Cansancio en el trabajo como enfermedad

RESUMEN

Cerca del 30 por ciento de los empleados sufre el síndrome de burnout, que se manifiesta a través del cansancio extremo Palabras claves: Trabajo- condiciones- estrés- despersonalización- desensibilización- empatía emocional- burnout- hábitos

 
ÍNDICE
EXTRACTO GRATUITO
Ese maldito estrés

"El mundo actual con sus características de poca contención social, inseguridad, incertidumbre, de escaso cuidado desde las instituciones y las organizaciones hacia las personas, es una precondición para que aparezca este problema", se lamenta Isabel Pérez Jáuregui, profesora e investigadora universitaria, psicoterapeuta, analista organizacional y autora del libro Estrés laboral y síndrome de burnout .

Sufrimiento y sinsentido en el trabajo. Como la gota que horada la piedra, se trata de un proceso de estrés (trastorno de adaptación) crónico en el que se van perdiendo progresivamente las capacidades laborales y competencias personales -para responder adecuadamente a las exigencias del trabajo- hasta concluir en la sensación de desgaste total.

"La despersonalización (el trabajador pierde el compromiso personal con la tarea y la hace de manera automática -como se ve en la película Tiempos modernos -); la desensibilización emocional (la persona no reacciona emocionalmente en forma adecuada, pierde capacidad de empatía emocional para con los otros), y la disminución de la capacidad de iniciativa, junto a la sensación de bajo logro personal, son las tres características principales", detalla Daniel López Rosetti, cardiólogo, presidente de la Sociedad Argentina de Medicina del Estrés y autor de varios libros sobre el tema.

"Las personas tienen muchas formas de manifestar el agotamiento profesional. Como la angustia y sus equivalentes físicos: palpitaciones, sensación de falta de aire o de tener una pelota en el estómago, sudoración en las manos, trastornos del sueño, fatiga aumentada -ya poco trabajo agota-, cefaleas, etcétera", explica Gustavo Kasparas, médico especialista en psiquiatría y psicología médica.

Y suma otros signos habituales: "Irritabilidad, cinismo, desinterés, intolerancia en el trato interpersonal; tendencia a los olvidos, a los accidentes, a las equivocaciones, falta de concentración. Además de un descuido personal y social y una gran sensación de desesperanza".

Hacia la depresión

De allí a la depresión hay un atajo. "Hay personas que terminan sintiendo que su proyecto de vida se vació de sentido. Y si esto avanza puede conducir a situaciones de salud irreversibles, con riesgos de muerte, tendencias al suicidio, consumo de drogas, de alcohol, etcétera", advierte Pérez Jáuregui.

Si bien existen algunas variables físicas y psicológicas que, a igual ambiente laboral y carga de...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA