Casanello impulsó la elevación a juicio de la causa por lavado contra Báez

RESUMEN

Se trata de un primer tramo de la investigación; el fiscal Marijuan, la AFIP y la unidad antilavado deben confirmar si están dadas las condiciones; la medida alcanza a Martín Báez y a Pérez Gadín, entre otros

 
EXTRACTO GRATUITO

El juez federal Sebastián Casanello empezó el trámite para elevar a juicio la primera parte de su causa contra el empresario Lázaro Báez, preso y procesado por lavado de dinero.

Casanello dispuso "correr traslado a la fiscalía y a las querellas" para que se expidieran sobre la elevación. Lo resolvió el jueves pasado, pero su decisión se conoció ayer. Ahora, el fiscal Guillermo Marijuan, la AFIP y la Unidad de Información Financiera (UIF) dirán si creen que están dadas las condiciones para dar por cerrados los primeros tramos de la instrucción contra Báez y los demás procesados con procesamientos confirmados por la Cámara Federal; entre ellos, Martín Báez, hijo de Lázaro, y Daniel Pérez Gadín, su contador; Federico Elaskar y Leonardo Fariña.

En mayo pasado, en una entrevista con LA NACION, Casanello había adelantado que estudiaba ir elevando el caso Báez de a partes. Su cálculo era entonces que el primer tramo podría llegar a un tribunal oral antes de fines de 2016. Ahora, el juez destacó además que en su último fallo la Cámara Federal había hecho "hincapié en la necesidad de promover sin demoras el paso a la siguiente etapa del proceso".

En forma paralela, Casanello delegó en la fiscalía de Marijuan la investigación de los posibles delitos precedentes del lavado, una delegación que incluye todo lo vinculado con presuntas irregularidades en los negocios de la obra pública adjudicada a las empresas del grupo Báez durante el kirchnerismo.

La Cámara Federal le había pedido al juez que avanzara "sin más demoras sobre las sospechas que involucran a las más altas autoridades del Poder Ejecutivo anterior, el Ministerio de Planificación y la Secretaría de Obras Públicas". Le indicó que las adjudicaciones de obra pública en favor de Báez debía investigarlas, al menos, como un posible delito precedente del lavado.

Como ya existen otras causas que investigan las obras, los presuntos sobreprecios y los vínculos comerciales de Báez con los Kirchner, la Cámara le pidió a Casanello que buscara un mecanismo para que los equipos de trabajo que llevan los distintos expedientes compartieran sus avances. Además, le dijo que era recomendable que los jueces delegaran investigaciones en los fiscales.

Delegación de tareas

Siguiendo esta línea, Casanello no sólo delegó hechos en Marijuan, sino que resolvió que la puesta en común que reclamó la Cámara se hiciera a través de los fiscales. Será tarea de Marijuan y de sus pares Gerardo Pollicita, Carlos Stornelli...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA