Carta de los lectores

 
EXTRACTO GRATUITO

A contramano

Mientras Maduro y Castro hablan con Obama, nuestra presidenta toma las banderas oxidadas antiimperialistas de la década del 70. Es notable que nuestra política exterior siempre está a contramano de la lógica, el respeto y la conveniencia para el país. Esta política del ridículo no es sólo culpa de nuestros gobernantes, también es nuestra. Parece que aprobamos que se hable mal de los Estados Unidos, nos molesta que alguien use su bandera en una remera -pero no la de Cuba o una con la imagen del Che- o que alguien llame "América" a los EE.UU., cuando nosotros mismos empequeñecemos nuestra región con gobiernos demagógicos y populistas. Alguna vez deberíamos imitar a los que les va bien, en lugar de verlos como enemigos, y dejemos de aplaudir a quienes nos han llevado a la mediocridad y la pobreza.

José Mario Lenczner

DNI 10.386.155

¿Dignidad?

A la Presidenta le encanta la historia, y yo recuerdo muy bien la historia de Cuba, lo que pasó luego de la revolución. Por ejemplo: confiscación de la propiedad privada; el Estado dueño absoluto de todo; entrenamiento de la guerrilla y participación de ésta en América latina y África; prohibición de salir del país, con la consecuente huida de cubanos, principalmente a Miami; encarcelamiento y fusilamiento de opositores, etc. A pesar de la ayuda de Rusia, de Venezuela y de los cubanos exiliados, ahora la isla se encuentra en bancarrota. ¿A qué dignidad se refiere nuestra presidenta? Es más bien una necesidad restablecer los vínculos con los Estados Unidos.

Mónica Scott

mailto:scottmonica43@hotmail.com

Mala educación

Llegar una hora tarde al encuentro de presidentes americanos es solamente mala educación, y el maleducado es el que no ha aprendido que el protocolo es un logro de la diplomacia, iguala al más poderoso con el más débil. Y si lo que se busca es un mensaje para la "interna", la mala educación pasa a ser falta de inteligencia, porque a esa reunión de presidentes no se llega por liderar el partido gobernante argentino, sino por ser el presidente de un país americano. Lamentable.

Jaime C. Otaegui

DNI 13.214.638

Detenidos políticos

El apretón de manos, en la Cumbre de las Américas de Panamá, entre Barack Obama y Raúl Castro, dictador hereditario de Cuba, desdibuja y opaca, lamentablemente, los numerosos principios democráticos, republicanos, éticos y morales que pretenden todos aquellos que desean vivir en un mundo donde rijan la libertad, la fraternidad y la igualdad de oportunidades...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA