Sentencia Definitiva de Corte Suprema de la Provincia de Buenos Aires, 12 de Octubre de 2011, expediente L 91540

PresidentePettigiani-Hitters-Kogan-Soria-Negri
Fecha de Resolución12 de Octubre de 2011
EmisorCorte Suprema de la Provincia de Buenos Aires

Dictamen de la Procuración General:

En fs. 230/231 de las actuaciones de referencia obra el acuerdo conciliatorio al que arribaron las accionantes A.C.C. y T.V.E. con la co-demandada J.M.M., el cual fue objeto de homologación por parte del Tribunal del Trabajo nº 2 de Mar del Plata, en los términos de lo prescripto por el art. 15 de la Ley de Contrato de Trabajo (v. fs. 232 y vta.).

Ante el resultado negativo de la intimación de pago efectuada frente al incumplimiento de lo pactado, (v. fs. 233/235 vta.), se presentó luego la parte actora solicitando la continuación de estas actuaciones según su estado respecto del co-accionado J.C.L. (v. fs. 236), quien se opuso a lo peticionado alegando que la existencia de la sentencia homologatoria dictada por el “a quo” en fs. 232 y vta. pasó en autoridad de cosa juzgada, culminando con ella el trámite del proceso (v. fs. 239/240 vta.), posición que, previa vista de la parte actora, fue desestimada por el tribunal de grado en fs. 249.

No obstante ello, el órgano jurisdiccional actuante dispuso posteriormente declarar la cosa juzgada en autos con el acuerdo conciliatorio celebrado entre las actoras y la codemandada M. que recibiera debida homologación (v. fs. 255), decisión contra la cual la legitimada activa dedujo planteo de nulidad en los términos de los arts. 14 de la ley 11.653 y 169 del Código Procesal Civil Comercial (v. fs. 256/258 y vta.), interponiendo, asimismo, recursos extraordinarios de inaplicabilidad de ley y de nulidad (v. escritos de fs. 262/268 y fs. 268/273 vta.).

Puesto el Tribunal del Trabajo nº 2 interviniente a examinar el planteo de nulidad articulado por las accionantes, resolvió rechazar la revocatoria interpuesta y confirmar en todos sus términos la resolución dictada en fs. 255 que declaró operada la cosa juzgada en autos con la sentencia de fs. 232 y vta. (v. fs. 259/261).

Como fundamento de la queja de nulidad también articulada contra la resolución de fs. 255 -única que recibo en vista a los fines de emitir dictamen (v. fs. 294)- denuncia la recurrente la violación de los arts. 168 y 171 de la Constitución de la Provincia, que acusa configurada en el decisorio en crítica en cuanto remite a la sentencia homologatoria dictada respecto del acuerdo conciliatorio celebrado sólo con uno de los litisconsortes facultativos pretendiendo extender sus efectos respecto de los restantes, sin sustento legal alguno, pues la mera cita de los arts. 25 de la ley 11.653 y 163 del Código Procesal Civil y Comercial contenida en el fallo no alcanza a los fines de satisfacer la manda prescripta por el art. 171 de la Carta local que denuncia infringida.

Sostiene, a su vez, que la decisión cuestionada ha sido dictada sin observar la exigencia del acuerdo y voto individual de los jueces impuesta por la cláusula constitucional del art. 168 como condición de validez de las decisiones judiciales, incurriendo asimismo en omisión de tratamiento de cuestiones esenciales como, a su juicio, lo es la existencia de un litisconsorcio pasivo facultativo, institución que implica que la situación procesal de cada uno de los litisconsortes sea abordada y resuelta en forma independiente y autónoma por imperio de lo prescripto por el art. 88 del Código Procesal Civil y Comercial, cuya aplicación en el “sub-lite” ha sido preterida por el juzgador de origen.

Opino que el recurso no ha de prosperar.

He de principiar por señalar -aún cuando altere el orden de los agravios propuestos- que la eventual inobservancia del recaudo del acuerdo y voto individual de los jueces que la presentante endilga al resolutorio de fs. 255 objeto de embate, ha perdido -a mi ver- virtualidad con el posterior dictado de la sentencia de fs. 259/261 a través de la cual el tribunal del trabajo actuante dispuso confirmar la solución arribada en aquél respecto de la existencia de cosa juzgada cumpliendo con las exigencias constitucionales de mención, circunstancia ésta sobreviniente que, al decir de V.E., convierten abstracto el planteo nulificante alegado con motivo en dicha causal (conf. causas L. 56.640, resol. del 7-II-1995 y Ac. 85.176, resol. del 6-VIII-2003).

A lo demás traído corresponde destacar que la mera lectura del fallo en crisis permite advertir que -como, incluso, reconoce el impugnante- cuenta con respaldo en expresas disposiciones legales, aunque no sean las que se pretenden de aplicación al caso, materia cuya crítica sólo puede ser...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR