Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA III, 28 de Febrero de 2020, expediente CNT 061498/2014/CA002

Fecha de Resolución28 de Febrero de 2020
EmisorCÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA III

Poder Judicial de la Nación SENTENCIA DEFINITIVA Causa N° CNT 61498/2014/CA2 “CARRIL, MATIAS

NAHUEL c/ GALENO ART S.A. s/ACCIDENTE - LEY ESPECIAL” -

JUZGADO N° 23-.

En la ciudad de Buenos Aires, capital de la República Argentina, a 28/2/2020,

reunidos en la S. de Acuerdos los señores miembros integrantes de este Tribunal, a fin de considerar el recurso deducido contra la sentencia apelada,

se procede a oír las opiniones de los presentes en el orden de sorteo practicado al efecto, resultando así la siguiente exposición de fundamentos y votación:

La Dra. D.R.C. dijo:

I- Llegan los autos a la Alzada, con motivo del recurso de apelación interpuesto por la demandada a fs. 167/169vta contra la sentencia de anterior grado a fs.158/164, con réplica de la accionada a fs. 173/176vta.

La aseguradora cuestiona que la Magistrada de la anterior instancia,

haya considerado aplicable el beneficio del artículo 3 de la Ley 26773, a un accidente in itinere.

Así, en la expresión de agravios, invoca que el adicional del 20%

tiene como objetivo acercar la reparación tarifada a una integral o plena, pero que en “los accidentes in itinere no existe la hipótesis de responsabilizar al empleador en los términos del Código Civil (…)”. Y continúa su argumentación en la lógica del derecho común.

Luego, manifiesta que en el al Acuerdo Plenario Nº 21 donde se discutió sobre la regulación de la Ley 9688, respecto a la protección legal de los accidentes in itinere, se concluye que “se extiende hasta las fronteras mismas del alcance de las consecuencias por los daños causados fuera del ámbito del trabajo”.

También cuestiona la fecha a partir de la cual deben correr los intereses moratorios. Entiende que los mismos deben computarse desde la consolidación de la minusvalía, lo que considera a partir de la sentencia o, en última instancia desde la presentación de la pericia médica a partir de la cual ambas partes toman conocimiento de la incapacidad determinada, toda vez que su parte nunca estuvo en mora. Destaca que, caso contrario, se incurre en un enriquecimiento sin causa a favor del actor, en violación de su derecho de propiedad.

II- A modo de síntesis, llega firme a la alzada que el Sr. Carril sufrió

un accidente in itinere el día 18 de diciembre de 2013, cuando se dirigía hacia su domicilio, finalizada su jornada de trabajo. En esa oportunidad, baja del tren y al salir de la estación, introduce el pie en un pozo de la vereda rota, y sufre una torcedura que le provoca intenso dolor. Tuvo los primeros auxilios en la Clínica Los Cedros de Tapiales, y al día siguiente, luego de la denuncia a la ART, la misma lo deriva al Sanatorio Dupuytren ubicado en CABA.

Fecha de firma: 28/02/2020

Alta en sistema: 09/03/2020

Firmado por: D.R.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.L.G., SECRETARIA

Firmado por: A.H.P., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.O.P., JUEZ DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación Allí, le diagnosticaron quebradura del tobillo izquierdo, y para inmovilizarlo, pusieron yeso en su pierna hasta el 2 de enero de 2014, fecha en la que fue intervenido quirúrgicamente, con la posterior rehabilitación hasta el alta médica, el 15 de abril de 2014.

También llega firme, que el actor padece de incapacidad física definitiva parcial y permanente del 16,93% de la TO, sin incapacidad psíquica.

Luego, respecto al monto de condena, no resulta cuestionado que el mismo asciende a la suma de $ 298347,32, por aplicación de la fórmula del art.

14 apartado 2 a), y el coeficiente RIPTE según el criterio de la CSJN en el precedente “E., D.L. c/ Provincia ART S.A. s/ accidente – ley especial”, de fecha 07/06/2016, que lo limita a los importes de las prestaciones adicionales de suma fija y pisos mínimos según Decreto 472/14.

Finalmente, no se cuestiona la tasa de interés devengada según Actas CNAT Nº 2601/14 y 2630/16.

III- Liminarmente, debo recordar que la expresión de agravios debe consistir en una exposición jurídica que contenga el análisis serio, razonado y crítico de la sentencia que se recurre, que demuestre la errónea aplicación del derecho o la injusta valoración de la prueba producida (art. 116, segundo párrafo, de la ley 18.345).

Observo que estos extremos no son satisfechos por la demandada que se agravia por la aplicación del adicional regulado por el artículo 3 de la 26773, en el caso de los accidentes in itinere. A., indica que el caso de los accidentes de tránsito, no es una hipótesis incluida en la ley de riegos, así como en el derecho civil tampoco es un supuesto de responsabilidad con respecto al empleador, en el cual el damnificado podría reclamar a los terceros que provocan el daño, sin tarifa, de manera acumulativa.

Al respecto, no soslayo que este fue el criterio emanado en el precedente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en autos “E.,

D.L. c/ Provincia ART S.A. s/ accidente – ley especial”. Debo señalar que no comparto la distinción que se procura en la interpretación de la mentada norma, por lo que daré mis razones.

Sobre este tema me explayé en la causa, “Fiorino, A.M. C/QBE Argentina ART S.A. S/ Accidente-Ley Especial”, N.. 1832/2013, del registro de esta S., el día 25/04/2017, en la cual se trataron los temas que resultan abarcados en el presente recurso.

Sostuve en dicha oportunidad, y sostengo en el presente que los jueces de un sistema continental de control difuso de constitucionalidad, no se encuentran obligados jurídicamente a la aplicación irreflexiva de los fallos del Superior Tribunal, dado que cada juez tiene el deber de realizar el control de constitucionalidad y convencionalidad, lo que no implica soslayar su doctrina.

Fecha de firma: 28/02/2020

Alta en sistema: 09/03/2020

Firmado por: D.R.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.L.G., SECRETARIA

Firmado por: A.H.P., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.O.P., JUEZ DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación Por tal motivo, en el precedente de esta S. III, en mi voto, di acabado tratamiento a la no vinculatoriedad de los fallos de la CSJN, a cuyos fundamentos me remito.

Por otra parte, con independencia de que en esta causa se trate de un hecho posterior a la vigencia de la ley, abarqué el conflicto de la intertemporalidad de las normas, porque justamente es el tema central en el debate interpretativo en el precedente “E.”. En disidencia con la visión de la Corte, sostengo que la aplicación inmediata depende de la norma que resulte más benigna para el trabajador, en aplicación del principio de progresividad,

como eje del modelo constitucional de los derechos humanos fundamentales ( argumentos desarrollados por la suscripta en el artículo de doctrina “Aplicación inmediata de las normas con motivo del dictado del Código Civil y Comercial de la Nación o El fantasma de la interpretación objetiva” (Parte I:

Doctrina Laboral y Previsional Nº 383 (2017, J., pág. 615 – 635, Bs. As.,

E.; Parte II: Doctrina Laboral y Previsional Nº 384 (2017, Agosto), pág.

729– 755, Bs. As.; E..

Por este argumento central, la incidencia del ajuste en el monto de condena, de acuerdo al coeficiente salarial, no depende de un concepto estático, sino dinámico. En efecto, la valoración de la norma aplicable tiene que ver con aquella que asegure una reparación acorde con la reparación integral al daño sufrido en la salud del trabajador, en consideración de la situación económica y el valor de la moneda al tiempo de hacerse efectivo.

En este sentido es que he sostenido que la ley 26773, reconoce el desfasaje cuantitativo en la regulaciones de las normas anteriores, y tanto el índice de actualización salarial, cuanto el adicional del artículo 3, son adaptaciones de las exigencias del paradigma constitucional vigente en materia de reparación de daños. En la sintonía que se realiza la modificación del Código Civil y Comercial de la Nación, vigente desde agosto del 2015.

Recientemente, esta interpretación fue avalada por el Ministro de la Corte Suprema, Dr. H.R., en el precedente de fecha 26 de marzo de 2019, en el cual, el Tribunal Superior revoca la sentencia emanada de esta S. III (mayoría conformada por la suscripta y el Dr. R.B., en autos “C.V.L. C/GALENO ART SA S/ ACCIDENTE-

LEY ESPECIAL” (Expte. CNT 57453/2013), del 22/04/2016, en la que hice lugar a la prestación adicional del 20% en un accidente in itinere, y que el referido vocal acompaña.

El Ministro sostiene, que “no aparece como absurda o imposible,

pues –en el sentido amplio propiciado por la alzada- puede razonablemente entenderse que el accidente in itinere, produjo un daño que tuvo lugar mientras el trabajador utilizaba su tiempo en beneficio de su principal, en función de llegar o volver de sus ocupaciones.”, lo que está contemplado en la norma toda vez que la misma Corte ha señalado que “el empleo de la conjunción disyuntiva "o" importa que la prestación especial procede en cualquiera de las dos situaciones que el propio legislador ha diferenciado, de manera tal que la segunda hipótesis no se refiere a un siniestro dentro del establecimiento sino fuera de este (confr. argumentos de Fallos: 335:608).”

Fecha de firma: 28/02/2020

Alta en sistema: 09/03/2020

Firmado por: D.R.C., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.L.G., SECRETARIA

Firmado por: A.H.P., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: M.O.P., JUEZ DE CAMARA

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR