Cartas de los lectores

 
EXTRACTO GRATUITO

DELITO Y GARANTISMOEn su artículo en defensa del garantismo, el señor Roberto Gargarella dice que los derechos de los victimarios y los de las víctimas "no están en contradicción". Esto es un concepto teórico. Pero en la realidad concreta el garantismo produce dos consecuencias inevitables. La primera es la libertad anticipada de miles de delincuentes, que a su vez causa innumerables asesinatos, asaltos, robos y violaciones por parte de individuos que estarían presos si no fuera por la aplicación de esas teorías garantistas. Y la segunda es que esa impunidad provoca también que los delincuentes sean cada vez más feroces, reincidentes y precoces en la criminalidad. Así crecen permanentemente el número y la gravedad de los delitos, y por ende las heridas de una sociedad duramente agredida. Y entonces resulta evidente que los "derechos" gratuitos que el garantismo otorga a los victimarios están en contradicción directa con los derechos de las víctimas, vale decir, de la población.

Roque A. Sanguinetti

mailto:roquesang@yahoo.com.ar

DEPREDADORESEn las sociedades que carecen de leyes escritas u omiten su aplicación, rige la "ley de la selva", es decir que quien tiene la fuerza se impone y "devora" al más débil. Eso lo vemos a diario en la Argentina, y son ejemplos los piquetes, los "okupas" que se apoderan de casas o terrenos y parques, y otros vandalismos. Pero no son solamente vándalos quienes aplican esta primitiva "ley": el Gobierno lo hace a diario al desacatar los dictámenes de la Justicia y proceder arbitrariamente basándose solamente en sus deseos y voluntades y, especialmente, en la fuerza que le da el poder. Se percibe esto claramente en el caso de los haberes de los jubilados, que en la práctica son reducidos por ajustes que no cubren la inflación, que son muy inferiores a los que negocian las paritarias de los trabajadores, que no se ajustan a los dictámenes de la Corte ni a la Constitución. También se burlan de los acuerdos firmados con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, comprometiéndose a acelerar las causas judiciales abiertas por jubilados, evitando apelaciones innecesarias con el solo propósito de demorarlas y postergar indefinidamente los pagos correspondientes.

En resumen, el Gobierno procede como los depredadores de la selva, sacando provecho de la indefensión de los jubilados, que no pueden presionar con huelgas ni otras medidas: la única alternativa es morir, beneficiando finalmente al mismo depredador.

¡Y...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA