Cartas de los Lectores

 
EXTRACTO GRATUITO

Guerra del Paraguay

En la edición de anteayer de LA NACION se publicó un artículo de mi autoría, "Héroes de la guerra del Paraguay", cuyo único objeto fue señalar que a 150 años de aquel prolongado y doloroso conflicto era justo recordar a los que habían dado su vida por la patria. Además, señalar que era hora de que los países intervinientes cerrasen definitivamente las heridas provocadas en esa ocasión. Mi breve nota suscitó 658 comentarios en la página web del diario, que en su mayoría pusieron en evidencia una vez más el encono en que vive la sociedad argentina. Saña que no sólo nos aniquila hoy, sino que también se proyecta sobre los muertos, demostrando una incapacidad de mirar hacia adelante que vamos pagando cada vez más caro. En una especie de espiral violenta, no pocos de los lectores intervinientes me hicieron decir cosas que no dije y a la vez se salieron completamente de foco para agraviar a próceres e insultarse entre sí. Además incurrieron en lo que pretendió ser una agresión personal, con expresiones como "anciano académico mitrista", y tildaron un artículo que tenía forzosamente que ser breve, pues debía entrar en las medidas de un diario, de "infantil", y otras descalificaciones parecidas, como la de que me informara sobre lo que realmente había ocurrido.

A los que me mandaron a estudiar quiero decirles que mi primer trabajo, escrito hace 59 años, cuando era un adolescente, se refirió a la guerra del Paraguay y que a partir de entonces dediqué muchos artículos y libros al tema. No necesito hacerme cartel, pero todo el que seriamente se ha ocupado del tema cita mis obras. Y no seré tan enemigo de los paraguayos cuando su Academia de la Historia me nombró hace bastante tiempo miembro honorario, distinción que sólo recibió antes el historiador Enrique de Gandía.

Por último, es muy triste que se hable con desprecio de los ancianos -varios de los comentaristas sufrieron agresiones por serlo- cuando, como ha dicho el Papa, son un reservorio de sabiduría y experiencias. A mis 75 están intactos, gracias a Dios, mi energía y mi intelecto.

Miguel Ángel De Marco

mailto:doctor.de.marco@gmail.com

Tribunal de cuentas

El domingo pasado el lector Isidoro L. Martínez atribuyó acertadamente la culpa de los efectos lacerantes de las inundaciones al unicato en el manejo y la rendición del presupuesto nacional. Pero esta contrariedad republicana se apoya en el sistema electoral y en los votos obtenidos. Como también en nuestra sociedad...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA