Desde la cárcel, Los Monos siguen activos y manejan la venta de droga

 
EXTRACTO GRATUITO

ROSARIO.- Se ordenan asesinatos y aprietes. Se anticipan hechos sangrientos que después saldrán reflejados en las crónicas policiales. Se tejen pagos a testigos para que cambien sus declaraciones. Y se organiza el funcionamiento de los búnkeres de venta de droga en barrios de las zonas sur y oeste de esta ciudad. Todo esto ocurre dentro de la cárcel de Piñero, en los pabellones 7 y 12, donde están alojados seis miembros de la banda de Los Monos, que a pesar de estar recluidos siguen al frente del negocio criminal que se originó hace más de dos décadas en la villa La Granada.

Las grabaciones telefónicas están incluidas en 30 CD y forman parte de un informe de 63 páginas, que fue presentado en el juzgado provincial N° 5, aunque será investigado por los fiscales del nuevo sistema procesal penal. En las escuchas aparecen varios miembros de la banda que están detenidos en esa cárcel, entre ellos, Emanuel Chamorro, Ángel Villa, Leandro Vilches y Ariel "Guille" Cantero.

Luego de que trascendieran estas escuchas, el Ministerio de Seguridad provincial abrió una investigación para determinar si hay efectivos que colaboraron con esa organización criminal.

No sería la primera vez. Porque de los 37 procesados por asociación ilícita por el juez Juan Carlos Vienna, 17 son policías. Pablo Cococcioni, director del Servicio Penitenciario, reconoció que hubo problemas con las antenas inhibidoras de señal del penal "durante algunos meses del año pasado porque terminaban averiadas en forma periódica".

Chamorro, uno de los protagonistas de las escuchas, es un soldado de la banda. Fue detenido el 16 de diciembre de 2013, cuando bajaba armado de un auto Honda Civic. Junto con Vilches, apresado un mes antes, eran los encargados de controlar los búnkeres en los barrios Saladillo, Tablada y La Lata.

Según consta en el CD 14, el 21 de agosto pasado, a las 16.38, Chamorro llamó por teléfono desde el pabellón 12 a Ángel Villa, alias "el Narigón", otro interno de Piñero.

Le contó sobre los planes que tenían de instalar dos búnkeres en los barrios República de la Sexta y La Tablada. "Los podría manejar Mauri [cuya verdadera identidad sería Mauricio Vallejos], que está por salir", comentaron.

Cinco días después, Chamorro recibió una llamada a las 18.38, según figura en el CD 19, de Guille Cantero, líder de la banda, que le ordenó: "Mandalo a Mauri a hablar con los de la seccional 4a para que les diga que volvemos a abrir en el mismo lugar que antes. Decile que hable para...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA