Casanello investiga las llamadas de Báez en un caso por lavado

 
EXTRACTO GRATUITO

El juez federal ordenará un cruce de llamadas para investigar si la venta de un campo en Mendoza fue una maniobra de lavado de dinero, y para eso pidió datos sobre todas las líneas telefónicas del empresario Lázaro Báez y de su entorno, así como de los demás acusados en este expediente.

El objetivo del cruce es determinar los contactos que hubo entre los imputados durante las horas previas y posteriores a la operación. Casanello ya sabe que Báez y su familia tienen una flota importante de teléfonos, dijeron a LA NACIÓN fuentes judiciales. Ahora, necesita precisar las líneas de cada uno de los acusados antes de disponer el cruce.

La operación que se investiga es la compraventa de la estancia El Carrizalejo, que fue adquirida por Leonardo Fariña "en comisión", es decir, en nombre de otra persona, el 16 de diciembre de 2010, por cinco millones de dólares. El 21 de diciembre de 2012, se la transfirió a Roberto Erusalimsky por 1,8 millones.

Fariña había declarado en este expediente que el dinero para la compra del campo se lo había dado Báez, pero este año, dos días antes de que el empresario fuera indagado, se retractó; dijo que había mentido, pidió perdón y sostuvo que en realidad el dinero era de otro empresario, Carlos Molinari.

Ahora, es posible que Casanello ordene un careo entre Fariña y Molinari, dijeron fuentes del caso.

Además, podría sumarse como testigo en esta causa la modelo Karina Jelinek, ex mujer de Fariña. Fue mientras estaban casados que él vendió el campo. Ella dijo públicamente conocer datos sobre las relaciones empresariales de su ex marido. Casanello pidió al juzgado donde se tramitó el divorcio esa sentencia. Si está firme, no hay impedimento para citarla como testigo.

Otra de las medidas dispuestas en la causa es un pedido al Tribunal de Tasaciones para que determine el valor del campo al momento de la compra de Fariña. Cuando la Cámara Federal...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA