Cambios temporales del clima en la subregión del Chaco Árido.

Autor:Karlin, Marcos S.
 
EXTRACTO GRATUITO

Temporal changes of the climate in Arid Chaco subregion

INTRODUCCIÓN

Los cambios climáticos y las variaciones cíclicas ocurridos a lo largo de la historia de la humanidad han sido producidos por causas naturales, debiendo el hombre adaptarse a dichas condiciones. Una de las causas de variación en el clima de diversas regiones del globo corresponde al fenómeno de El Niño-Oscilación del Sur (sus siglas en inglés: ENSO). Este ciclo tiene dos extremos: una fase cálida conocida como "El Niño" y una fase fría conocida como "La Niña". En la región central de Argentina, estos fenómenos tienen gran influencia sobre el clima dominante (Rusticucci & Vargas, 2002).

En la actualidad, el concepto de cambio climático está íntimamente asociado a causas antropogénicas, y la comunidad científica atribuye los cambios en el comportamiento del clima a la emisión desmedida de gases de efecto invernadero, debido a la producción industrial y agropecuaria. Es innegable que las condiciones climáticas actuales difieren de los datos promedio históricos, y que gran parte del impacto de los fenómenos meteorológicos y los desastres naturales se deben, al menos indirectamente, a la expansión de la actividad humana sobre los grandes reguladores de dichos fenómenos, tales como el suelo o los bosques.

El cambio climático global sugiere una tendencia creciente de las temperaturas del aire de +0,60[grados]C en los últimos 30 años, íntimamente correlacionado con el aumento en las emisiones de dióxido de carbono (IPCC, 2007). El efecto del cambio climático sobre las precipitaciones es muy variable y dependiente del área a considerar. A pesar de la relaciones establecidas por diferentes especialistas entre los aumentos en las concentraciones de gases de invernadero, las temperaturas y las precipitaciones, la gran mayoría de los modelos actuales no tienen en cuenta otros efectos antrópicos tales como cambios en el uso del suelo, por lo que es necesario ser cuidadosos frente a la aplicación de pronósticos a largo plazo.

La subregión del Chaco Árido no escaparía a esta tendencia, lo cual se ve reflejado en el avance de la frontera agropecuaria hacia el este de la subregión, debido en parte a un aumento en los regímenes de precipitación, además de los elevados márgenes económicos que la actividad agrícola ofrece.

El objetivo de este trabajo es el de analizar los cambios y la variabilidad en las temperaturas y la precipitaciones ocurridas a lo largo de ochenta años, con especial énfasis en los últimos cuarenta años, y los efectos del fenómeno ENSO sobre estos cambios.

MATERIAL Y MÉTODO

Área de estudio

El Chaco Árido Argentino posee una superficie cercana a los 8 millones de hectáreas, extendiéndose desde los 64[grados] 30' a los 67[grados] 30' de longitud Oeste, y desde los 28[grados] 30' a los 33[grados] 00' de latitud Sur. Ocupa la porción sudoeste del Gran Chaco Americano y es su expresión más seca y menos productiva. Abarca el oeste de Córdoba, este de La Rioja, sur de Catamarca, centro-norte de San Luis, este de San Juan y una pequeña área al suroeste de Santiago del Estero. Está rodeada por la Provincia Fitogeográfica del Monte, los Valles Áridos, el Chaco Semiárido y el Chaco Serrano. Sus límites están en general bien definidos por montañas cuyas alturas varían entre los 1000 y 3000 m, las que crean una serie de amplias cuencas arreicas y endorreicas. Dichas formaciones serranas actúan como barreras frente el avance de masas húmedas del sureste.

Antecedentes sobre el clima de la subregión

De acuerdo a Morello et al. (1985) el clima predominante de la subregión del Chaco Árido es subtropical seco; mesotermal con precipitaciones que oscilan entre los 500 mm en su franja este, y los 300 mm en su límite oeste, con gran variabilidad estacional, anual y plurianual. Algunos autores (Capitanelli, 1979; Díaz, 2007) citan como límite oriental de la subregión a la isohieta de 550 mm.

Según Capitanelli (1979) la región pertenece al Dominio semidesértico, de las planicies del noroeste, con excesivo déficit de agua, sin invierno térmico. Se presenta en esta región (principalmente en el Valle Central de Catamarca) un centro de baja presión, de origen térmico, de gran importancia en el clima local, que alcanza su máximo desarrollo durante el verano, favoreciendo el ingreso de masas húmedas de aire del noreste, responsables de las precipitaciones durante esta época.

El régimen pluviométrico es marcadamente estival, con el 70% de las lluvias concentrado en los cuatro meses más cálidos (noviembre a febrero). Las lluvias suelen ser torrenciales, de gran intensidad y baja frecuencia, por lo que producen, en áreas degradadas, efectos de erosión por efecto del impacto de la gota en el suelo desnudo y por la escorrentía superficial, arrastrando materiales a zonas más bajas de las cuencas. El verano térmico comienza en octubre y finaliza en marzo. Las temperaturas en verano son elevadas, con una media mensual del mes más cálido (enero) de 26[grados]C. Suelen presentarse 20 a 25 días con temperaturas superiores a los 40[grados]C y máximas absolutas que sobrepasan los 45[grados]C. Gran parte del Chaco Árido forma parte del polo de calor de Sudamérica (Prohaska, 1959). Los inviernos son templados, la temperatura media mensual del mes más frío es aproximadamente de 12[grados]C, aunque siempre hay heladas (5 a 10 días en el año), las cuales comienzan en la segunda semana de mayo y finalizan en agosto. Las oscilaciones térmicas...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA