Carta de los lectores

 
EXTRACTO GRATUITO

Carta de la semana

El rol de las fuerzas de seguridad

La Justicia ha procesado y embargado por homicidio en exceso de legítima defensa al policía que mató a un delincuente en auxilio de un turista en La Boca. Es importante destacar la gravedad del delito del que se lo acusa, ya que tiene una pena de hasta cinco años de prisión e inhabilitación para ejercer cargo público de hasta diez años. Para llegar a esa decisión, el juez se fundó en que la amenaza del delincuente podría no haber sido actual -uno de los requisitos de la legítima defensa- en razón de que el agresor supuestamente se estaba fugando cuando recibió el disparo. Considero que además de la doctrina penal -que se analiza desde un escritorio- los jueces deben situarse en el lugar de las fuerzas de seguridad, cuando de improvisto y en pocos segundos deben actuar. El delincuente había demostrado ser altamente agresivo -había acuchillado al turista más de diez veces- y se encontraba en un lugar turístico, por lo que peligraba la vida no solo del policía, sino también de otras personas.

La ley, el orden y su aseguramiento a través de la fuerza pública son conceptos que fueron bastardeados por mucho tiempo. Por eso debemos ser prudentes y apoyar a las fuerzas de seguridad para que vuelvan a tener el rol que les corresponde.

Nicolás Durrieu

DNI 29.150.189

La lucha contra el delito

Hogares humildes

La ciudadanía asiste expectante al insólito procesamiento y embargo dictado por un juez contra un servidor público. Es por todos conocido el hecho ocurrido en La Boca. Este suceso echa por tierra la absurda y perversa teoría del doctor Zaffaroni, quien sostiene alegremente que quienes delinquen lo hacen porque la sociedad no les da oportunidad de desarrollar sus condiciones. Tanto el policía Luis Chocobar como el delincuente Pablo Kukoc provienen de humildes hogares, tal vez con horizontes limitados, pero uno eligió el esfuerzo, el respeto, el servicio público? el otro optó por el delito?

Doctor Zaffaroni y jueces garantistas, sus mentiras no las cree nadie.

Juan Manuel Otero

mailto:juanm.otero@usal.edu.ar

La respuesta está ahí

Luis Oscar Chocobar iba caminando por la calle en La Boca a tomar servicio, es policía. Ve a un hombre mayor tirado en el suelo, ensangrentado y dos atacantes jóvenes que, cuando les da la voz de alto, escapan a la carrera, los persigue y ante la negativa a detenerse dispara, hiere a uno y mata al otro. El hombre atacado salva su vida. Chocobar ha sido entrenado para...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA