Una carrera para averiguar qué pasó en esos ocho fatales minutos

 
EXTRACTO GRATUITO

MADRID.- El Airbus A320 de la compañía alemana Germanwings en los Alpes franceses con 150 personas a bordo estaba al filo de su vida útil. Salió de fábrica en 1990 y al año siguiente cubrió el primero de sus más de 46.700 vuelos, en los que, según informó Airbus, sumó unas 58.300 horas de vuelo.

¿Era suficientemente seguro para seguir operativo? La pregunta se instaló de manera insistente desde el momento en que se conoció la tragedia. No es para menos: casi no hay aerolínea del mundo que no tenga un A320, uno de los modelos más difundidos para trayectos de corto y mediano alcance, y la antigüedad promedio de esos jets actualmente en uso es de 25 años. Expertos en aeronavegación de Europa y Estados Unidos coinciden en que se trata de un avión extremadamente seguro -con 0,14 accidentes por millón de horas de vuelo- y que los años de uso no constituyen un factor de riesgo si se cumple con todos los protocolos de mantenimiento.

"Los aviones comerciales están sometidos a controles permanentes. Si se los considera en condiciones de volar, es igual de seguro un avión de 25 años que uno recién salido de fábrica", señaló el jefe del Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (Sepla), Álvaro Gammicchia.

Con la investigación apenas en sus inicios, a la espera de los datos de las cajas negras, una de las hipótesis más firmes que circulaban ayer apuntaban a que la nave hubiera sufrido un daño estructural en vuelo -como la rotura de una ventana-, que provocó una despresurización de la cabina y forzó un descenso de emergencia.

La Dirección General de la Aviación Civil Francesa informó que en el momento de la caída las condiciones meteorológicas eran buenas en la zona. No había nubes a la altitud de crucero. No se registraban vientos considerables ni áreas de turbulencias. El A320 empezó a perder altitud tres minutos después de alcanzar su nivel de crucero. Descendió de 10.000 a 1800 metros en ocho minutos, sin que los pilotos hicieran una llamada de emergencia. Fue el controlador aéreo el que detectó que la nave se extraviaba de su ruta y que, finalmente, se quedaba sin contacto de radio.

¿Puede ser eso una indicación de que la cabina se despresurizó y los comandantes perdieron el conocimiento por la falta de oxígeno? "Es posible. Pero ante una situación grave también es lógico que el piloto intente primero atender la emergencia antes que comunicarla", explicó el ingeniero aeronáutico Marc López.

El protocolo en caso de despresurización obliga al...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA