Cartas de lectores

 
EXTRACTO GRATUITO

Historia de una señoraSe­ñor Di­rec­tor:"Había una vez una señora que compró dos millones de dólares y que hoy prohíbe que alguien compre ni 500. Una señora que dijo una verdad rotunda ?«los dirigentes sindicales nunca son pobres»?, mientras ella es la más rica de todos los funcionarios y dirigentes sindicales de la Argentina."Una señora que les niega a los jubilados lo que les corresponde por ley y por decisión de la Corte Suprema, y tiene una enorme colección de carteras importadas, vestidos y joyas. Una señora que pide a los gremios que se conformen con un aumento del 18%, cuando la inflación es del 25%, mientras un gobernador está siendo investigado por gastar del erario 60.000 pesos en vinos de lujo."Una señora que fogonea a un vicegobernador para que le mueva el piso al gobernador porque le hace sombra, la misma señora que se quejaba de su vicepresidente porque una vez se le ocurrió votar de acuerdo con sus convicciones."Una señora que cree que la Capital es tierra enemiga, aunque en el mapa figura que está en Buenos Aires. Una señora que pide diálogo a los ingleses en todos los foros del mundo cuando aquí, en su casa, es la reina del monólogo y se niega a dar entrevistas. Una señora que envía a su hija al Sur en un avión del Estado con la tripulación completa como si fuera un remise, a cargo de 40 millones de sufrientes. Así estamos."Ricardo Pinhas Slelatt mailto:pinhasricardo@yahoo.comModelo y realidadSe­ñor Di­rec­tor:"Tiempo atrás, un geólogo que conocí en una importante empresa petrolera me mostraba entusiasmado las bondades de la tecnología actual, que le permitían analizar pozos de petróleo en zonas alejadas e inhóspitas desde su computadora, en su confortable despacho de la city porteña, calefaccionado en invierno y refrigerado en verano, lejos de las inclemencias de las ubicaciones reales, donde están los pozos y los yacimientos."El especialista se permitió luego una confesión. Me dijo: «Yo, que conozco el campo, te digo que la realidad es irreemplazable. Hay que estar allí, en la boca de pozo, pisar el suelo, sentir el olor, hablar con los operarios, tocar los equipos. Si no estás allá no te das cuenta de que no se pueden hacer cosas que pensás desde la pantalla»."En forma análoga deberíamos decir: hay cosas que pueden andar muy bien desde el «modelo», pero cuando se quieren aplicar a la realidad, no funcionan."Víctor Parigi DNI 7.597.106 mailto:vep@parigicp.com.arTomar decisionesSe­ñor Di­rec­tor:"A veces, cuando tengo que...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA