El cambio de gobierno revive el optimismo entre los empresarios

 
EXTRACTO GRATUITO

MAR DEL PLATA.– El clima es bien propio del fin de ciclo. El inminente cierre de la gestión presidencial de Cristina Kirchner permite vislumbrar un cambio de humor entre los empresarios, que aun sin conocer quién la sucederá en el cargo, por primera vez en más de cinco años dicen que esperan un comienzo de 2016 con expectativas optimistas, sustentadas en un leve pero esperable crecimiento de ventas, exportaciones e inversión.

"La lectura del dato positivo es sencilla: cualquiera de los tres candidatos que pueden ganar la elección implica un desahogo ante lo que se sufrió con el kirchnerismo puro", dijeron a LA NACION dos directivos de firmas de primer nivel apenas conocieron el resultado de la última encuesta de expectativas de IDEA, de la que participaron 178 ejecutivos socios del Instituto y que fue difundida ayer aquí.

A estas señales alentadoras les sumaron, además, la voluntad de crecer, pero planteando de antemano algunas exigencias al próximo gobierno, traducidas en medidas para promover la inversión. Encabezan esa lista la eliminación de impuestos distorsivos, reglas de juego claras e incentivos fiscales.

El relevamiento realizado por la consultora D’Alessio IROL sobre las expectativas para el próximo semestre marca que el 76% de los consultados cree que la situación será igual (35%) o mejor (41%), cuando en la medición anterior esos mismos guarismos se reducían a 31 y 25%, respectivamente. En cambio, los pesimistas eran el 44% (24% en esta encuesta).

Aun sin que los buenos augurios impliquen mejoras del nivel de empleo, la expectativa mayoritaria entre los hombres de negocios es que durante los próximos 12 meses se revierta la tendencia negativa que en anteriores períodos se habían dado en rubros vinculados al crecimiento de la empresa como ventas, inversión y exportaciones.

"Se percibe una inevitable mejora en el tipo de cambio, una corrección que más tarde o más temprano se sabe que llegará", explicó el economista Dante Sica, al analizar la expectativa de una próxima devaluación de parte de los ejecutivos que participan del coloquio en Mar del Plata.

Competitividad

Los problemas de competitividad internacional aparecen vinculados en su mayoría con la cuestión cambiaria a la que se refería Sica, y así lo limitan a una cuestión casi de coyuntura. No obstante, una proporción de semejante magnitud atribuye esta dificultad de llegar a los mercados externos a déficit estructurales propios del sistema productivo nacional.

En la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA