Cartas de los lectores

 
EXTRACTO GRATUITO

Acuerdos básicosRecuerdo la época en que, en la todavía no constituida Nación, comenzaron a firmarse los grandes acuerdos que luego serían aludidos en el Preámbulo de la Constitución, cuando se hace referencia a los "pactos preexistentes". El Tratado del Pilar, el Tratado del Cuadrilátero, el Pacto Federal y finalmente el Acuerdo de San Nicolás de los Arroyos. Hubo otros antes y después de la fundación constitucional de la República, como el de Palermo y el de San José de Flores. Estos pactos nos remiten a la necesidad actual de sentar bases de convivencia política, social, económica y todas las relacionadas con el respeto por las ideas del "otro". Vale decir, del que gobierna y del que es minoría. Se debe reconstituir el lastimado tejido social. Hemos llegado muy cerca del "todos contra todos" y eso no es bueno para la República. Pero en lugar de firmarse "tratados" o "pactos" que garanticen los acuerdos mínimos fundamentales, los políticos se han lanzado a la carrera de la sucesión presidencial formando frentes electorales que constituyen una peligrosa mescolanza de ideas y proyectos de país. Creen que por la simple palabra mágica de ellos la ciudadanía va a depositar sus votos "sumando" voluntades. No va a ser así. Y menos cuando comienzan a revolearse nombres y "límites".Estamos aún a tiempo de solucionar el error de los personalismos de todo cuño. Sin dilación deben firmarse tratados básicos refundacionales sobre los grandes temas que hacen a la vida de la República, que es trascendente, y no de los apellidos, que son ocasionales. Luego, la ciudadanía será la que sabrá elegir en las urnas.Jorge Norberto Buteramailto:jorgebutera@sion.comRigen para todosLeo frecuentemente que la llamada Unidad del Bicentenario transfiere fondos a diestra y siniestra, sin nadie que controle su correcta utilización. Por ejemplo, hay transferencia a favor de las organizaciones, como la de las Madres de Plaza de Mayo, que han recibido ingentes cantidades, no obstante las pérdidas que esta institución tuvo con el proyecto de Sueños Compartidos y con el manejo de su universidad. Entretanto, los jubilados siguen esperando que se ajusten sus haberes o se les abonen los juicios pendientes, muchos de ellos varios años demorados injustamente.Los derechos humanos y la no discriminación rigen para todos los habitantes de este fantástico suelo, opinión aparentemente no compartida -por lo mencionado- por la señora presidenta de la Nación.Víctor J. CordoveroDNI 4.407.258Presos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA