Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I, 18 de Junio de 2019, expediente CNT 030893/2011/CA001

Fecha de Resolución18 de Junio de 2019
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala I

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO SALA I SENTENCIA DEFINITIVA NRO. 93676 CAUSA NRO. 30893/2011 AUTOS: “C.R.S. C/ YPF SA Y OTROS S/ DESPIDO”

JUZGADO NRO. 31 SALA I En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 18 días del mes de JUNIO de 2.019, reunida la S. Primera de la Cámara Nacional de Apela-

ciones del Trabajo, para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y de acuerdo al co-

rrespondiente sorteo, se procede a votar en el siguiente orden:

La Dra. M.C.H. dijo:

  1. Contra la sentencia de fs. 713/737 apelan las codemandadas YPF SA, Proyecto Profesional Recursos Humanos SA (fs. 738/769 y 770/777) y el tercero citado C&S Informática SA (fs. 778/798). Los recursos merecieron oportunas réplicas de su contraria a fs. 796/803 y 807/810.

  2. La Sra. C. inició demanda con el fin de percibir las indemnizacio-

    nes derivadas del despido en el que se colocó, tras intimar infructuosamente para que se regularice su situación registral.

    En el inicio, explicó que se desempeñó para YPF SA desde el 01.03.2001 mas con la intermediación fraudulenta de C&S Informática SA y Proyecto Profesional Recursos Humanos SA –arts. 29 y 29 bis LCT, respectivamente-. Aseguró que debió

    transcurrir por diversas anomalías, tales como trabajar sus primeros momentos de modo totalmente clandestino; pasar a facturar sus servicios y ser registrada con una fe-

    cha de ingreso irreal (todo esto bajo la dependencia de C&S). Afirmó que se encontró

    obligada a renunciar y retomar tareas para otra empleadora al día siguiente, conser-

    vando tareas y lugar de desempeño; a percibir remuneraciones inferiores a las del per-

    sonal registrado para YPF SA y, finalmente, ser incitada a dejar sus labores administra-

    tivas en la sede central de la petrolera para pasar a ser cajera en una estación de ser-

    vicio (esto cuando fue contratada por Proyecto Profesional Recursos Humanos SA).

    Quien me precedió en el juzgamiento, consideró acreditados los asertos vertidos por la Sra. C. y difirió a condena la suma de $623.709,17 más RIPTE e intereses agravados por temeridad y malicia.

  3. YPF SA, en su primer agravio, resalta la improcedencia del pedido arti-

    culado con respaldo en el art. 29 LCT. S.la que la actora jamás revistió carácter de dependiente para su empresa; reconoce que Proyecto Profesional “envió a la señora C., que comenzó a prestar servicios con el indicado objetivo de hacer frente a los requerimientos transitorios y extraordinarios de mi poderdante”, rechaza que se haya prestado una actividad permanente, ni un servicio que hiciera a la consecución del fin empresario y por ello, endilga la titularidad de la relación a Proyecto Profesional.

    Asimismo, resalta que menos aún corresponde que sea responsabilizada por la activi-

    dad que desarrollaba la Sra. C. cuando su empleadora fue C&S Informática SA.

    Remarca que, a diferencia de Proyecto Profesional –que es una empresa de servicios Fecha de firma: 18/06/2019 eventuales-, C&S era una empresa legalmente constituida cuyo objeto era brindar solu-

    Firmado por: M.V.M.C., SECRETARIA DE CAMARA Firmado por: G.A.V., JUEZA DE CAMARA Firmado por: M.C.H., JUEZA DE CAMARA #20383455#228685417#20190618122851773 ciones tecnológicas. En su segundo agravio destaca, a los efectos de validar su postu-

    ra, el testimonio de C. y que la propia actora admitió haber formado parte del contrato marco signado entre C&S e YPF.

    Por su parte, Proyecto Profesional Recursos Humanos SA se queja porque se acreditó la contratación por tiempo indeterminado. Alega que es una empresa de servicios eventuales legalmente constituida que provee fuerza laboral a diversas em-

    presas. Pone de relieve el pasaje del peritaje contable en el que se expresó que “la ac-

    tora suscribió un contrato eventual con Proyecto Profesional en Recursos Humanos SA, para prestar servicios en YPF SA desde el 25.10.2004 al 20.09.2010… Proyec-

    to Profesional en Recursos Humanos SA se encuentra habilitada para funcionar como empresa de servicios eventuales” (el resaltado me pertenece).

    El análisis de casos como el presente requiere –para una primera aproxi-

    mación- poner énfasis en lo normado por los arts. 29, 29 bis y 99 de la LCT a fin de de-

    terminar quién reviste la calidad de empleador y quién resulta solidariamente responsa-

    ble en caso de confirmarse la justificación del despido indirecto. Expuesto ello, destaco que del informe del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (de fs. 343, 372 y 525), se extrae que la codemandada Proyecto Profesional en Recursos Humanos SA se encuentra autorizada para operar como empresa de servicios eventuales de acuer-

    do con lo previsto en el decreto 342/02 y poseía –al momento de la vinculación- la ha-

    bilitación vigente en los términos del decreto 1694/06.

    Como consecuencia de ello, recaía en cabeza de las codemandadas de-

    mostrar que el contrato de trabajo celebrado revestía el carácter de eventual. Para ello, y aunque ocioso, hago presente que tal contratación debe responder a satisfacer resul-

    tados concretos, tenidos en cuenta por la contratante, en relación a servicios extraordi-

    narios determinados con anterioridad, o exigencias extraordinarias y transitorias de la empresa, explotación o establecimiento, toda vez que no pueda preverse un plazo cier-

    to para la finalización del contrato. Así, se incluye en esta calificación aquellas relacio-

    nes que comienzan y terminan con la realización de una obra, la ejecución del acto o la prestación del servicio para el que fue contratado el trabajador. La excepcionalidad temporaria choca con el principio general de indeterminación del plazo (arts. 90 y 99 LCT).

    Los arts. 69/72 de la Ley Nacional de Empleo, expresan causales que justi-

    fican la contratación por la modalidad de trabajo eventual. De esas normas surge que el contrato debe realizarse por escrito y que en casos de demanda extraordinaria la causa debe expresarse por ese medio. En este supuesto, se estipula un máximo de seis meses por año o un año en un período de tres.

    Estas premisas no fueron respetadas, pues resulta acreditado que la con-

    tratación de la accionante excedió el plazo máximo establecido por ley. Tal como lo ex-

    presa Proyecto Profesional en Recursos Humanos SA en su memorial, “la actora sus-

    cribió un contrato eventual con Proyecto Profesional en Recursos Humanos SA, para prestar servicios en YPF SA desde el 25.10.2004 al 20.09.2010” (fs. 771 y vta.). Asi-

    mismo, el perito contador informó a fs. 610 que la codemandada no presentó los con-

    Fecha de firma: 18/06/2019 Firmado por: M.V.M.C., SECRETARIA DE CAMARA Firmado por: G.A.V., JUEZA DE CAMARA Firmado por: M.C.H., JUEZA DE CAMARA #20383455#228685417#20190618122851773 Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO SALA I tratos suscriptos con la accionante. Ante tal reconocimiento y esta última omisión, co-

    rresponde, sin más, validar la responsabilidad de los implicados atribuyéndole la titula-

    ridad del vínculo a YPF SA y a la empresa de servicios eventuales, la responsabilidad solidaria.

    C&S Informática SA se queja por haber sido condenada. Se encuentra comprobado que la Sra. C. prestaba tareas dentro del establecimiento de YPF SA mientras era registrada por C&S y que tuvo que renunciar para, sin solución de continuidad, seguir prestando tareas en YPF al día siguiente. Digo así, pues del infor-

    me del perito surge que fue registrada para la empresa de servicios eventuales el 25.10.2004, fecha en la que C&S imputa la baja del contrato eventual que había cele-

    brado con la actora (fs. 608/615).

    Conforme al régimen del artículo 29 de la LCT, en los casos de contrata-

    ción de trabajadores por un empresario para ceder sus servicios a terceros, la regla es que la relación queda constituida entre el trabajador y el beneficiario de su tarea. El contratista de mano de obra es solidariamente responsable con el empleador por las obligaciones derivadas de la ejecución y extinción de la relación. En este aspecto no considero que la actividad o el objeto social de ambas empresas resulte definitorio para la aplicación del artículo 29 de la LCT, pues de ser así se podría llegar al absurdo de ser legítimo encarar cualquier actividad económica o productiva sin personal, por dele-

    gar los diferentes departamentos de una empresa, en otras que se dediquen a las fun-

    ciones específicas que les corresponda de acuerdo al organigrama empresarial. La ló-

    gica y el buen sentido descartan ese condicionamiento Por el contrario, adquiere especial fuerza lo expuesto por S. (fs.

    266/268), quien fue superior jerárquico de la actora, trabaja en YPF desde el año 1996 y manifestó que la trabajadora se desempeñaba en un grupo de cinco o seis trabajado-

    ras que realizaban similares tareas, dentro de las cuales dos estaban registradas por YPF directamente. Manifestó que todos seguían las directivas que daba M.C., gerente de la petrolera demandada. S.go (fs.401/403), expresó que cuando trabaja-

    ban en Torre Blanca, las órdenes se las daban V.S. y H.S., personal de YPF.

    Asimismo, la totalidad de las declaraciones testificales dieron cuenta que la actora no sólo prestaba servicios en el establecimiento cumpliendo tareas de incum-

    bencia de YPF SA sino que además, recibía órdenes de su personal y también reporta-

    ba su trabajo a estos últimos. Asimismo, llega firme que C&S Informática SA no acredi-

    tó que tuviera otros contratantes ni que tuviera actividad específica, todo lo que me per-

    mite concluir -en base a lo dispuesto en los artículos 23 y 29, 1er. párr. de la LCT- que YPF SA resultó ser la verdadera empleadora del actor y C&S Informática SA actuó

    como una mera empresa intermediaria, que intervino como colocadora de personal, por lo que debe responder solidariamente en los términos del artículo 29 citado.

  4. YPF SA sostiene –ya en su segundo agravio- que no existió una negati-

    va de tareas tal como la expresada por la accionante.

    Fecha de firma: 18/06/2019 Firmado por: M.V.M.C., SECRETARIA DE CAMARA Firmado por: G.A.V., JUEZA...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR