La Casa Rosada replantea su plan anticrisis y prioriza la estabilidad económica

 
EXTRACTO GRATUITO

El Gobierno cambia y modera sus pretensiones en materia económica con el correr de las semanas. En términos de gestión, cuando falta un mes para las elecciones generales, la meta de la administración de Mauricio Macri se limita ahora a mantener la "estabilidad" y la "gobernabilidad" hasta el día de los comicios. A evitar que se espiralice la crisis, aunque sea necesario "emparchar" varias de las medidas que se tomaron después de las PASO."La prioridad hoy es llegar a la elección, que el barco llegue. Ahí se termina un primer partido. Después se jugará otro partido, con la realidad política que dejen los resultados", señalan en la Casa Rosada.El dólar -el indicador más sensible para el macrismo- cumplió tres semanas relativamente estable. Pero hubo otras medidas que el Gobierno tuvo que replegar en los últimos días, porque se hicieron insostenibles, como el congelamiento del precio de la nafta y la base monetaria cero, que formaba parte del acuerdo con el FMI.Evitar la crisis"Acá lo que estamos evitando es que haya un estallido social, que haya hiperinflación y que haya un dólar volando", resumió, con crudeza, alguien al tanto de las charlas en la mesa económica.Una gran ilusión que tiene el Gobierno es que en septiembre la inflación marque un nuevo pico, pero que en octubre vuelva a mostrar una tendencia descendente. Es decir, que la curva vuelva a inclinarse hacia abajo justo antes de las elecciones.El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, es el que tiene el mandato de capitanear la nave en la tormenta, mientras que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, destina cada vez más agenda a la campaña.El arribo del desembolso de los US$5400 millones del FMI antes de los comicios ya no es contabilizado en los cálculos del Gobierno. Los fondos tenían como primera fecha posible de desembarco el lunes de la semana pasada.El viaje de Lacunza a Nueva York y Washington que se inicia hoy no pretende destrabar el dinero. "Sería razonable que la negociación se haga cuando se conozca cuál será el futuro gobierno", reconocen cerca del Ministerio de Hacienda.Con suerte, el viaje de Lacunza permitirá acordar con el presidente interino del organismo, David Lipton, la fecha de la quinta revisión del Fondo.En Hacienda, incluso, no descartan que se deba agendar otra reunión en Washington antes de diciembre.El Gobierno responsabiliza a "la política" por la demora del FMI para girar el dinero, tanto por la incertidumbre que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA