Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - SALA I, 8 de Junio de 2015, expediente CIV 090678/2006/CA001

Fecha de Resolución 8 de Junio de 2015
EmisorSALA I

Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I Expte. N° 90.678/2006 Juzgado Civil n° 1 “C.V., S.B. c/T., M.L. y otros s/

daños y perjuicios”

ACUERDO N° En la Ciudad de Buenos Aires, Capital de la República Argentina, a los 8 días del mes de junio del año dos mil quince, reunidos en acuerdo los señores jueces de la Sala “I” de la Cámara Civil, para conocer de los recursos interpuestos en los autos: “C.V., S.B. c/T., M.L. y otros s/ daños y perjuicios”, respecto de la sentencia corriente a fs.

810/828, el Tribunal estableció la siguiente cuestión a resolver:

¿Se ajusta a derecho la sentencia apelada?

Practicado el sorteo resultó que la votación debía hacerse en el orden siguiente: Dras. CASTRO y UBIEDO.

Sobre la cuestión propuesta la DRA. CASTRO dijo:

  1. La sentencia de fs. 810/828 hizo lugar a la pretensión resarcitoria de S.B.C.V.; condenó entonces a los Dres. M.L.T. y J.E.C., al Estado Nacional (por el Hospital Naval C.M.D.P.M., a la Fundación Sanidad Naval Argentina y a la Obra Social de los Empleados de Comercio y Actividades Civiles (OSECAC) al pago de la suma de $ 42.000, con más los intereses y costas del proceso.

    Asimismo, hizo extensiva la condena a las aseguradoras TPC The Professional´s Company S.A. y Seguros Médicos S.A.

    Apelaron las partes. La actora expresó agravios a fs.

    910/912, los que fueron contestados a fs. 984, 988/992, 994/997, 999.

    La codemandada Obra Social de los Empleados de Comercio y Actividades Civiles (OSECAC) fundó su recurso a fs. 914/918, el que fue respondido a fs. 1006/1008. La codemandada Fundación de Sanidad Naval (FUSANA) hizo lo propio a fs. 919/936, pieza que mereció la réplica de fs. 1012/1014. Por su parte los Dres. Toziano y Fecha de firma: 08/06/2015 Firmado por: CARMEN N.UBIEDO Y PATRICIA E.CASTRO Cañibano y la aseguradora Seguros Médicos S.A. expresaron agravios a fs. 947/960, 962/976 y 978 respectivamente, los que fueron respondidos a fs. 1001/1004.

    Para una mejor comprensión del conflicto que motivó estos actuados, he de efectuar una reseña de los antecedentes del caso. Señaló la actora en su escrito de demanda que “estaba cursando su primer embarazo y el 10 de diciembre de 2004 al despertarse notó que su ropa interior estaba mojada. Se alarmó y luego de conversar con su pareja y familiares por intermedio de la Obra Social OSECAC la trasladaron en ambulancia al servicio de Tocoginecología de guardia del Hospital Naval donde fue asistida por el codemandado Dr. M.L.T.”. Indica que “apenas la vió, luego de preguntas de rigor, sin estudios o análisis previos, lo primero que hizo fue hacerle un tacto y le dijo: “nena te vamos a hacer un raspadito y mañana te vas”. El referido galeno refirió

    aborto en curso y muerte fetal, por lo que se planteó realización de legrado (raspado), sin efectuarle monitoreo ni ecografía por guardia.

    Refiere que no podía comprender como ante tan poca pérdida le diagnosticaran la muerte fetal sin corroborar el mismo y los pocos indicios que tenía el profesional para ese diagnóstico. A continuación le sacaron sangre, le hicieron un electrocardiograma y la trasladaron al tercer piso donde la internaron. Al cabo de un rato se acercaron las enfermeras y la prepararon para ir a quirófano”.

    Destaca que “en el quirófano observó al Dr.

    Toziano en una salita contigua pero no sabe a ciencia cierta si fue él u otra persona quien llevó adelante el legrado. Pasada una hora ya estaba en la habitación sufriendo un severo dolor, motivo por el cual le suministraron suero y calmantes. En ese instante, se apersonó el Dr. Toziano quien, ante su requerimiento le expresó que “ella era joven y que ahora estaba todo limpio y que encargara otro bebe”. El domingo 12 de diciembre de 2004 a las 9:30 le dieron el alta”.

    Fecha de firma: 08/06/2015 Firmado por: CARMEN N.UBIEDO Y PATRICIA E.CASTRO Poder Judicial de la Nación CAMARA CIVIL - SALA I Afirma que “una vez en su domicilio continuó con dolor abdominal y al ir al baño ante el deseo defecatorio, expulsó un embrión producto de un aborto incompleto. Debido a sus gritos fue asistida por familiares quienes, su vez, colocaron al feto en un frasco con formol. Ante tal panorama fue derivada nuevamente al Hospital Naval donde ingresó con diagnóstico de aborto incompleto. Allí fue avaluada por el Dr. S., quien le ordenó que le extrajeran sangre y le efectuaran una ecografía, que mostró muchos restos fetales, motivo por el cual, fue trasladada al quirófano -luego de hacerle firmar papeles que no pudo leer- y el Dr. S. le realizó el legrado, dándole de alta al día siguiente e informándole que estaba todo limpio y que lamentaba lo sucedido”.

    El reclamo se basó tanto en mala praxis a las demandadas, como en la ausencia de un adecuado y verdadero consentimiento informado, a los que atribuye los daños cuyo resarcimiento reclama.

    Al contestar la demanda las accionadas recurrentes niegan la existencia de mala praxis y piden el rechazo de la demanda; afirman que la conducta de los médicos...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba

VLEX utiliza cookies de inicio de sesión para aportarte una mejor experiencia de navegación. Si haces click en 'Aceptar' o continúas navegando por esta web consideramos que aceptas nuestra política de cookies. ACEPTAR