Capítulo I

Autor:Guillermo Lariguet
Páginas:41-94
RESUMEN

Introducción II. Dos perspectivas de análisis III. Algunos sentidos y niveles de las ideas de autonomía y unidad 1. Ámbitos y sentidos 2. Niveles a) Nivel pedagógico b) Nivel institucional o político c) Nivel epistemológico IV. La estructura del conocimiento jurídico 1. Las disciplinas 2. Las teorías 3. Los conceptos V. Reducción entre sistemas normativos 1. Reducción entre disciplinas 2. Reducció... (ver resumen completo)

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO

Page 41

Introducción

En este capítulo me interesa introducir algunas de las principales cuestiones que discutiré en los próximos capítulos. Todas están vinculadas en forma directa o indirecta con dos ideas que han sido - y son- objeto de debate epistemológico en cualquier campo del conocimiento: autonomía y unidad.

El campo del conocimiento jurídico no escapa a este debate. Los juristas persistentemente invocan estas ideas. Dado que esta invocación se realiza en diferentes contextos (legislativo, dogmático, judicial) y con distintos propósitos (conocer el derecho, justificar decisiones prácticas, etc.) es necesario distinguir estos distintos contextos y propósitos de tal forma de tornar manejables estas ideas. Para que esto sea factible, en este capítulo intentaré:

Primero, distinguir dos perspectivas de análisis de las mismas. Esta distinción es importante porque los resultados del análisis son diferentes en uno y otro caso.

Segundo, despejar algunos de sus principales "sentidos" y "niveles". En lo que respecta a la tarea de despejar sentidos, mi expectativa es dejar un camino más llano para el análisis de los próximos capítulos, donde o bien estas distinciones se irán ampliando, o bien se añadirán otras nuevas. En lo que concierne a los niveles cabe precisar que en el análisis que realizaré de ellos intercalaré algunas consideraciones históricas acerca de las ideas de autonomía y unidad con relación al conocimiento en general. Luego, en el capítulo IV, profundizaré dichas consideraciones con relación al campo específicamente jurídico. Page 42

Tercero, practicar una descomposición de la "estructura" del conocimiento dogmático jurídico a partir de tres unidades de análisis: disciplinas, teorías y conceptos. Distinguir estas unidades es una tarea necesaria para esclarecer algunos de los más importantes problemas que se encuentran conectados con las ideas de autonomía y unidad. Entre estos problemas se puede mencionar la cuestión de los presupuestos filosóficos que inciden tanto en la caracterización de la naturaleza de estas unidades como en las funciones que éstas cumplirían.

Por último, brindar un esquema general del tema de la reducción de sistemas disciplinares, teóricos o normativos. Este esquema me ayudará a contar con un aparato de análisis preliminar de cómo la idea de autonomía puede operar como una estrategia "antirreduccionista", mientras que la idea de unidad como una estrategia de reducción.

II Dos perspectivas de análisis

Se pueden concebir dos perspectivas diferentes de análisis de las ideas de autonomía y unidad. Voy a llamar "externa" e "interna" a cada una de ellas.

Cuando me sitúo en la perspectiva externa interesa analizar posibles conexiones (o desconexiones) entre la dogmática jurídica y dos clases de disciplinas: a) disciplinas no dogmático-jurídicas pero jurídicas: historia del derecho, política jurídica, teoría general del derecho, sociología jurídica, etc., y b) disciplinas no dogmático-jurídicas y no jurídicas: ética, sociología general, matemáticas, etcétera.

Cuando me sitúo en la perspectiva interna interesa analizar posibles conexiones (o desconexiones) entre las distintas disciplinas y sub-disciplinas en que se divide la dogmática jurídica22. Page 43

Con esta distinción es posible ver que la perspectiva interna, que es la que consideraré en este trabajo, se concentra en los problemas de autonomía y unidad en el conocimiento jurídico, mientras que la perspectiva externa se concentra en los problemas de autonomía y unidad del conocimiento desarrollado por los juristas (dogmáticos, jueces, etcétera).

Entre otras cosas, la perspectiva externa tiene un interés primordial en analizar los posibles puentes que puedan unir distintas ciencias. Este análisis es problemático. Ello es así porque, por ejemplo, no es posible señalar en forma incuestionable un método que se pueda generalizar a todas las ciencias. En el caso de la llamada ciencia jurídica este análisis es mucho más problemático. La ciencia jurídica no exhibe un método único y muchas de sus actividades tienen un neto corte práctico23. Estas situaciones problemáticas podrían tener su raíz, en parte, en el hecho de que el término 'ciencia' no designa en forma exhaustiva un conjunto de propiedades necesarias y suficientes tal que permita su aplicación indubitable a todas las prácticas teóricas24. Aunque esta afirmación podría tener un grano de verdad no voy a explorarla en este trabajo.

Ahora bien, antes de avanzar con la cuestión de la próxima sección referida a los distintos sentidos y niveles asociados a las ideas de autonomía y unidad, quisiera hacer dos salvedades previas con respecto a la perspectiva externa de análisis.

Primera. Si bien la perspectiva externa de análisis es una característica relevante de las preocupaciones de los filósofos del derecho25, en este trabajo no me ocuparé de ella. Mi interés Page 44 se centrará en la perspectiva interna de análisis de la autonomía debido a que, tal como indiqué en la introducción general, se encuentra descuidada por la filosofía del derecho.

Segunda. La perspectiva externa de análisis no sólo se puede aplicar al ámbito del conocimiento desarrollado por los juristas dogmáticos sino también en relación con el derecho aplicado por los jueces. En la filosofía jurídica habitualmente esta perspectiva aparece bajo el problema perenne de las relaciones posibles entre derecho y moral26.

Un emblema de una perspectiva externa de análisis en estos dos ámbitos lo constituye Hans KELSEN. Él se interesó por la "autonomía externa" tanto del derecho como de la dogmática jurídica. Respecto del derecho estaba preocupado por mostrar su distinción con la moral. Respecto del conocimiento jurídico estaba preocupado por poner en evidencia la existencia de una categoría específica o peculiar de ciencia jurídica: una ciencia del deber ser que, aunque tuviese talante descriptivo, no pudiera ser reducida a ciencias de tipo empírico como la sociología27.

En la concepción de KELSEN se encuentra un puñado de problemas epistemológicos importantes que no necesito discutir en este trabajo. Sólo téngase en cuenta que esta concepción, que hoy se puede considerar "clásica", no se encuentra aislada de una discusión general entablada en el marco de las ciencias sociales. Page 45

Repárese en lo siguiente. DWORKIN, de la misma manera que KELSEN28, parece participar de una concepción hermenéutica de las ciencias sociales (como ciencias del espíritu)29. Sin embargo, sus conclusiones son muy diferentes a las de KELSEN. DWORKIN se desinteresa por el carácter descriptivo que tendría que tener la actividad de conocimiento desarrollado por juristas que hacen "teoría" como los juristas dogmáticos. A tal punto es así que, en dirección contraria a la de KELSEN, DWORKIN intenta mostrar que parte importante de la "comprensión"30 del derecho depende de que los juristas abandonen el punto de vista descriptivo (o "externo" en términos de HART) y abracen un punto de vista participativo (o "interno" en términos de HART). Las divergencias de ambos filósofos no pueden ser más fuertes. Para DWORKIN, la manera adecuada de comprender al derecho a través de un punto de vista participativo lleva a la conclusión de que si queremos ver al derecho "bajo su mejor aspecto" debemos mostrar qué teoría moral y política lo explica y justifica de la mejor manera. De modo que DWORKIN, de manera opuesta a KELSEN, busca conectar el derecho con la moral y esto repercute en la idea que tiene acerca del conocimiento del derecho. Para Dworkin el conocimiento promovido por los juristas no debe asumir un punto de vista descriptivo - o externo- sino participativo o comprometido con la mejor teoría sustantiva en materia política y moral.

Esta teoría debe ser empleada no sólo para explicar el contenido del derecho sino también para justificarlo bajo su mejor aspecto posible. Page 46

III Algunos sentidos y niveles de las ideas de autonomía y unidad
1. Ámbitos y sentidos

Para despejar algunos sentidos relevantes en estas ideas es útil observar que existen dos ámbitos diferentes respecto de los cuales se pueden proyectar: el ámbito del derecho y el ámbito del conocimiento jurídico.

La distinción entre estos ámbitos no es muy frecuente entre los juristas. Así por ejemplo, con el sintagma "derecho penal" los juristas pueden estar pensando en dos cosas distintas: en un conjunto de normas o en un conjunto de proposiciones acerca de normas31.

La confusión entre el ámbito del objeto de conocimiento y el ámbito del conocimiento mismo es advertida por algunos dogmáticos del derecho. Por ejemplo, a este respecto GIMBERNAT Ordeig observa que en la facultad de derecho "[...] a diferencia de lo que sucede en otras, las disciplinas llevan el nombre, no de la ciencia que estudia el objeto, sino el del objeto mismo"32. La observación de GIMBERNAT se completa cuando sostiene que "Si en la facultad de Medicina, por ejemplo, las asignaturas se denominaran, como en la de Derecho, por el objeto y no por las ciencias que lo estudian, en vez de hablar de la disciplina 'Patología' - que es la ciencia, como en nuestro caso lo es la dogmática penal-, habría que hablar de la disciplina 'Enfermedades' - que es el objeto, como en nuestro caso lo es el derecho penal- "33. Page 47

Hay muchas explicaciones posibles de esta falta de distinción. Aquí no necesito tener en cuenta todas ellas. Sin embargo, una muy importante podría ser construida...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA