Cartas de los lectores

 
EXTRACTO GRATUITO

Redes sociales

Una chica desaparecida, una búsqueda incansable y el triste desenlace que vuelve a ser noticia. Nos encontramos con una nueva víctima del femicidio, con un nuevo nombre que aparece en todos los medios y con un panorama que de nuevo no tiene nada. Pero lo que sí al parecer fue novedoso fue el papel crucial que tuvieron las redes sociales en este penoso hecho. Ese mundo virtual en el que nos encontramos inmersos, que creemos conocer muy bien y que en realidad estamos muy lejos de ello. Un mundo donde todos somos "amigos" de todos y al mismo tiempo somos "amigos" de nadie. Cuando yo era chico mis padres me decían "no hables con desconocidos en la calle" o "no aceptes cosas de extraños"; hoy en día hay que decir "no hables con desconocidos en Snapchat" o "no aceptes la amistad de extraños en Facebook". Sin embargo, ¿cómo pueden los padres tener controlados y seguros a sus hijos si no pueden controlar el mundo virtual por el que se relacionan?

Sea como sea, hay que empezar a tomar medidas al respecto, dado que el peligro está en todos lados y su mejor escondite es el anonimato.

Lucas Julián Álvarez

DNI 36.697.337

Victimización

La ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner se quejó en Facebook de que había una "feroz campaña de persecución política, mediática y judicial". Poco antes su hijo había hecho lo mismo, al denunciar "persecuciones" en contra de ella y que existe una "inquina" con el apellido de la familia. Sorprende su escasa memoria, pues eso mismo es lo que los ex presidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner hicieron con el ex ministro de Economía Martínez de Hoz. Con un serio agravante, mientras el actual presidente Macri está dando un ejemplo de prescindencia de intervención y respeto a la independencia de los jueces, el ex presidente Kirchner en su encendido discurso ante el Congreso el 24 de marzo de 2006 pidió públicamente el encarcelamiento de Martínez de Hoz. Su sucesora, años más tarde, se quejó públicamente de que no estuviera preso en una cárcel común. No obstante, a diferencia de los Kirchner, ni sus peores detractores acusan a Martínez de Hoz de corrupción o de deshonestidad. Más aún, ante la realidad de que el ex ministro había probado su inocencia en más de una decena de causas penales en su contra durante la década de 1980, los Kirchner se valieron de personajes como Oyarbide -la negación misma de la imagen de un juez- para perseguir a Martínez de Hoz, reabrir causas penales en las que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA