La Cámpora, a cargo de custodiar el ingreso

 
EXTRACTO GRATUITO

Faltaban 12 minutos para las 18 cuando Cristina Kirchner bajó del Chevrolet Prisma que la había conducido desde su departamento de Barrio Norte hasta el Instituto Patria, en Rodríguez Peña 80, a dos cuadras del Congreso, para su reunión con intendentes. Como había pasado el jueves, durante el encuentro que mantuvo con diputados, la sede de la fundación estaba rodeada de vallas colocadas y custodiadas por militantes de La Cámpora.

La agrupación se encargó de organizar la seguridad en las puertas del edificio. Pero no de cortar el tránsito. Mientras duró la reunión, la calle estuvo cortada por la división porteña de la Policía Federal, que ubicó retenes en las esquinas de Mitre y Callao, y de Perón y Rodríguez Peña. En cada uno, había una guardia de dos policías en moto, pertenecientes a la Comisaría 5», apoyados por un solo patrullero, ubicado sobre Rodríguez Peña, entre Perón y Mitre.

De esa forma, los autos no llegaban hasta la esquina de Rodríguez Peña y Mitre, la más cercana al instituto. Es decir, La Cámpora no desvió el tránsito, sino que organizó el ingreso a la sede de Patria con el tránsito ya interrumpido por la policía. El frente del edificio estaba ocupado por unos mil manifestantes que fueron a apoyar a la ex presidenta. Los peatones podían pasar por la vereda de enfrente, abriéndose paso entre los militantes. La realización del acto fue avisada a la Policía Federal con anticipación, dijeron a LA NACION los organizadores. Oscar Parrilli, presidente del Instituto...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA