Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ix, 27 de Octubre de 2016, expediente CNT 011807/2012/CA001

Fecha de Resolución27 de Octubre de 2016
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ix

Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA IX Causa N°: 11807/2012 - CARRASCO SAN M.D.B. c/ COMPAÑIA GANADERA S.A. Y OTRO s/ACCIDENTE - ACCION CIVIL Buenos Aires, 27 de octubre de 2016.

se procede a votar en el siguiente orden:

El D.M.S.F. dijo:

I- Contra la sentencia dictada en la anterior instancia, que hizo lugar al reclamo en lo principal, recurre la codemandada Provincia Aseguradora de Riesgos del Trabajo S.A., según el escrito de fs. 221/223, que no mereció réplica.

II- Cuestiona la parte la cuantificación de la condena en concepto de resarcimiento por daño material y moral. Eestimo que el planteo no resulta atendible, pues la crítica que articula en el punto carece de respaldo en parámetros objetivos y ciertos que permitan descalificar por irrazonable la determinación efectuada en origen.

En efecto, la apelante omite señalar en forma concreta sobre qué bases fácticas obrantes en autos -distintas de las examinadas por el magistrado de grado anterior- se sustentaría la pretendida reducción del resarcimiento, circunstancia que impide el examen revisor de este Tribunal.

Cabe destacar que con relación al monto determinado en concepto de resarcimiento del daño material observo que a fs. 215, el Sr. Juez “a quo”

expresó las pautas que ha ponderado y tenido en cuenta a los fines de calcularlo, y lo cierto es que los fundamentos dados por el magistrado para resolver como lo hizo -en consonancia con la doctrina que emerge del pronunciamiento dictado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación en la causa “A., P.M. c/

Omega Aseguradora de Riesgos del Trabajo S.A. y P.P. y Compañía S.R.L.”, sentenciada el 8 de abril de 2008-, no han sido rebatidos eficazmente mediante la crítica concreta y razonada exigida por el mencionado artículo 116 de la L.O.

Fecha de firma: 27/10/2016 Firmado por: MARIO SILVIO FERA, JUEZ DE CAMARA - SALA IX Firmado por: R.C.P., JUEZ DE CAMARA - SALA IX #20771645#165457938#20161027083909095 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA IX Así, para arribar a la conclusión cuestionada el sentenciante de grado anterior -atendiendo a las circunstancias particulares del caso- justipreció la edad (46 años) e ingresos o salario mensual del damnificado al momento del infortunio; su tipo y grado de dolencia y afección (esto es, la índole del daño padecido y la incapacidad física atribuida –cuyo total es del 12% de la t.o.-); la expectativa de vida útil y, por ende, la pérdida de capacidad de ganancia del trabajador durante el lapso de su vida laborativa, vale decir, el detrimento salarial que provoca la incapacidad; y también la remuneración mensual que percibía ($3.500.-), extremos todos estos que no merecieron cuestionamiento concreto y puntual de la apelante en su recurso.

En efecto, al respecto señalo que las dogmáticas formulaciones y objeciones que introduce la codemandada apelante con el fin de objetar la variable salarial utilizada en la anterior instancia como módulo de cálculo de la reparación reclamada, se revelan insuficientes para conmover lo decidido en el fallo de grado en este aspecto. Lo digo, porque los términos en que se trabó y desarrolló la litis (ver fs. 193) aportan elementos suficientes para acoger el salario mensual denunciado en el inicio, a partir de las presunción contraria a la parte demandada (cfr. art. 55 de la L.C.T.), cuya aplicación al caso no ha sido debidamente cuestionada ante esta alzada (ver fs. 193).

En función de ello, de la evaluación de los elementos reunidos en la litis y de las constancias que surgen de la causa, y de conformidad con las facultades que le confieren los artículos 56 de la L.C.T. y su similar de la L.O.-, el magistrado de grado ha receptado la remuneración invocada en el inicio como percibida a la época del infortunio, y lo cierto es que no se oponen en la queja parámetros objetivos y ciertos que permitan verificar la irrazonabilidad y desproporción del importe adoptado, en función de la apreciación global de las características probadas e inferibles de la prestación Fecha de firma: 27/10/2016 Firmado por: MARIO SILVIO FERA, JUEZ DE CAMARA - SALA IX Firmado por: R.C.P., JUEZ DE CAMARA - SALA IX #20771645#165457938#20161027083909095 Año del B. de la Declaración de la Independencia Nacional Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA IX desarrollada y de la relación laboral de que se trata (cfr. arts. 56 de L.O. y 56 y 104 de la L.C.T.; y C.S.J.N Fallos 308:1078 “in re” "Ortega, C.c. Up Concesiones y otra" del 10/7/86), y por ende el desacierto de tal decisión.

A ello se añade la ausencia de prueba alguna en contrario aportada por la codemandada a fin de desvirtuar los efectos que emanan de la presunción legal aplicable al caso de autos (cfr. art. 55 de la L.C.T.), sin que la exposición recursiva desvirtué los efectos de la citada presunción con la indicación de elementos probatorios idóneos, extremo que sella en sentido advero la suerte de este aspecto del recurso.

La apelante se limita a exponer su disconformidad de forma meramente dogmática y genérica, sin siquiera señalar el importe que, a su entender...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR