Cartas de lectores

 
EXTRACTO GRATUITO

EsloganLa ley nacional de educación (N° 26206), en su artículo 109, limita a los mayores de 18 años la posibilidad de estudiar en los planes denominados "a distancia". Datos estadísticos actualizados dan cuenta que, entre otras variables, el 50% de los alumnos que inician sus estudios secundarios no los terminan y que aproximadamente 800.000 niños entre 12 y 17 años no están escolarizados.Tras haber leído que algunos legisladores proponen que se autorice votar a las personas mayores de 16 años, propongo que para la concreción de este altruista proyecto se utilice el eslogan: "Votar, sí; estudiar, no."Alicia GillotDNI 3.331.874TrampaNuevamente la oposición política da muestras de ineficacia. Ahora resulta que le gusta la iniciativa de que a partir de los 16 años se pueda votar, cuando numerosas voces se alzan para explicar la inmadurez de los adolescentes a esa edad. Si se sabe muy bien que el oficialismo busca nuevos votos con este proyecto, ¿por qué se dejan seducir de esta manera? ¿Caerán en la clásica trampa de "dar quórum" y "votar con reparos"? Como si al kirchnerismo eso le importara... gracias nuevamente por comulgar con la corrupción.Martín José Vergara DNI 34.023.157DiscriminaciónSin entrar a analizar la intencionalidad electoralista contenida en el proyecto del diputado Kunkel, tengo dos observaciones para aportar. La primera es que si los menores de 16 años son habilitados para votar, no debería ser un voto optativo, ya que se trataría de una discriminación inaceptable que algunos ciudadanos fuesen obligados al voto y para otros fuera meramente una opción. La otra reflexión es que no debería permitirse el voto de residentes extranjeros, salvo que en sus países de origen existiera igual posibilidad para los residentes de origen argentino, por una elemental cuestión de soberanía y defensa de los derechos de nuestros compatriotas.Dos puntos que el Gobierno, tan cuidadoso en estos temas de soberanía, igualdad y equidad, no debería pasar por alto.Dardo Gasparré mailto:dgasparre@arnet.com.arLa política en el aulaRecuerdo cuando en las escuelas públicas regía una regla de hierro: no hablar de política ni de religión. Teníamos más tiempo para estudiar. Pero si a una fracción política o religión se le permite quebrar la norma, lo menos que se puede pedir a un gobierno supuestamente democrático es la valentía de invitar a los demás componentes de la ciudadanía a hacer lo mismo y brindarles las mismas facilidades. Claro que entonces, el "ejercicio...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA