Carta de los lectores

 
EXTRACTO GRATUITO

La muerte de García MárquezENVIDIANo estoy triste por lo de García Márquez. Siempre lo envidié profundamente, porque me hubiera gustado escribir lo que tanto me gusta leer. ¡Ojalá pudiera hacerlo como lo hizo él! Con esa versatilidad que va de la minuciosidad del relato periodístico a la exuberancia del realismo mágico. Si Gabo disfrutó escribiendo sus libros la mitad de lo que he gozado yo leyéndolos, debe de haber sido un tipo feliz. Y es lo único que importa; que haya sido feliz y que haya colmado de gozo a millones de lectores. Por eso no estoy triste. Porque es de esos hombres que se trascienden a sí mismos. Vive en cada personaje, en cada narración, en cada relato. Y vivirá por siempre este flamante morador del panteón de los creadores en tanto haya una persona disfrutando con su obra.Ricardo FuentesDNI 17.030.430GABO, EL PERIODISTAPodrán pasar muchísimos años, pero de algo estoy completamente seguro: que Gabriel García Márquez ha dejado plasmada la impronta sólida e indestructible de una base ejemplar en el periodismo: responsabilidad, ética, rigor y calidad en su oficio. Así lo atestiguan sus admirables escritos publicados en su libro Textos Costeños entre 1948 y 1952.¿Quién puede dudar de la contundencia del mensaje de alguna de sus frases predilectas?: "La mejor noticia no es siempre la que se da primero sino muchas veces la que se da mejor"; "el periodismo es la profesión que más se parece al boxeo, con la ventaja de que siempre gana la máquina y la desventaja de que no se permite tirar la toalla"; "hay que empezar con la voluntad de que aquello que escribimos va a ser lo mejor que se ha escrito nunca, porque luego siempre queda algo de esa voluntad".Simplemente, muchas gracias Gabo.J. Fernando Arana CosulichDNI 18.619.729PiquetesAl final (más vale tarde que nunca) el Gobierno ha decidido tratar en el Congreso un proyecto de ordenamiento de los piquetes. Esperamos que se llegue a una buena norma, para evitar que en algunos casos diez personas corten por completo una avenida o una autopista e impidan millones de personas que se movilicen normalmente con el perjuicio que eso ocasiona. También se debería prohibir que los manifestantes lleven palos y oculten sus rostros, y que se sancione como corresponde a los que hacen destrozos.En cuanto a los trapitos, deberían ser prohibidos, no es posible que en los partidos de fútbol o los recitales ellos sean los dueños del estacionamiento e impongan tarifas en algunos casos de hasta 200 pesos, siendo que la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA