Carlos Páez Vilaró: la vida como arte

 
EXTRACTO GRATUITO

MONTEVIDEO.– "Dejame…, que ésta es mi última llamada." Con voz trémula, revelando cansancio pero sin perder entusiasmo, le pedía al negro "Cachila" Silva que lo dejara disfrutar del barullo candombero de otra "llamada" de febrero.Fue el viernes 14, cuando otra vez http://www.lanacion.com.ar/1666842-murio-carlos-paez-vilaroestrenando sus 90 años, se calzó el tamboril y, con el traje de la histórica comparsa Morenada y el paso cortito de los candomberos, salió a recorrer los barrios Sur y Palermo. Y fue, nomás, su última llamada.http://www.lanacion.com.ar/1666868-el-momento-mas-dificil-de-carlos-paez-vilaro-la-busqueda-de-su-hijo-tras-la-tragedia-de-los-por los cinco continentes, su pintura está firme en grandes murales del Uruguay y también de Buenos Aires. Artista plástico de las dos orillas ("Soy del medio del río", decía), con alma de poeta, amigo de los amigos, se identificaba como "un hacedor". El padre heroico del "milagro de los Andes" vivió con intensidad hasta el final, despidiendo cada tarde el sol para agradecerle su compañía, creando y generando ideas y proyectos.Murió en un mes carnavalero, con el cariño inmenso que recogió por reciprocidad de todo el afecto que le dio a gente de todos los colores y de todas las franjas sociales.El creador de Casapueblo, ese centro cultural y de turismo en Punta Ballena, muy cerca de Punta del Este, murió ayer justamente en ese mágico lugar. El presidente José Mujica y dirigentes de todos los partidos políticos despedían anoche al hombre que se convirtió en un símbolo de Punta del Este y de Uruguay."Hay tristeza, pero también alegría, porque se cierra una vida que se entregó por entero a la sociedad, a la gente... La gente de color de mi país lo adora, lo reflejó en el arte, en su amor por el candombe, nunca se le subió a la cabeza la calidad intelectual que tenía", dijo Mujica anoche, mientras saludaba a los familiares.El presidente contó que en primavera tuvo "una corazonada" y fue a saludarlo por sus 90 años. Le llevó un arbolito de regalo y hablaron sobre "su peripecia por el África, sobre el candombe", los "conflictos existenciales" y "los enamoramientos", y también del candombe. "Era un hombre enamorado... enamorado de la vida", dijo Mujica.Ayer fue un día de devolución de afectos, los que regó el artista a lo largo de su vida, sin distinción de ideologías ni colores."Nunca se apartó del corazón de la gente", dijo el ex presidente Tabaré Vázquez cuando llegó al velatorio en la Sala Mario Benedetti de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA