogida para ello, la demanda debe rechazarse.-

II) Atendiendo al tenor de los agravios que vienen a esta alzada donde, por una parte el demandado cuestiona en primer lugar la existencia de daños en razón de la falta de probabilidad de prosperar, que entiende, tenían las demandadas que bajo su dirección técnica letrada y apoderamiento promovieran las actoras en los expedientes nº 37381/92 y nº 50.716 que tramitaran respectivamente ante los Juzgados Civil Nacional nº 43 y Juzgado Nacional Comercial nº 4, los que están agregados en copia al presente y que expresamente requiriera la actora se valoren al dictar sentencia (ver fs. 813 y ofrecidos como prueba según el escrito de inicio a fs. 66 vta.) y que concluyeran el primero por la caducidad de instancia allí decretada y el segundo por el acogimiento de la defensa extintiva de prescripción planteada, y en tanto las accionantes sostienen que la posibilidad de éxito era altísima y por lo que debe elevarse la indemnización fijada, ha de ser esta la primera cuestión que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA