Cartas de los lectores

 
EXTRACTO GRATUITO

DECIR BASTANunca como ahora, a raíz de la propuesta de reforma del Código Penal, pudo verse la enorme distancia que hay entre las ideas de quienes dicen representar a la ciudadanía y las preocupaciones concretas de la gente.En momentos en que nuestra sociedad sufre diariamente el embate de la violencia, el Congreso se prepara a tratar un proyecto de Código Penal que regala a los delincuentes con atenuantes y la eliminación de la reincidencia y la prisión perpetua.

¿No ha llegado el momento de que los ciudadanos digamos basta, y de una manera contundente? ¿Cuántos más hijos, esposas, padres, hermanos y amigos hemos de perder antes de que nos decidamos a exigir una sociedad en paz?

Juan Martín MolinariDNI 18.553.810

LOS MISMOS DISCURSOSEl 10 de marzo del año pasado mataron a mi sobrino Juan Pedro Tuculet. Hoy sentimos una profunda tristeza por su ausencia. La familia ya no es la misma y nunca más lo será. Durante el año trascurrido seguí escuchando los mismos discursos de nuestros dirigentes. Las mismas peleas. Los mismos insultos. ¿Entenderán de una vez por todas que la muerte no tiene vuelta atrás? Cuando muere un hijo mueren con él las ilusiones, las esperanzas, las espectativas, los proyectos. Queda el vacío para siempre de lo que podría haber sido y nunca será.

La muerte no se arregla en la próxima elección. No se remedia cambiando la política económica. La muerte por inseguridad sólo terminará cuando los políticos en este país sean responsables, respeten a los ciudadanos a quienes representa y hagan bien su trabajo.

No somos una familia que tiene un hijo o un padre desaparecido. Somos una familia que tiene un hijo, sobrino, hermano, nieto fusilado en la vía pública. Que no dejen de ser noticia, que no queden en el olvido los muertos por la inoperancia y la desidia del Gobierno.

Hace una año escribí pidiendo que "nunca más" haya una muerte por inseguridad. Hoy pido por Juan Pedro memoria, respeto y justicia.

Carola TettamantiDNI 16.760.776

LA SENCILLEZ DEL PAPAFrancisco nos dice con toda claridad: "El Papa no es Superman, una especie de estrella, es una persona normal". Aquí hay un profundo mensaje que debemos recoger y aprovechar. Somos nosotros mismos quienes creamos a Superman y lo consideramos una estrella. Lo hacemos con los ricos y famosos, los destacados, los que el mundo nos ofrece como líderes a seguir. Hacemos de ellos un referente cuando casi siempre son lámparas que no iluminan. Por el contrario, nos hacen más ciegos.

El...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA