Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala H, 31 de Agosto de 2020, expediente CIV 047289/2011

Fecha de Resolución31 de Agosto de 2020
EmisorCamara Civil - Sala H

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA H

C.H.A. c Sucesion del Sr. H.A.M. y Otro s/ Escrituracion

Expte. N° 47289/2011

En Buenos Aires, a días del mes de agosto del año 2020,

hallándose reunidos los señores Jueces integrantes de la Sala “H” de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil de la Capital Federal, a los efectos de dictar sentencia en los autos: “C.H.A. c Sucesion del Sr. H.A.M. y Otro s/ Escrituracion”,

y habiendo acordado seguir en la deliberación y voto el orden de sorteo de estudio, el Dr. C.M.K. dijo:

Contra la sentencia dictada en primera instancia (fs. 896/918),

que rechazó la demanda por la cual el actor perseguía la escrituración de un inmueble, y declaró la nulidad del boleto de compraventa suscripto por el vendedor, expresa agravios la parte actora, cuyo traslado fue contestado por el G.C.B.A. y por la curadora designada en la sucesión de H.A.M..

Sostiene el recurrente que el a quo no valoró adecuadamente la prueba producida en autos. En primer lugar, dice que se ha demostrado, a través del peritaje caligráfico, que las firmas insertas en el documento pertenecen a sus autores. En segundo lugar, afirma que el S.M. estaba lúcido y que actuó con discernimiento. Que si bien estuvo internado, ello hizo que mejorara posteriormente, ya que los problemas derivados del alcoholismo pueden evolucionar favorablemente. Se apoya en las conclusiones de la perito psiquiatra,

y del consultor técnico. Agrega que la sentencia es arbitraria, pues se apoya en hipótesis subjetivas, tales como la valoración de los dichos de la testigo S., y la falta de un certificado médico certero que ratifique la demencia. Insiste en que la demencia alcohólica se recupera luego de un tratamiento. Destaca la contradicción de desconocer el boleto pero admitir la validez de otros actos realizados Fecha de firma: 31/08/2020

Alta en sistema: 04/09/2020

Firmado por: L.E.A.D.B., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: C.M.K., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: J.B.F., JUEZ DE CAMARA

por el vendedor, como la revocación de testamentos y el otorgamiento de un poder, un mes después de firmado el boleto.

No se discute en esta instancia que en el mes de junio del año de 2006, el Sr. H.A.M. y la Sra. M.D.,

madre del actor, celebraron un boleto de compraventa del inmueble del primero, sito en la Av. Pueyrredón 2488, 9° piso, departamento “B” de esta ciudad. Según dicho instrumento el precio total de la operación fue de U$S 165.500. La compradora abonó U$S 135.500 en ese acto y acordaron que el saldo de precio “se abonaría a los 90 días de otorgada la escritura traslativa de dominio”.

No se formalizó la escritura pública, compradora y vendedora fallecieron, y en el año 2011 el aquí actor, hijo de la compradora,

promueve esta demanda de escrituración contra la sucesión del Sr.

H.A.M. (expediente n° 83.468/2007), y contra el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, ya que la sucesión del vendedor fue declarada vacante.

A su vez, la curadora de los bienes de del fallecido, entre otras defensas, puso en duda la legalidad del boleto de compraventa mencionado, en especial por las dudosas circunstancias que lo rodearon, y porque el vendedor no tenía plena conciencia de sus actos.

El juez de primera instancia declaró la nulidad del boleto, lo que motiva los agravios del actor, antes reseñados.

No está en discusión que el presente caso debe resolverse, en función de la fecha del acto jurídico cuestionado, de acuerdo a las normas del Código Civil actualmente derogado.

El primer argumento del apelante es que las firmas de ambas partes fueron declaradas auténticas por los peritajes realizados. Esto es cierto, el juez así lo entendió (ver fs. 905 vta). No obstante, que la firma sea auténtica, no significa que el vendedor haya actuado con discernimiento, que es lo que se discute en autos.

Fecha de firma: 31/08/2020

Alta en sistema: 04/09/2020

Firmado por: L.E.A.D.B., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: C.M.K., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: J.B.F., JUEZ DE CAMARA

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA H

De las pruebas rendidas en autos surge que el entonces vendedor del inmueble padecía, al menos, de “demencia alcohólica”.

Digo “al menos”, ya que esto lo admite el propio apelante, quien alega que, a pesar de tal enfermedad, los tratamientos le permitieron recuperarse y comprender las consecuencias de sus actos, al suscribir el boleto de compraventa (ver II.2.b, del escrito de expresión de agravios). De modo que el cuadro de deterioro cognitivo no está en discusión.

Para que el acto cuya anulación pretende la demandada resultara anulable, de acuerdo con lo que dispone el art. 473 último párrafo del Cód. Civil, el motivo de la interdicción -la enfermedad incapacitante- debía existir al tiempo de su otorgamiento de un modo público, es decir, de un modo notorio, siendo esto una cuestión de hecho que el juez debe apreciar, teniendo en cuenta las circunstancias del caso (conf. L., J., Código Civil Anotado, t. 1, ps. 1105 y sigtes.).

El a quo entendió que, como el vendedor no había sido declarado incapaz, ni interdicto, la nulidad del acto dependía de que las demandadas probaran la falta de discernimiento, en los términos de los arts. 474, 921, 1045 del Código Civil (ver fs. 907 vta). Esta conclusión tampoco es objeto de controversia en esta instancia.

Ahora bien, la persona privada de razón es quien, a consecuencia de una perturbación de sus facultades mentales, carece de aptitud para dirigirse a sí misma y en sus relaciones de familia y para administrar sus bienes. Esto determina que no es posible realizar un contrato sin el debido discernimiento, elemento esencial que debe estar presente en todo acto jurídico. En definitiva, quien suscriba un boleto de compraventa debe contar con discernimiento, como en todo acto jurídico.

Fecha de firma: 31/08/2020

Alta en sistema: 04/09/2020

Firmado por: L.E.A.D.B., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: C.M.K., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: J.B.F., JUEZ DE CAMARA

El...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR