Sentencia de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 8 de Febrero de 2007, expediente 0 001981

Fecha de Resolución 8 de Febrero de 2007
EmisorCorte Suprema de la Provincia de Buenos Aires

"ROCHA CLAUDIA C/CASCIOTTA FRANCO A. Y OTROS S/DAÑOS Y PERJUICIOS“ CAUSA Nº981/1 R.S.D. nº: 06 /07

En la ciudad de San Justo, Provincia de Buenos Aires, a los 8 días del mes de febrero de 2007, reunidos en la Sala de Acuerdos del Tribunal, los Señores Jueces de la Excelentísima Cámara de Apelación en lo Civil y Comercial, S. Primera, del Departamento Judicial La Matanza, D.R.D.P., E.A.R.A., y J.N.T., bajo la presidencia del primero de los nombrados, para dictar pronunciamiento en los autos caratulados habiéndose practicado el sorteo pertinente -art.168 de la Constitución de la Provincia de Buenos Aires-, resultó que debía observarse el siguiente orden de votación: A., T. y Posca, resolviéndose plantear y votar las siguientes,

C U E S T I O N E S

  1. ¿Es arreglada a derecho la sentencia apelada?

  2. ¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?

V O T A C I O N

A la primera cuestión, el doctor A., dijo:

I . El caso

Se reclaman en la especie por la actora los daños y perjuicios generados a la misma como consecuencia del accidente de tránsito que imputa a la imprudencia del tenedor y conductor del rodado embistente el coaccionado F.A.C.; responsabilidad que extiende al titular registral de la unidad la codemandada L.E.D. (ello por la suma total de pesos ciento cincuenta y siete mil ciento cuarenta y cuatro, -discriminados como: gastos farmacéuticos, pesos cuatro mil quinientos; tratamiento médico, pesos diez mil ochocientos; pérdida de capacidad laborativa, pesos noventa y seis mil doscientos; tratamiento psicológico, pesos siete mil doscientos ochenta; gastos servicio doméstico, pesos dos mil cien y daño moral, pesos treinta y seis mil doscientos sesenta y cuatro), lo que en más o en menos resulte de la prueba a producirse, sus intereses, costos y costas procesales hasta el efectivo pago).

A su turno, los sujetos pasivos de la controversia –así como la aseguradora citada en garantía Seguros Bernardino Rivadavia Cooperativa Limitada, por su posterior adhesión los términos del conteste- alegan que acorde a la mecánica del siniestro que postulan se configura en el presente la eximente de responsabilidad contemplada en el art. 1113 del Código Civil como culpa de la víctima por lo que los mismos no deben responder; peticionando el rechazo de la demanda, con costas.

  1. La sentencia

    A fojas 359/371, el Sr. Juez de grado dicta sentencia haciendo lugar a la demanda y por ende condenando a los accionados y a la aseguradora citada en garantía en la medida de la cobertura contratada a abonar a la parte actora dentro del plazo de diez días de ejecutoriada la presente, la suma de pesos cuarenta mil trescientos ($ 40.300), con más los intereses desde la fecha de su exigibilidad (1º noviembre de 1999) hasta su efectivo pago, a la tasa que pague el Banco de la Provincia de Buenos Aires en sus operaciones de depósito a plazo fijo a treinta días –tasa pasiva- vigente durante los períodos de aplicación, con costas.

    Se alzan en contra de la sentencia, la parte demandada y la aseguradora citada en garantía a fs. 403; asimismo, por sus honorarios la perito psicóloga M.N.A., a fs. 404, recurso que funda a fs.405; la letrada apoderada de los accionados y aseguradora, por altos los honorarios de los letrados y peritos intervinientes, recurso que fundamenta con relación a los expertos a fs. 415, siéndole concedidos a fs. 406 y 11, respectivamente.

    E. radicados los autos en la Alzada, expresan agravios solamente la parte accionada y su aseguradora citada en garantía a fs. 476/479; corrido el traslado de estilo, no habiéndo sido contestado el mismo, conforme se informa a fs. 482 por el Actuario a igual foja, se llaman autos para sentencia.

  2. Los agravios de la accionada y citada en garantía

    Se queja la apelante de la sentencia en lo que hace a dos aspectos de la misma: 1) en cuanto concede el rubro pérdida de capacidad laborativa; y 2) fija al suma de $ 1.200 en concepto de tratamiento psicológico.

    IV.-La solución

    Paso a ocuparme de tales agravios. Con relación al Nº 1, cabe señalar que -en resumidas cuentas- se ensayan dos líneas argumentales, a saber, a) que el Juzgador de grado „interpreta“ o „encuadra“ lo peticionado en un rubro no pedido, excediendo sus facultades y violando el principio de congruencia al conceder el acápite, afectando de tal forma el derecho de defensa de su parte.

    Destaca que en el introito la accionada es clara al reclamar la pérdida de la capacidad laborativa basando su pretensión en haber sido despedida de la firma Clima, denunciando un sueldo de $ 500, y además realizando el cálculo en base a la pérdida dineraria efectiva que dice sufrir por la pérdida de su trabajo, combinándola con el porcentual de incapacidad que considera padece. En definitiva, aduce, peticiona un lucro cesante que no ha acreditado, y el Juzgado de origen –entiende- no puede apartarse de lo efectivamente reclamado. Al respecto puntualiza constancias del expediente de despido agregado como prueba por la propia actora del que surge que la misma se consideró despedida mucho antes del accidente por el que se reclama en éstos obrados civiles.

    1. que al no haberse en la demanda supeditado lo peticionado al elevado criterio de V.S., lo decidido por el „a-quo“, no solo se ha violado el principio de congruencia, ya que además destaca que la actora ni siquiera abrió mínimamente el vallado que el juzgador ha transgredido al realizar una interpretación en beneficio de tal parte. Cita jurisprudencia. Concluye, pues, que otorgar una indemnización por el rubro de marras como se lo ha hecho torna la sentencia en absurda y arbitraria por lo que se requiere se la revoque en lo que es materia de queja.

    Con relación al capítulo nominado como Nº 2), se expresa que el Señor Juez de grado ha desatendido por completo la concausalidad de la dolencia que se procura tratar fijada por la perito a fs. 243, vulnerándose la premisa que determina que solo será indemnizable aquella parte del tratamiento que guarde relación causal con las secuelas derivadas del mismo, con recuerdo de jurisprudencia al respecto; por lo que, de los $ 1.200 que estima el Juzgador por el tratamiento completo, solo un porcentaje del 50% (conforme las explicaciones de la perito a la que alude) debió ser atribuído a su parte. Pide en consecuencia se reduzca la suma concedida en los términos referenciados.

    Abocados al análisis de la primera de las argumentaciones aducidas (a), radica el meollo de la cuestión en determinar si al haber la parte actora formulado su reclamo indemnizatorio como "pérdida de la capacidad laborativa“, y fundado su requerimiento, especialmente, en los hechos vinculados a su alegado despido de la empresa en la que laboraba; -ello, como consecuencia de las lesiones sufridas-, atento a los elementos de juicio que la misma invoca (sueldo etc.), en rigor de verdad lo que está formulando es una reparación por el lucro cesante motivado por la pérdida de su trabajo, generada en definitiva por las secuelas del siniestro; por lo que al haberse desvirtuado las mentadas probanzas –en especial lo que surge del expediente laboral-, al conceder el Juzgador de grado la indemnización bajo el acápite señalado al principio del párrafo a violado el principio de congruencia, como se aduce en el agravio.

    En tal sentido, debo señalar que si bien de los obrados laborales (caratulados „R.C.P. c/ClimoS.A. s/ despedido“, radicados por ante el Tribunal del Trabajo Nº 1 Departamental), -respecto de los que, cabe poner de resalto, fueron ofrecidos como prueba informativa por la propia accionante, (ver fs. 46 vta. y fs.87/89)- surge (como efectivamente se esgrime en la memoria recursiva- que la fecha en que la actora se considera despedida ; 2 de marzo de 1999, fs. 31 „in fine“ de los autos laborales) es de manera notoria temporalmente anterior a la fecha del siniestro en éstos obrados civiles, (1 de noviembre del mismo año, fs. 41 vta. del libelo de inicio de los autos civiles), -lo que, casi huelga decirlo-, denota –que si se visualizara el tema exclusivamente desde tal puntual óptica- ante la falsedad de tal esquema planteado en la demanda, podría conducir -siguiendo a rajatabla tal razonamiento- a imponer una solución adversa a la posibilidad de conceder validamente una indemnización por lucro cesante; circunstancia ésta que desembocaría en rechazo de la pretensión con respecto al rubro "pérdida de la capacidad laborativa“; tal, en esencia, el razonamiento propuesto por la parte apelante.

    Así las cosas, no lo es menos, que ello en modo alguno -en mi concepto- puede determinar que tal circunstancia opere derechamente el...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR