En Cataluña llega la hora de la verdad

 
EXTRACTO GRATUITO

MADRID.- "Llenemos las calles para llenar las urnas." El eslogan, que aparece repetido hasta el infinito en afiches y volantes que inundan Barcelona, es un llamado a la rebelión.Miles de voluntarios se movilizan estos días para promocionar y organizar una manifestación gigantesca que -este jueves- empuje el proyecto del gobierno de Cataluña de convocar una consulta popular independentista. Pero la presión no será únicamente para las autoridades españolas, empeñadas en impedir unas elecciones que podrían disparar la secesión de su región más rica. Apunta sobre todo hacia Artur Mas, el jefe del ejecutivo catalán, que este mes deberá decidir si pasa de la amenaza a la acción y se atreve a desafiar el orden constitucional de España."La del jueves será la manifestación más multitudinaria de los últimos años. Queremos la independencia y va a ser el pueblo el que garantice que se convocará la consulta", advirtió Carme Forcadell, presidenta de la Asamblea Nacional Catalana (ANC). Esa entidad cívica organiza cada 11 de septiembre desde 2012 marchas separatistas que llegaron a superar el millón de asistentes.Este año la celebración de la Diada (el Día Nacional de Cataluña) abrirá dos meses frenéticos en la política española; una etapa en la que por primera vez desde la Guerra Civil se pondrá a prueba la unidad del Estado.El presidente Mas llega a la recta decisiva sometido a infinitos tironeos. A fines del año pasado, anunció junto con los líderes de tres partidos aliados que convocaría a una consulta popular el próximo 9 de noviembre para que los catalanes digan si quieren o no formar un Estado independiente.Pero desde entonces, tanto Rajoy como el Congreso español rechazaron concederle la facultad de convocar a la elección. Sin resignarse, Mas prometió hacerlo de acuerdo con una ley ad hoc del parlamento regional, cuya aprobación se prevé para este mes. Sin embargo, la Moncloa ya anticipó que impugnará ante el Tribunal Constitucional (TC) tanto esa futura ley como el decreto de convocatoria al referéndum que se emitiría a continuación.La gran incógnita de la política española pasa hoy por saber si Mas se atreverá a sacar las urnas en desafío a una casi segura decisión del TC en contra del plan independentista. "Haremos todo de acuerdo con la legalidad", repitió el líder regional esta semana, pero sin aclarar jamás qué entiende él por "legalidad".Mas camina en la cuerda floja. Su gobierno se sostiene gracias a un pacto con Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), el...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA