Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I, 11 de Diciembre de 2020, expediente CNT 038958/2016/CA001

Fecha de Resolución11 de Diciembre de 2020
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA I

SENTENCIA DEFINITIVA NRO. CAUSA NRO. 38958/16

AUTOS: “CASCON HECTOR DAVID C/ ART LIDERAR S.A. Y OTRO S/ ACCIDENTE

LEY ESPECIAL

JUZGADO NRO. 57 SALA I

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los días del mes de de 2.020, reunida la S. Primera de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo,

para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y de acuerdo al correspondiente sorteo, se procede a votar en el siguiente orden:

La Dra. M.C.H. dijo:

  1. Contra la sentencia de fs. 194/195 se alza la parte actora a tenor del memorial de agravios de fs. 199/215, sin réplica de sus contrarias.

  2. Quien me precedió en el juzgamiento, hizo lugar a la excepción de prescripción opuesta por lascodemandadas. Para así decidir, destacó que el accionante denunció la enfermedad profesional el30/08/12, que el alta médica fue otorgada por ART

    Liderar S.A. el día 30/01/13, que el trámite ante el SECLO fue iniciado en abril del 2016 y la demanda, incoada el 09/05/16.

    Fecha de firma: 11/12/2020

    Firmado por: M.V.M.C., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: G.A.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.C.H., JUEZ DE CAMARA

    En este sentido, la Sra. Jueza a quo resaltó que, tomando en cuenta tanto el alta médica como el alta legal (cfr. art. 7º inc. c de la ley 24.557, en su texto anterior a la reforma introducida por la ley 27.348), el plazo bienal habría fenecido al momento de iniciarse el reclamo ante el SECLO. Asimismo, ponderó que el hecho de que hubiese existido una segunda denuncia el día 24/09/14, no modificaba lo anterior, pues tal reclamo versó sobre la misma dolencia y en modo alguno podía considerarse como una nueva denuncia.

    En su apelación, el accionante manifiesta que el término de prescripción debería comenzar a computarse desde la fecha de la segunda denuncia efectuada por el reagravamiento de la dolencia con fecha 24/09/2014. Asimismo, pone de relieve que se ha producido un recrudecimiento progresivo de la patología original, y que éste fue producto de una sistemática exposición del actor a una mecánica de trabajo que lesiona su organismo.

  3. Sentado lo expuesto, observo -en primer lugar- que el accionante relató en su demanda que comenzó a prestar servicios para la firma América Latina Logística Mesopotámica S.A. el 15/02/07 y que sus tareas consisten en: “realizar patrullajes a lo largo de la infraestructura ferroviaria (…), realizar mantenimiento y reparación de vías,

    terraplenes, puentes, alcantarillas, etc, para lo cual es preciso cambiar rieles y durmientes,

    ajustar tirafondos, cambiar eclisas, colocar piedras de balasto en la zona de las vías,

    realizar tareas de albañilería, soldadura y herrería…”. Asimismo, señaló que tales tareas le ocasionaron afecciones lumbares y que las seguía desarrollando al momento de interponer la demanda(ver fs. 10 vta./ 12 vta.).

    El origen de la incapacidad que manifiesta el demandante –afecciones en su columna lumbar- se sitúa en la denuncia efectuada ante la codemandada ART Liderar S.A. el 30/08/2012, por la cual recibió prestaciones de la aseguradora hasta la fecha delalta médica,

    la que acaeció el 30/01/2013 (fs. 50 y vta.).

    Fecha de firma: 11/12/2020

    Firmado por: M.V.M.C., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: G.A.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.C.H., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

    SALA I

    Sin embargo, observo que la codemandada G.A. S.A. reconoció, en su contestación de demanda, que recibió una denuncia del accionante por las patologías por las que reclama con fecha 24/09/2014, y que otorgó las prestaciones y el alta médica (fs. 72

    vta.).

    Frente a este escenario, propongo la revocatoria de lo decidido en grado.Digo así,

    puesto como señala la F. General Adjunta (interina) ante esta Cámara en su dictamen del 29/09/20, y ha sido reiteradamente compartido por esta S., lo que la ley especial indemniza no son enfermedades o lesiones sino incapacidades definitivas y lo decisivo -en casos como el presente- “es que el trabajador tenga ‘certeza del daño’y la razonable posibilidad de su conocimiento”. Y es justamente -en este punto- en el que me detendré.

    En el caso, el hecho de que la primera manifestación invalidante haya acaecido en el año 2012, no puede cristalizar el comienzo del cómputo de la prescripción puesto que fue la propia codemandada G.A. S.A. quien admitió que recibió una denuncia por reagravamiento de la patología en el año 2014. En razón de ello, mal puede reputársele al accionante que haya tomado conocimiento en el año 2012de la incapacidad definitiva que portaba.

    Cuando nos hallamos frente a enfermedades de evolución progresiva -como en el caso- se entiende que el plazo de prescripción debe computarse desde el momento en que el trabajador tuvo pleno conocimiento de hallarse incapacitado. La mera existencia de la sintomatología o de episodios aislados impeditivos de la aptitud laboral no basta para inferir que el daño resultaba definitivo. Para ello, es menester que medie una determinación de carácter objetivo que aleje toda duda en el afectado: en otras palabras, no basta que el actor haya podido conocer la existencia de la enfermedad, sino además que ésta alcanzó su mayor grado invalidante y guarda vinculación con el factor laboral (confr. CNAT, S.X., en autos "L.M.A. c/ A.L. e hijos S.A. y otros s/accidente-

    Fecha de firma: 11/12/2020

    Firmado por: M.V.M.C., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: G.A.V., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: M.C.H., JUEZ DE CAMARA

    acción civil", S.D. 16.227 del 28/07/08, ver, asimismo, “Ascona, G.S. y otro c/

    Provincia ART S.A. s/ acción civil”, del 14/06/18, del registro de esta S.).

    En tal inteligencia y toda vez que el accionante no obtuvo un certero diagnóstico al momento de sobrellevar su primera manifestación invalidante, considero acertadoconsiderar como punto de partida del cómputo del plazo de prescripción, la fecha de la segunda denuncia efectuada ante G.A. S.A., el 24/09/14:ello, toda vez que no existen constancias en autos del momentoen el que seotorgó el alta médica, en esta segunda oportunidad (circunstancia reconocida por G.A. S.A. a fs. 72 vta.).

    Sobre tales bases, tomando en consideración que el trámite ante el SECLO se inició

    el 08/04/16 (fs. 6) y la demanda se interpuso el 9/05/16 (fs.28 vta.), el plazo bienal no se encontraba cumplido (cfr.art. 44.1 de la ley 24.557), por lo que propiciomodificar el fallo de grado y rechazar la excepción de prescripción.

  4. Establecida entonces la subsistencia de la acción, corresponde examinar la presencia de un daño reparable, y -una vez más- se impone una respuesta favorable.

    El perito médico, en el dictamen obrante a fs.175/175, concluyó que el accionante padece “lumbalgia post traumática con alteraciones clínicas y radiográficas…”. Informó

    los siguientes parámetros que dan cuenta de la limitación funcional que padece el S.C. en su columna lumbar: flexión 80º, extensión 20º, inclinación 10º y rotación 20º. Determinó

    la incapacidad física del accionante en el 6% de la total obrera; la cual, sumada a los factores de ponderación...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR