La nueva Ley 26. 844 del empleo en casas particulares: una deuda ética menos

RESUMEN

La ley 26.844 permite a los trabajadores de casas particulares integrarse de pleno derecho al Movimiento de Trabajadores.

 
EXTRACTO GRATUITO

“Los dolores que nos quedan son las libertades que nos faltan”

(Còrdoba, Manifiesto de 1918)

La nueva ley que regula las relaciones laborales entre trabajadores y empleadores que tengan por objeto la prestación de tareas en casas particulares y que no importen para el empleador beneficio económico directo; que fuera publicada en el B.O. el dia 12/04/13 bajo el Nro. 26.844, importò saldar una deuda ética que el Derecho del Trabajo tenía con ese sector de la economía, a la vez que adecùa la legislación interna a los estándares internacionales conforme el Convenio 189 OIT y su Recomendación 201 [1].-

Inicialmente, es dable señalar que esta ley continùa el camino transitado por los cambios de legislación anteriores en materia de trabajo agrario, en el sentido de retornar a la fuente misma de la legislación protectoria: la Ley de Contrato de Trabajo.

En efecto, mediante la sanción de regímenes jurídicos diferenciados, menos protectorios que la mencionada LCT; el Derecho del Trabajo había apartado peyorativamente, a amplios sectores de trabajadores y trabajadoras dependientes del sector privado: agrarios, construcción, servicio domèstico. Esto se ha venido modificando mediante las sucesivas sanciones de diferentes leyes que, a la par de remitir a LCT –por su analogía desde la realidad de los sujetos comprendidos, no de los contratos celebrados [2]- mejoran sustancialmente los derechos propios de esas especiales relaciones laborales.-

Asì, a la reforma del Règimen del Trabajo Agrario, se agrega el presente nuevo Règimen del anteriormente llamado “servicio domestico” (el cambio de nombre también es una forma de jerarquización), legislación que, al igual que el régimen agrario, incorpora expresamente a los trabajadores y las trabajadoras comprendidos en el ámbito subjetivo de aplicación de la LCT como legislación de base (art. 1º de la Ley 26.844) y establece en su art. 4º las pautas de interpretación tanto para la ley como para las cuestiones que deban resolverse en el ámbito de esa ley: la exègesis de la ley misma –para el caso, las leyes 26.844 y 20.744 por remisión expresa de la primera- y el principio pro justicia social antes que cualquier otro principio general del Derecho.-

En cuanto a su estructura general, la Ley consta de 74 artìculos divididos en torno a tres ejes temáticos: el contrato individual de trabajo (Titulos I a XI, arts. 1º a 50º) y las Autoridades de la Ley: el Tribunal Administrativo para el Personal de Casas Particulares (Titulos XII) y la Comisión Nacional de Trabajo en Casas Particulares (Titulo XII), reservándose el último Tìtulo para agrupar las normas de adecuación al cambio, y las generales, como los plazos de prescripción de las acciones y la obligación de seguridad.-

Entre los sujetos comprendidos, que con acierto la ley especifica y clasifica en sus artìculos 1º y 3º, se incorpora a quienes se dedican a cuidados de personas en los domicilios (art. 2º y 35º); desatendiendo –afortunadamente- la copiosa jurisprudencia de muchos Tribunales que NEGABAN la inclusión de este tipo de sujetos en el mundo del trabajo (consideraban a este tipo de relaciones, contratos civiles de locación de servicios). Asimismo y en este mismo orden de ideas, desaparecen los horarios de trabajo mínimos semanales requeridos por la anterior legislación como umbral del orden protectorio, pues con la sanción de la ley que nos ocupa, basta la prestación de tareas en casas particulares, a diferencia de la anterior legislación, que disponía un tiempo mínimo de servicios para ser considerado contrato de trabajo del Servicio Domèstico [3] Y establece en su art. 5º que en caso de contratarse a familias completas; el contrato de trabajo es individual con cada uno de los miembros de esa familia de empleados.-

En su art. 7º establece un relativamente corto periodo de prueba, probablemente, atendiendo a las numerosas críticas que el instituto en sì –me refiero al periodo de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA