Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii, 14 de Septiembre de 2022, expediente CNT 066996/2017

Fecha de Resolución14 de Septiembre de 2022
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Ii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA II

SENTENCIA DEFINITIVA

EXPEDIENTE NRO.: 66996/2017

AUTOS: CAROSSINO, M.C. c/ CUATRO PALOS S.A. Y OTROS

s/DESPIDO

VISTO

Y CONSIDERANDO:

En la Ciudad de Buenos Aires, luego de deliberar, a fin de considerar los recursos deducidos en autos y para dictar sentencia definitiva en estas actuaciones, los integrantes de la Sala II, practicado el sorteo pertinente, en la fecha de firma indicada al pie de la presente proceden a expedirse en el orden de votación y de acuerdo con los fundamentos que se exponen a continuación.

La Dra. A.É.G.V. dijo:

  1. La sentencia de primera instancia hizo lugar a la pretensión incoada por el actor contra Cuatro Palos S.A. y Sol de Septiembre S.A. en procura del cobro de créditos salariales e indemnizatorios derivados de la relación de trabajo denunciada al inicio. Por entender que no se acreditó la existencia del vínculo invocado entre el actor y F.S., la magistrada admitió la defensa de falta de legitimación pasiva opuesta y rechazó la acción interpuesta contra dicha codemandada.

    A fin de que sea revisada la decisión por este Tribunal de Alzada, interpusieron recursos de apelación la parte actora y demandadas Cuatro Palos, Sol de Septiembre y Frigolar, en los términos y con los alcances que explicitan en sus expresiones de agravios,

    replicadas sólo por el demandante. Asimismo, la perito contadora apeló por bajos los emolumentos regulados en su favor.

    Sólo con el fin de adecuar el tratamiento de las cuestiones planteadas a un método expositivo que posibilite un lógico desarrollo argumental, estimo conveniente analizar los agravios expresados en el orden que se detalla en los considerandos subsiguientes.

  2. Las demandadas Cuatro Palos y Sol de Septiembre cuestionan el decisorio en tanto tuvo por acreditado que entre ellas y el Sr. C. existió una relación de trabajo.

    Es dable referir que, en su demanda, el trabajador manifestó que desde el 8/6/07 y hasta el 25/8/16 se desempeñó como “ingeniero agrónomo” a las órdenes de las accionadas, quienes -según adujo- le asignaban tareas en diferentes establecimientos rurales de su titularidad. Que prestó tareas en la estancia La Merced, de propiedad de Cuatro Palos; en el frigorífico de la firma Frigolar; y en el predio “El Doce”, de titularidad de Sol de Septiembre. Explicó que debió suscribir un contrato de locación de servicios y Fecha de firma: 14/09/2022

    Firmado por: A.E.G.V., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: J.S.R., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: J.A.S., JUEZ DE CAMARA

    emitir facturas y recibos de tipo “A” a fin de percibir su remuneración. Señaló que se le encomendaba la realización de un cúmulo importante de tareas que excedían holgadamente las correspondientes al asesoramiento de un ingeniero agrónomo. Que además de seleccionar lotes y cultivos para la siembra, debía comprar agroquímicos y fertilizantes,

    recibirlos, almacenarlos, y revisar la llegada y calidad de dichos insumos. Que también se le exigía supervisar la siembra, la cosecha, y aplicaciones de agroquímicos; regular densidades y dosis de aplicaciones de plaguicidas; controlar las cargas de camiones que llevaban el cereal cosechado a los lugares de acopio, y que la mercadería estuviese en condiciones para la venta y los pesos correctamente establecidos.

    Dijo que siempre trabajó en relación de dependencia, bajo la directiva y supervisión de los superiores de las empresas -el Sr. O.M. y sus hijos A. y G.-. Que, frente a la negativa de tareas en que incurrió la empresa a partir de junio de 2016, impulsó sin éxito un intercambio telegráfico con las demandadas. Que, en función de los incumplimientos descriptos, se consideró injuriado y despedido.

    Tanto Cuatro Palos como Sol de Septiembre alegaron, en sus respectivas réplicas,

    que el Sr. C. se vinculó con ellas con el fin de prestar servicios en carácter de profesional autónomo. Cuatro Palos afirmó que “para el cumplimiento de las obligaciones profesionales que aquel asumiera, expresamente se comprometió y en los hechos así

    sucedió, a poner su práctica, celo y conocimientos propios de su formación profesional”;

    que “entre otras tareas aquél debía encargarse de la revisión de todos los lotes para la siembra, muestreo de suelos para análisis, control de laboreos y de siembre, monitoreo permanente de plagas -malezas, insectos y enfermedades- hasta (el) cumplimiento de la cosecha”; que “es por ello que jamás se ha integrado al personal con el que la firma cuenta para el cumplimiento de las obligaciones que hacen al objeto social de la misma” de “actividad agropecuaria”; y que es totalmente falso que haya desempeñado las demás tareas que mencionadas.

    A su turno, Sol de Septiembre manifestó “que se dedica al engorde de hacienda en corral, la que representa su actividad principal” y que en el mes de septiembre de 2016

    incorporó a su giro como actividad secundaria “conjuntamente con la de transporte… la de cultivo de cereales”; que “es por ello que el actor, mucho menos en las tareas que falazmente denuncia, jamás se ha integrado al personal…”. Explicó que la relación se circunscribió al control de plagas en el “establecimiento El Doce”.

    El Sr. Juez a quo concluyó que el vínculo habido entre los litigantes, se trató de un contrato de naturaleza laboral regulado por la LCT y que, en el particular, el sujeto empleador revistió carácter “pluripersonal”, pues estuvo integrado por dichas demandadas en forma conjunta. Consecuentemente, juzgó justificada la decisión extintiva adoptada por el actor e hizo lugar a las indemnizaciones correspondientes a un despido incausado (arts.

    232, 233 y 245 de la LCT).

    Fecha de firma: 14/09/2022

    Firmado por: A.E.G.V., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: J.S.R., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: J.A.S., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

    SALA II

    En esta instancia, Cuatro Palos y Sol de Septiembre critican la aplicación del art. 23

    de la LCT y el análisis de la prueba testimonial rendida, la que -según sostienen- no da cuenta del cumplimiento de una jornada específica de labor, de la dependencia o la remuneración acusadas por el actor. Que el hecho de que el actor haya facturado a Cuatro Palos ininterrumpidamente desde septiembre de 2009 sólo refleja una prestación de servicios discontinuada por parte del demandante; y que, en todo caso, “la facturación a SOL DE SEPTIEMBRE SA lo fue desde marzo de 2015 a enero 2016 y otra posterior en marzo de 2016”.

    A mi entender, en vistas a los términos en que las demandadas replicaron la acción y más allá del título profesional del reclamante –ingeniero agrónomo-, no cabe más que tener por reconocida la prestación de servicios personales e infungibles por parte del Sr.

    C. en favor de las accionadas. Ello pues no se ha alegado en las contestaciones que el actor se valiera de terceras personas o de una estructura empresaria erigida por aquél -o ajena a la principal- para la realización de las funciones que se le encomendaron y que las demandadas han reconocido como propias- al menos en lo atinente al control de siembra,

    cosecha y cultivos identificados al referirse a su actividad agropecuaria-.

    Tales extremos habilitan a hacer aplicación en el caso de la presunción de laboralidad contenida en el art. 23 de la LCT, en la medida en que fue reconocida la prestación de servicios del Sr. C. en el marco de la actividad de ambas empresas (art. 5 de la LCT).

    Cabe destacar que discrepo de lo expuesto por las empresas en cuanto a que la presunción no es de aplicación cuando “no se ha logrado acreditar en autos la verificación de los elementos configurativos de la relación laboral de dependencia”.

    En mi opinión, el texto legal expresa, en forma inequívoca, que lo que debe presumirse es la existencia de contrato de trabajo dependiente, sin que su texto autorice la lectura propuesta por un sector doctrinario minoritario que, al exigir la prueba del carácter subordinado de esos servicios, le resta toda virtualidad a la presunción legal.

    Al respecto se señaló que “… desde el método teleológico de interpretación resulta evidente que el legislador quiso, con el art. 23 LCT, quitar al trabajador la difícil carga de probar los datos fácticos de la dependencia y por eso la mandó presumir, dejando en manos del demandado la posibilidad de demostrar que el contrato no fue laboral, es decir que no hubo dependencia” (del registro de esta Sala, SD 102348 del 23/10/13 in re “O.N.c.M., A.C. y otros s/despido”).

    Este criterio es el seguido por la doctrina y jurisprudencia mayoritaria en la actualidad y al que personalmente adhiero en el convencimiento de que la “presunción de laboralidad” contenida en nuestra LCT se adecua a los lineamientos de la Recomendación OIT 198 sobre la Relación de Trabajo y que es, en todo caso, al demandado a quien le corresponderá demostrar que por las circunstancias, relaciones o causas que motivan la Fecha de firma: 14/09/2022

    Firmado por: A.E.G.V., JUEZA DE CAMARA

    Firmado por: J.S.R., SECRETARIO DE CAMARA

    Firmado por: J.A.S., JUEZ DE CAMARA

    prestación es posible calificar de empresario a quien presta el servicio (ver, entre muchos otros, De La Fuente, H. en LT XXX-B-585; M., J.D., “La presunción del artículo 23 de la LCT: ni tanto ni tan poco ( consideraciones acerca del servicio que presta al trabajador la presunción que nace de la prestación de un servicio)” en RDL 2005-

    2 “Contratación Laboral”, Rubinzal Culzoni, Santa Fe, 2005, págs.. 91 y ss y el mismo autor en “El trabajoso deslinde del concepto de dependencia y sus “vecinos”, en Colección Temas de Derecho Laboral N° 2 Teletrabajo, parasubordinación y dependencia, Errepar,

    Bs. As. 2009; P., C.: Algunas reflexiones referidas a la proyección del art.23

    L.C.T.; en D.T. 1997-A, pág.59...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR