En el campo necesitan lluvias para terminar con una fuerte sequía

 
EXTRACTO GRATUITO

PERGAMINO.- Los pronósticos de lluvia circulan como billetes de lotería. Poco precisos, anuncian milímetros que no llegan nunca y precipitaciones dispares: lotes que reciben 20 mm de agua y pluviómetros que a 2000 metros marcan cero. hojas de maíz acartuchadas, poca altura en plantas de soja y algunas grietas en el suelo. Los productores comienzan a preocuparse ante los síntomas de estrés hídrico que sufren los cultivos y piden por precipitaciones. "Ya, ya; tiene que llover ya", repiten.

Son las doce y media del mediodía del jueves y el sol pega sobre la ruta nacional 8. Camino a Pergamino, núcleo agropecuario de la provincia de Buenos Aires, el termómetro marca 38 grados. Con el correr de las horas aparecen algunas nubes y con ellas la esperanza de una lluvia que los productores anhelan para este fin de semana.

LA NACION recorrió las localidades de Pergamino y Chivilcoy donde ya se registran pérdidas por la siembra tardía que se postergó por la que comenzó en octubre del año pasado. Algunos productores hablan de un 30% de pérdidas en los rindes de soja de primera. En el peor escenario, que la falta de agua se prolongue, especialistas del mercado de granos como

Pese a los anuncios de 40 y 50 mm para este fin de semana, entre el jueves y ayer hubo lluvias dispares en la región. Algunos productores hablaban de 10 a 20 mm en Pergamino y otros respondían "nada". En Coronel Mom y Achupallas (ambos cerca de Chivilcoy) no había registros de lluvias.

Eran las tres de la tarde del jueves y Marcelo Testa se sacaba y ponía la gorra como un acto reflejo para combatir el calor. Él y su hermano Carlos son productores y contratistas: Marcelo recuerda cuando en 1989 sus padres los ayudaron a comprar un tractor y un acoplado. Hoy brindan servicios de siembra en más de 4500 hectáreas y arriendan otras 850.

"Los cultivos no están tan mal, el tema es que la cuenta económica necesita de altos rindes para bajar los costos de producción", explica. Calculadora en mano, dice que producir soja de primera les cuesta 540 dólares por hectárea (contemplando insumos, labores, cosecha, seguro de granizo, comercialización, fletes e impuestos), más un alquiler de 360 dólares la hectárea.

"Este maíz tiene toda la tecnología: siembra con densidad y fertilización variables, mapeo de suelo y otras cosas, pero para que el rinde sea el que esperamos tiene que llover ya", insistía mientras recorría un lote en Manuel Ocampo, a 15 kilómetros de Pergamino.

Siete de la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA