Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala I, 7 de Febrero de 2017, expediente CIV 080466/2010/CA002

Fecha de Resolución: 7 de Febrero de 2017
Emisor:Camara Civil - Sala I

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I Expte. n° 80.466/2010 Juzgado n° 68 “C., M.R. y otro c/ Vittal Socorro Médico Privado S.A. y otros s/ daños y perjuicios”

ACUERDO Nº En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 7 días del mes de febrero del año dos mil diecisiete, reunidas en acuerdo las señoras juezas de la Sala “I” de la Cámara Civil, para conocer de los recursos interpuestos en los autos: “C., M.R. y otro c/ Vittal Socorro Médico Privado S.A. y otros s/ daños y perjuicios”

respecto de la sentencia corriente a fs. 944/963 de estos autos, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía hacerse en el orden siguiente: Dras. GUISADO y CASTRO.

Sobre la cuestión propuesta la Dra. G. dijo:

  1. La sentencia de fs. 944/63 hizo lugar a la demanda y condenó concurrentemente a S.M.P.S.A., M.L.L. y en forma extensiva a TPC Cía. de Seguros S.A. y Prudencia Cia. Argentina de Seguros Generales S.A. en los términos del art. 118 de la ley 17418, a abonarle a la actora la suma de Pesos Ciento Treinta y Un Mil Cuatrocientos ($ 131.400)

    con más sus intereses y costas del proceso. En cambio la rechazó respeto de E.T.C. y Prestadores del Sur S.A. Contra la misma se alza la actora quien expresó agravios a fs. 1013/15 y las condenadas quienes hicieron lo propio a fs. 1019/24, fs. 1026/31, fs. 1033/37 y fs. 1042/49. Los mismos fueron contestados a fs. 1039/41, fs. 1052/3, fs. 1066/70, fs. 1072/5, fs. 1061/4, y fs.

    1055/9 respectivamente.

    Según surge del relato de la demanda el hecho que la motivó

    tuvo lugar el día 1ero de mayo de 2009. La actora manifiesta que su madre presentaba dificultades respiratorias, por lo que ese día su hermana decidió

    Fecha de firma: 07/02/2017 Firmado por: PATRICIA E CASTRO - PAOLA M. GUISADO, #12505127#170877372#20170202121310278 llamar a la empresa de emergencias demandada. Alrededor de las 14 horas la codemandada L. se hizo presente en su domicilio y luego de revisar a su progenitora constató un cuadro aparentemente bronquial, por lo que le recetó dos medicamentos e indicó nebulizaciones.

    Al pasar las horas la actuación empeoró por lo que a las 19.30 horas decidió llamar nuevamente a la empresa requiriendo atención médica. Que luego reiteraron su pedido a las 21.30 horas, siendo que a la media hora arribó

    una ambulancia con una médica quien diagnosticó “globo vesical” y dispuso su traslado a la clínica C. en la localidad de Banfield.

    Al ser revisada ya en el nosocomio se advirtió que su madre estaba mal diagnosticada y que al hallarse prácticamente sin pulso y con respiración acelerada fue derivada a la Unidad de terapia Intensiva (UTI), en la cual comenzaron las maniobras de reanimación con resultados negativos, falleciendo en forma inmediata.

    En base a ello imputó responsabilidad a la empresa demandada y a las médicas tratantes.

    El Sr. magistrado luego de encuadrar jurídicamente la cuestión y analizar el material probatorio aportado en la causa, resolvió admitir la demanda de que se trata por considerar que se acreditó la existencia de un hecho dañoso y una relación de causalidad adecuada -inmediata y necesaria-

    respecto de la perdida de chance de curación y mediata respecto del derecho de la paciente que genera la responsabilidad de las condenadas.

    En cambio con relación a la codemandada T.C. y Prestadores del Sur S.A. no observó obrar culposo o negligente que sustentara la admisibilidad de la demanda.

    Si bien la actora se queja por el rechazo del valor vida y el monto acordado en concepto de “daño moral” el que califica de exiguo, las condenadas además de este último agravio, cuestionan la responsabilidad que se les atribuyera en el caso argumentando que no se ha podido establecer la relación de causalidad como presupuesto ineludible, y que no se ha valorado la existencia del hecho de un tercero que habría provocado la ruptura del nexo causal.

    Fecha de firma: 07/02/2017 Firmado por: PATRICIA E CASTRO - PAOLA M. GUISADO, #12505127#170877372#20170202121310278 Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I

  2. Ante todo cabe destacar que que por imperio del art. 7 del nuevo Código, la normativa aplicable para el tratamiento de las quejas relativas a la responsabilidad resulta aquella vigente al tiempo de la ocurrencia del hecho.

    Ello es así porque es en esa ocasión en la que se reúnen los presupuestos de la responsabilidad civil, discutidos en esta instancia (conf. A.K. de C., “La aplicación del Código Civil y Comercial a las relaciones y situaciones jurídicas existentes”, ed. R.C., doctrina y jurisprudencia allí citada).

    Aclarado ello por una cuestión de orden metodológico trataré

    liminarmente el acápite relativo a la responsabilidad ya que de la misma se seguirá la suerte de los restantes.

    En este sentido se ha sostenido que la relación de causalidad entre la conducta del accionado y el hecho dañoso es una de las condiciones imprescindibles de la responsabilidad civil. Es que el sentido común se niega a admitir la existencia de un daño que deba ser soportado por quien no ha contribuido a su realización.

    Por ello se ha señalado también que con gran frecuencia el daño deriva de una serie concatenada de acontecimientos o lo que es igual, de una pluralidad muy diversa de causas, y todas ellas con independencia de que sean directas o indirectas, remotas o próximas, constituyendo un antecedente sin el cual el resultado final no se hubiera verificado. Cuando esto sucede, estamos frente a la disyuntiva de establecer a cual o cuales de todos corresponde atribuir relevancia jurídica.

    La complejidad del asunto proviene de que los hechos no aparecen perfectamente dibujados, sino que comúnmente integran un conjunto o masa de acontecimientos que actúan como factores determinantes, condicionantes o coadyuvantes de sucesivos fenómenos y que interfieren recíprocamente en sus respectivas derivaciones, de manera de presentar un panorama que dificulta el nexo de causalidad que se está analizando.

    Por otra parte como bien sostiene el Dr. A.B. “…en la responsabilidad civil la relación de causalidad es un paso previo a cualquier indagación, cuanto menos en la función que tiene de imputar materialmente el daño al sujeto pues el contacto entre el conocimiento y el proceder humano Fecha de firma: 07/02/2017 Firmado por: PATRICIA E CASTRO - PAOLA M. GUISADO, #12505127#170877372#20170202121310278 confirmará la existencia de autoría. Entonces, efectuada esta operación se hará

    el juicio objetivo y de menosprecio del acto respecto de la normal (antijuridicidad) y luego se analizará la culpabilidad o la aposición ex lege de un factor de atribución objetivo “(conf. B. “El acto ilícito” p.43, H., Bs. As. 1986).

    De lo expuesto y la conjunción de los elementos probatorios ya aludidos, forzoso es señalar que dados los hechos planteados en el caso de autos, estamos –a mi criterio- frente a una pérdida de “chance” de evitar un daño.

    Esta pérdida representa un problema de índole causal o más precisamente, un caso de causalidad concurrente que incide en la producción del resultado final nocivo.

    Bajo tal premisa desde ya adelanto que las quejas bajo estudio no serán admitidas en tanto el error de diagnóstico que alegan no es ni supuesto ni conjetural, sino cierto; y la relación de causalidad sea cual fuere su expresión, surge de la prueba pericial medica rendida en autos.

    De la atenta lectura del informe médico obrante a fs. 620/34 puede tener por acreditado que según copia de asistencia domiciliaria realizada por la Dra. L. con motivo de consulta por “gripe”, encontró una paciente con taquipnea, 25 respiraciones por minuto cuando lo normal es 16 a 20, lo cual concuerda con la descripción efectuada por la actora, es decir presentaba fatiga (disnea médicamente) y comprometido su estado de conciencia al referir que se encontraba estuporosa (es decir paciente no lúcida). Sin realizar otro procedimiento diagnóstico, lo califica de bronquitis/neuropatía, prescribiendo antibiótico amoxiclavulánico vía oral y jarabe droga ambroxol.

    Aquí el experto refiere que resulta llamativo diagnosticar un cuadro a nivel neurológico (estupor) que coincida con el relato efectuado por la actora, cuya principal característica es el compromiso de su estado de conciencia manifestado por perdida de lucidez, alteración cognitiva, negativa a la ingesta, y que la Dra. L. prescriba medicación vía oral, lo que no resulta aconsejable por la dificultad severa de deglución por el compromiso neurológico y el temor a broncoespasmo.

    Agrega también que ante tal cuadro era esperable por parte de la médica que pensara que el trastorno cardinal que producía todo el cuadro era Fecha de firma: 07/02/2017 Firmado por: PATRICIA E CASTRO - PAOLA M. GUISADO, #12505127#170877372#20170202121310278 Poder...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba