Cantero: el jefe narco que pasó de la opulencia a la villa

 
EXTRACTO GRATUITO

ROSARIO.- Cincuenta y dos autos secuestró la Justicia a la banda de Los Monos, pero Máximo Ariel Cantero deambulaba por villa La Lagunita, en el sudoeste de Rosario, en un carro tirado por un caballo flaco y petiso. ¿Por qué el líder de una organización narcocriminal, que domina parte de la ciudad, vivía oculto desde hacía dos años en la pobreza? Su abogado, Carlos Varela, que defiende a los miembros de la banda desde hace tiempo, lo define como "un hombre rústico, duro, de los que casi no se ven más".

Para comprender a Los Monos hay que conocer su historia, dice un veterano investigador policial. "Nunca rompieron con sus orígenes", apunta. Cantero, que figura como analfabeto en el prontuario policial, no podía salir de ese ambiente precario, marcado por la pobreza. Si lo hacía quedaba a la intemperie, desprotegido.

"Está bien perdí, soy Máximo Ariel Cantero", blanqueó "el Viejo", de 50 años; poco antes les había dicho a los policías que se llamaba Martín Merlo. Hasta ese momento había estado dos años prófugo de la Justicia. Él nunca salió de su barrio. Usaba los carros y los caballos cuando tenía problemas.

Aún se desconoce cómo le llegaba el dinero para vivir. La policía lo atrapó por casualidad, en un patrullaje de rutina. Fuentes policiales niegan que se haya entregado, pero admiten que preferían detenerlo antes del 26 de mayo. Ese día se cumple el segundo aniversario del crimen de Claudio "Pájaro" Cantero, hijo de "el Viejo" y el cerebro de la banda. Las fuerzas de seguridad contaban con indicios de que este grupo tenía intenciones de retornar a las ejecuciones, como lo hizo una semana después del acuerdo de juicio abreviado que benefició a 18 miembros de la banda el 16 de abril pasado. Mataron a los padres de los sicarios Milton Damario y Facundo "Macaco" Muñoz, y al papá y dos hermanos de Luis Bassi, rival de Los Monos.

Máximo Cantero está encerrado en una celda en la cárcel de Coronda, un lugar que conoce, luego de cumplir dos años de condena. El resto de la banda está alojado en el penal de Piñero, donde se detectó -como lo adelantó LA NACION- que seguía operando en el mundo narcocriminal a través de sus teléfonos celulares. Ramón Machuca, alias "Monchi", hijo de crianza de Cantero, sigue prófugo.

La génesis de Los Monos puede rastrearse en La Granada, una zona de frontera, donde termina Rosario y empieza esa llanura de tierra fértil, ideal para el cultivo de soja. En esa villa, cuyas calles tienen nombres de flores, que está a...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA