Cambio climático: a dos grados de estar en riesgo

 
EXTRACTO GRATUITO

Se trata de no superar los dos grados; sin embargo, el esfuerzo es titánico. Cuando faltan menos de seis meses para la esperada Cumbre del Cambio Climático que se celebrará en noviembre y diciembre, los representantes de 190 países trabajan en Bonn con el objetivo de preparar el borrador de acuerdo para reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

Al mismo tiempo, también en Alemania, el grupo de siete de los países más ricos del mundo firmó una declaración en el palacio bávaro de Elmou para acordar evitar que el calentamiento global supere los dos grados centígrados de media con relación a los valores de la era preindustrial.

Como bien ha dicho ayer el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti, durante el acto para conmemorar el Día Mundial del Ambiente, que se celebra cada 5 de junio, "el problema ambiental afecta la vida de las personas de manera directa, y los más afectados son los vulnerables".

Es de destacar que, durante los 10.000 años anteriores al siglo XVIII, la concentración en la Tierra de CO2 (dióxido de carbono, gas cuya presencia en la atmósfera aumenta el efecto invernadero) era de unas 280 partes por millón (ppm). Hoy, la concentración está casi sobre las 400 ppm. El motivo de esta diferencia es la emisión de CO2 procedente de la actividad industrial de los combustibles fósiles y de la deforestación ocurrida desde entonces. Si la influencia humana total sobre la atmósfera alcanzara el equivalente a 550 ppm de CO2 provocaría un aumento de la temperatura media global de tres grados centígrados. Si se mitigaran las emisiones, quizá podría evitarse sobrepasar los 450 ppm y el aumento sería de sólo dos grados.

Los científicos del Panel Intergubernamental del Cambio Climático aseguran que más de dos grados representaría un riesgo sustancial para que se produzca un punto de inflexión climático que podría tener impactos no tolerables sobre el bienestar humano: entre otras consecuencias gravísimas, la desaparición del hielo estival ártico y el derretimiento de las capas de hielo de Groenlandia y de la Antártida Occidental, olas de calor, huracanes que se producirían fuera de temporada, sequías e inundaciones.

Es por eso que los dirigentes de los países de máxima industrialización (Estados Unidos, Alemania, Reino Unido, Francia, Italia, Canadá y Japón), conocidos como G-7, reunidos en Alemania, apoyaron de modo unánime la...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA