Cartas de los Lectores

 
EXTRACTO GRATUITO

AerolíneasTras leer las advertencias del señor Recalde con respecto al posible cierre de Aerolíneas Argentinas a raíz de los problemas que le traen los distintos gremios, me gustaría que alguien me dijera qué diferencia existe entre dichas declaraciones y las expresadas por los ejecutivos de R. R. Donnelley cuando se presentaron en quiebra. No vaya a ser que al Gobierno se le ocurra aplicar la ley antiterrorista a los jóvenes ejecutivos que gerencian nuestra línea de bandera, ya que ésta se encuentra en rojo desde hace años y nadie se hace cargo.George W. Handleymailto:gwhandley@bluewin.chEcharri y la pobrezaEl actor Pablo Echarri dijo en un programa de televisión que de haber tenido 17 años en los años 70, "no estaría más acá", ya que hubiera sido "un desaparecido más". Yo tenía 21 años cuando comenzó lo que, para mí, fue la noche más larga y oscura de mi vida y del país. Muchos pagaron un altísimo costo. Hoy, las circunstancias son diametralmente opuestas a las que, desgraciadamente, regían en aquel tiempo. Pero lo grave de sus declaraciones fue la apología que hizo cuando respaldó lo dicho por el señor Szifron, quien había manifestado que sería "un delincuente si hubiera nacido en la pobreza". Yo he nacido en la pobreza y viví en esa condición hasta, aproximadamente, mis 40 años. A partir de allí, paulatinamente, he alcanzado una posición mucho menos apremiante y, cinco años después, logré una situación que, gracias a enormes esfuerzos propios y de mi esposa, puede considerarse apenas holgada. Diez de esos 40 años en la pobreza los pasé en una villa de emergencia y muchos de ellos en situaciones rayanas con la desesperación. En más de una ocasión, cuando volvía del trabajo al mediodía para almorzar, mi madre, a veces con lágrimas en los ojos, me decía que no había nada que comer, y volvía a mi empleo con el estómago vacío. Fueron los años posteriores al fallecimiento de mi padre y yo era el único que trabajaba, mientras mis hermanos estudiaban. Aun en esas condiciones extremas, nunca se me ocurrió hacer otra cosa que lo que hice: trabajar para lograr el sustento de mi madre y el de mis hermanos. En esa misma condición convivía, en esa villa, con miles de vecinos que tampoco hicieron algo distinto a ganarse el pan con su trabajo.Señores Szifron y Echarri: no ofendan a los pobres diciendo que su condición los pone a la orilla del delito y nunca olviden que muchas veces, y aun viviendo en la abundancia, se roban enormes fortunas sólo con el aporte de una...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA