Golpe a la casa real española: procesan a la hermana del rey por delitos fiscales

MADRID.- El escándalo volvió a sacudir a la corona española apenas seis días después de la jura de Felipe VI: el juez José Castro procesó ayer a la infanta Cristina, hermana del nuevo rey, por lavado de dinero y delitos impositivos atribuido a su esposo, Iñaki Urdangarin.Castro describe "sobrados indicios" de que la segunda hija de Juan Carlos I participó en la trama de corrupción del caso Nóos a través de "una colaboración silenciosa" que le permitió "lucrarse en beneficio propio y facilitar los medios para que lo hiciera su marido".El escrito del juez cierra tres años de investigación y constituye el paso previo para mandar a juicio oral a la infanta y a Urdangarin (junto con una docena de acusados), una vez que la Audiencia Provincial de Palma de MallorcaA la hermana de Felipe VI le achaca delitos que sumados tienen penas de hasta 16 años de prisión. Urdangarin queda en una situación más delicada aún, al estar procesado por ocho cargos graves (malversación de fondos públicos, tráfico de influencias, fraude al Estado, estafa, falsedad documental, prevaricación, falsificación y evasión).La casa real descontaba un fallo adverso. Apenas se conoció el procesamiento emitió un comunicado -el primero de la era Felipe-, en el que tomó clara distancia de los duques de Palma y enfatizó su "respeto por la independencia del Poder Judicial".La investigación del caso Nóos fue una de las principales causas de la abrupta caída de popularidad de la corona, que terminó por precipitar la abdicación de Juan Carlos.Felipe asumió el trono el jueves pasado con la promesa de conducir la institución con "honestidad y transparencia" durante un acto oficial del que su hermana Cristina fue excluida de manera ostensible.La relación entre ellos está casi rota desde que salió a la luz que Urdangarin había desviado hacia una red de empresas fantasma cerca de seis millones de euros provenientes de contratos con administraciones públicas que obtuvo el Instituto Nóos, una falsa ONG creada por él con la finalidad declarada de fomentar actividades deportivas.La clave de la acusación del juez a la infanta está en la sociedad Aizoon, cuyos dueños son Cristina y Urdangarin en partes iguales. Hacia esa empresa se desvió gran parte del dinero absorbido por Nóos.Según detalla el auto judicial, la hermana del rey pagó durante años la mayoría de sus gastos personales con la tarjeta de crédito de Aizoon; es decir, con el dinero público...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba