Cartas de los lectores

 
EXTRACTO GRATUITO

Nisman

Ser protagonistas

Las declaraciones públicas del fiscal Nisman pocos días antes de su muerte despertaron en mí la ilusión de que comenzaría, al fin, una etapa de descubrimiento de la verdad en la Argentina. Esta verdad llevaría a que se investigue, juzgue y castigue tanta delincuencia impune en la cúpula del poder y a una revalorización de las instituciones fundamentales. Ésa era mi esperanza. La primera sacudida de realismo y decepción llegó con la noticia de la muerte del fiscal el lunes a la madrugada y la secuencia de hechos posteriores. La segunda, leyendo la nota del domingo pasado, titulada "A cuenta de la minoría democrática" de Juan José Sebreli, en la que el autor sostiene su convencimiento de que este crimen quedará impune, como tantos otros, y responsabiliza por ello a la gran mayoría de la población argentina, que permanece indiferente y apática frente a la actuación de los "malos" en la medida en que el aturdimiento de consumo y diversión continúen.

Me pregunto qué hecho más grave que el que estamos viviendo debería ocurrir para que reaccionemos como sociedad y nos interesemos, con convicción duradera, en ser protagonistas de un futuro normal en el que sean los "buenos" los que ganen.

Eduardo Landin

DNI 12.564.662

Marcha de fiscales

Desde 1930, con la claudicación de la Corte Suprema, la Justicia se ha ido desdibujando y desde 1982 a hoy desapareció. Produce horror republicano que los fiscales y jueces pidan justicia, porque evidencia que no la hay y los grandes responsables son ellos, siempre al servicio del poder impúdicamente. Poseen el control constitucional que no ejercen y tenemos la mayor corrupción del mundo, alentada por el peronismo y exacerbada por la metástasis K. No alcanza con el himno, las cacerolas o las marchas silenciosas. Argentinos, a las cosas, antes de desaparecer como Nación.

Carlos F. Montoto

DNI 7.374.989

Como ayer, ahora

En 1983, el entonces candidato presidencial de la UCR, Raúl Alfonsín, cerraba sus actos políticos, antes del retorno a la democracia, recordando el Preámbulo de la Constitución. En 1984, la Conadep, presidida por el escritor Ernesto Sabato, elaboró un informe sobre las desapariciones en la Argentina. El Partido Justicialista no participó en su elaboración, porque proponía la ley de autoamnistía de los militares. Sabato finalizó su prólogo: "... Únicamente así podremos estar seguros de que nunca más en nuestra Patria se repetirán hechos que nos han hecho trágicamente...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA