Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala B, 21 de Agosto de 2019, expediente CIV 064607/2012/CA001

Fecha de Resolución21 de Agosto de 2019
EmisorCamara Civil - Sala B

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA B 64607/2012 C.H.J.c.F.H.A. Y OTRO s/DAÑOS Y PERJUICIOS Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los días del mes de agosto de dos mil diecinueve, reunidos en Acuerdo los Señores Jueces de la Excma. Cámara Nacional de Apelaciones en lo C.il, S. “B”, para conocer en los recursos interpuestos en los autos caratulados: “C., Hugo Julián c/

F., H.A. y otros s/ daños y perjuicios” respecto de la sentencia de fs. 767/779, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Es ajustada a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía efectuarse en el siguiente orden Señores Jueces Doctores: CLAUDIO RAMOS FEIJOO -

R.P. - O.L.D.S. A la cuestión planteada el Dr. C.R.F., dijo:

  1. La sentencia de fs. 767/779 hizo lugar a la pretensión incoada por H.J.C. contra H.A.F.. En consecuencia, condenó al codemandado reconviniente a abonarle al Sr. C. la suma de $

    131.955, a lo que se deberán agregar sus intereses y costas. Asimismo, el mentado pronunciamiento hizo lugar a la reconvención promovida por H.A.F. y D.A.D.; condenando así al actor reconvenido a abonarles las sumas de $ 22.500 y $321.000, respectivamente; a lo que se deberán agregar sus intereses y costas. Ambas condenas se hacen extensivas, por cuanto corresponda, a sus citadas en garantía.

  2. A f. 781 apela dicho pronunciamiento la parte actora reconvenida y a fs. 905/910 funda su recurso.

    En su primer acápite se agravia de la forma en la cual se establece la responsabilidad en la ocurrencia del siniestro de marras, entendiendo que de la prueba colectada surge la clara y exclusiva culpa del demandado, por lo que requiere la modificación del fallo atacado.

    Posteriormente, se agravia de la cuantía del rubros “Daño Moral”; y por el rechazo de los correspondientes a “Daño Físico”, “Desvalorización del Rodado” y “Privación de Uso”.

    A f. 783 hacen lo propio los demandados reconvinientes, expresando agravios a fs. 901/903.

    Fecha de firma: 21/08/2019 Alta en sistema: 22/08/2019 Firmado por: DR. CLAUDIO RAMOS FEIJOÓ, JUEZ DE CÁMARA Firmado por: DR. R.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: DR. O.L.D.S., SUBROGANTE #13047266#235935192#20190814121944291 Solicita que, en función de los daños sufridos, se eleven las partidas indemnizatorias otorgadas a D.A.D. en carácter de “Daño Físico” y “Tratamiento de Rehabilitación”

    Seguido, a f. 780 “Liderar Compañía General de Seguros S.A.”

    apela la sentencia de grado, cuyos fundamentos obran a fs. 911/915.

    En primer lugar, postula la exclusiva responsabilidad del Sr.

    1. con respecto al hecho que genera el presente proceso.

    Asimismo, se agravia de la tasa de interés establecida en la instancia de grado, solicitando que se reduzca la misma en función de la inaplicabilidad del plenario “S..

    Finalmente, a f. 786 apela la sentencia de grado “Integrity Seguros Argentina S.A.”, expresando agravios a fs. 917/922.

    En igual forma, se queja respecto de la concurrencia de responsabilidades, solicitando que se le achaque completa responsabilidad al Sr.

    F..

    Seguido, se agravia por la concesión y montos –elevados- de las partidas rotuladas como “Daño Físico”, “Gastos Médicos, de Movilidad y Farmacia”, “Daño Moral” y “Daño Emergente”.

    Por último, requiere la modificación de la tasa de interés, ya que entiende que de esta manera se configuraría un enriquecimiento ilícito en favor de los codemandados reconvinientes.

  3. Es menester efectuar una advertencia preliminar: en el estudio y análisis de los agravios he de seguir el rumbo de la Corte Federal y de la buena doctrina interpretativa. En efecto, claro está que los jueces no están obligados a analizar todas y cada una de las argumentaciones de las partes, sino tan sólo aquéllas que sean conducentes y posean relevancia para decidir el caso (ver CSJN, "Fallos": 258:304; 262:222; 265:301; 272:225; F.Y., "C.igo Procesal C.il y Comercial de la Nación, Comentado, Anotado y Concordado", T° I, pág. 825; F.A.. "C.igo Procesal C.il y Comercial de la Nación. Comentado y Anotado", T 1, pág. 620). Asimismo, en sentido análogo, tampoco es obligación del juzgador ponderar todas las pruebas agregadas, sino únicamente las que estime apropiadas para resolver el conflicto (art. 386, in fine, del ritual; CSJN, "Fallos": 274:113; 280:3201; 144:611).

    Es en este marco, pues, que ahondaremos en la cuestión de fondo del caso sub examine.

    Fecha de firma: 21/08/2019 Alta en sistema: 22/08/2019 Firmado por: DR. CLAUDIO RAMOS FEIJOÓ, JUEZ DE CÁMARA Firmado por: DR. R.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: DR. O.L.D.S., SUBROGANTE #13047266#235935192#20190814121944291 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA B

  4. La atribución de responsabilidad Liminarmente cabe destacar que no se encuentra discutida en esta instancia la ocurrencia del hecho; mas sí su mecánica y el grado en el cual influyo el accionar de cada uno de los involucrados.

    Bajo este contexto, hay que recordar que el análisis que permite establecer los presupuestos de la responsabilidad civil no puede desentenderse de la necesidad de verificar con precisión la autoría, la causalidad y el daño experimentado. Es indispensable, en ese sentido, determinar si las consecuencias imputadas fueron producidas por la acción del vehiculo del demandado reconviniente, vale decir, la existencia misma del hecho y la relación causal cuya demostración incumbe a la actora en todos los casos, no como un vínculo solamente posible, sino la efectiva comprobación de la atribución del daño al hecho (conf. G., "La relación de causalidad en la responsabilidad civil" págs. 45 y sgtes.).

    Sabido es que, probado el contacto entre vehículos y la intervención de la cosa riesgosa, será de aplicación el párrafo segundo del artículo 1113 del C.igo C.il y la regla de este artículo, que crea una presunción de responsabilidad respecto del dueño o guardián de la cosa.

    La exoneración de la misma -derivado del quiebre de la relación causal total o parcial- deviene acreditando en el caso, por parte del accionado, la culpa de la propia víctima o de un tercero por el cual no debe responder.

    De conformidad con la normativa aplicable al hecho en examen, considerando la presunción que emana del artículo 1113 del C.igo C.il, ella debe ser destruida por prueba aportada por aquel sobre quien recae, es decir, el dueño y/o guardián de la “cosa riesgosa”.

    Sin embargo, la aplicación de este artículo –como viene sosteniendo esta S.- no puede hacerse como si el mismo fuera una isla solitaria que sirva de pied a terr a un náufrago jurídico, sino que conforma el piélago por el que navegan las pretensiones de los contendientes.

    Es decir, también existen diferentes normas como por ejemplo las de tránsito que deben tenerse en cuenta, máxime al analizar una colisión entre dos vehículos en una encrucijada sin semáforo.

    La ley de tránsito es “una ley especial, por lo que prima su aplicación sobre la ley general. Ante la responsabilidad basada en un factor objetivo de atribución (como lo determina el art. 1113, 2° párr., 2° parte, del C..

    C..), el juzgador deberá examinar el juego de esa presunción al analizar las eximentes (hecho de la víctima o de un tercero por quien no se debe responder).

    Fecha de firma: 21/08/2019 Alta en sistema: 22/08/2019 Firmado por: DR. CLAUDIO RAMOS FEIJOÓ, JUEZ DE CÁMARA Firmado por: DR. R.P., JUEZ DE CAMARA Firmado por: DR. O.L.D.S., SUBROGANTE #13047266#235935192#20190814121944291 […] Por último, debemos observar que el juez debe “priorizar” las normas de tránsito al analizar un accidente de tránsito. Se debe reconocer que las mismas son muy poco citadas en las sentencias nacionales y en los escritos de demanda y contestación. En muchas oportunidades solo se cita al art. 1113, 2°párr., 2° parte, del C.. C.il, olvidando las normas específicas de la circulación vial.” (Ley de Tránsito, con nota de F.A.S., pág. CIX; Ed. “La Ley”)

    Ambas partes son contestes respecto a la existencia de semáforos en la encrucijada en la cual se sucedió el infortunio de marras, pero se achacan recíprocamente el incumplimiento de la señal lumínica. Este solo hecho descarta de pleno las presunciones que pueden realizarse a partir de que vehículo circula por la derecha, las velocidades de impacto o la calidad de embistente/embestido de los vehículos implicados.

    El art. 44, inc. "c" de la ley 24.449 -operativa en la jurisdicción de la provincia de Buenos Aires a partir del 1 de enero de 2009 (conf. art. 55 de la ley provincial 13.927)-, dispone que en las vías reguladas por semáforos no rigen las normas comunes sobre el paso de encrucijada.

    Así, se ha dicho que en una intersección, cuyo paso se rige por señales lumínicas en...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR