Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala V, 22 de Marzo de 2018, expediente CNT 054615/2011/CA001

Fecha de Resolución:22 de Marzo de 2018
Emisor:Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala V

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

SALA V Expte. nº CNT 54615/2011/CA1 SENTENCIA DEFINITIVA.81522 AUTOS: “CARDOZO, O.M. C/ CONSOLIDAR ART S.A. Y OTROS S/ ACCIDENTE-LEY ESPECIAL” (JUZG. Nº 44).

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, capital federal de la República Argentina, a los 22 días del mes de MARZO de 2018 se reúnen los señores jueces de la Sala V, para dictar la sentencia en esta causa, quienes se expiden en el orden de votación que fue sorteado oportunamente, la DOCTORA G.E.M. dijo:

  1. La sentencia definitiva de primera instancia (fs.

    611/616) ha sido apelada por el accionante y las codemandadas Arroyo Abascay S.A. y QBE Argentina ART S.A. a tenor de los memoriales que lucen anejados a fs. 617/619 vta., fs. 621/625 y fs. 627/628. La parte actora y la codemandada Arroyo Abascay S.A.

    contestaron agravios (v. fs. 639/640 vta.-641/vta. y fs. 642/644 vta.).

  2. Por razones de método analizaré en primer término los agravios que se vinculan con la pretensión por extinción del vínculo laboral.

  3. a) El actor se queja porque la señora jueza a quo consideró que el contrato de trabajo se encontraba correctamente encuadrado en el CCT 76/75 y rechazó el reclamo por diferencias salariales. Afirma que la prueba testimonial demuestra que las tareas realizadas por el accionante se enmarcan dentro de las actividades de maestranza de cuarta categoría de UTEDYC (CCT 581/10).

    Sin embargo, para resolver el encuadramiento convencional, la magistrada de grado sostuvo que el ámbito de aplicación personal y geográfico depende de la representación que revistan las partes que han intervenido en la negociación y suscripción del acuerdo y que, por ello, era improcedente aplicar un convenio colectivo a una empresa que careció de representación en el proceso negociador y que, además, debía tenerse en cuenta la actividad principal desarrollada por la empresa empleadora del trabajador de conformidad con la doctrina plenaria N.. 36 in re: “Risso”. Con fundamento en estos parámetros, concluyó que dado que la demandada se encontraba inscripta en el IERIC como empleadora en carácter de constructora, la relación laboral se encontraba correctamente encuadrada en el CCT 76/75.

    Fecha de firma: 22/03/2018 Alta en sistema: 23/03/2018 1 Firmado por: L.M.D.'ARRUDA, SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: G.E.M., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: E.N.A.G., JUEZ DE CAMARA #19904430#201958626#20180322120134510 El actor no cuestionó el argumento central explicitado en el decisorio de grado con relación a la representación de la empresa en el ámbito del CCT de actividad.

    En este contexto, el recurso luce desierto pues llega incólume el argumento principal esgrimido en la sentencia de grado por lo que corresponde confirmar el rechazo de las diferencias salariales reclamadas (conf. art. 116 L.O.). Repárese que el recurrente no controvirtió la prueba informativa valorada por la sentenciante.

    Al tratarse de una cuestión de encuadramiento convencional resulta relevante determinar si la demandada suscribió ese convenio colectivo en forma directa o si estuvo de algún modo representada y, como dije, el apelante no cuestionó ese argumento fundamental del decisorio de grado.

  4. b) La demandada cuestiona la condena dispuesta con sustento en el art. 45 de la ley 25.345. Sostiene que encontrándose encuadrado en el convenio colectivo de la construcción no corresponde la entrega de los certificados de trabajo. Se queja, además, por la imposición de costas respecto de esta acción. Apela los honorarios regulados a los letrados y peritos por considerarlos altos.

    En lo que respecta a la condena con sustento en el art. 45 de la ley 25.345, corresponde confirmar la sentencia de grado.

    En efecto, de conformidad con lo normado en el art. 35 de la ley 22.250 se excluye el régimen general de la LCT cuando se refiere a aspectos de la relación laboral contempladas en esa ley especial, pero en todo aquello que no esté

    regulado por el régimen especial corresponde la aplicación subsidiaria y complementaria de la LCT siempre que la aplicación de la normativa general resulte compatible con la naturaleza y modalidades de la actividad.

    En este sentido, si bien algunos institutos resultan incompatibles con el régimen de la ley 22.250 como el preaviso y la indemnización por antigüedad, considero que la entrega de certificados de trabajo y la multa prevista para el caso de incumplimiento previstos en el art. 80 de la LCT resultan de aplicación supletoria a los trabajadores regidos por el CCT 76/75 en tanto resulta compatible con el régimen especial por lo que, dado los términos del agravio, corresponde confirmar la sentencia de grado en este aspecto.

  5. c) En lo que respecta a las costas por el reclamo por extinción del vínculo laboral, asiste razón a la recurrente.

    Fecha de firma: 22/03/2018 Alta en sistema: 23/03/2018 Firmado por: L.M.D.'ARRUDA, SECRETARIO DE CAMARA Firmado por: G.E.M., JUEZ DE CÁMARA Firmado por: E.N.A.G., JUEZ DE CAMARA #19904430#201958626#20180322120134510 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO -

    SALA V En efecto, debe tenerse en cuenta por un lado que se desestimó el reclamo efectuado por el actor por encuadramiento convencional y diferencias salariales y, en cambio, se admitió la pretensión con fundamento en el art. 80 de la LCT. En concreto, existe una importante porción del reclamo que resulta desestimada; ello torna a ambas partes vencidas y vencedoras mutuamente en la contienda. Por otro lado en materia de costas no cabe atenerse a parámetros exclusivamente aritméticos sino jurídicos. En consecuencia, teniendo en cuenta la índole de las cuestiones debatidas, el éxito obtenido por cada una de las partes (hubo rubros admitidos y rubros rechazados), los montos comprometidos en el proceso, y el art. 71 C.P.C.C.N., corresponde modificar lo dispuesto en origen y distribuir las costas de primera instancia por la acción por extinción del vínculo laboral en el orden causado y las comunes por mitades.

    Teniendo en cuenta la naturaleza, alcance, tiempo, calidad y resultado de la tarea realizada, y el valor económico del litigio, estimo que los honorarios regulados al patrocinio y representación letrada de la parte actora, demandada y al perito contador no son elevados (cfr. art. 38 L.O., 6, 7...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba