Nada ha cambiado; en febrero continuará la inestabilidad

 
EXTRACTO GRATUITO

Enero arrojó un balance de pobre a negativo para los inversores. Aunque en algunos casos, como ocurre en el primer mes del año, ese resultado puede ser motivo de festejo.

Era sabido que 2015 iba a arrastrar tensiones del año pasado y otras propias, fáciles de anticipar. Se esperaba ver a los mercados sin pánico generalizado, pero con volatilidad alta, con momentos de correcciones. Un marco en el que se mantuviera una tendencia positiva de fondo, con numerosas pruebas ante la postura cautelosa de los inversores, teniendo en cuenta tanto lo externo como lo interno.

Los mercados estuvieron la semana pasada concentrados en Grecia, la Reserva Federal norteamericana (FED), los balances corporativos y el comportamiento del petróleo. Este último se mantiene como variable sensible, aunque debería ser una buena señal una estabilización de los precios en torno de los US$ 44 a US$ 46. Estos drivers no desaparecerán.

La incertidumbre sobre Grecia, ya con un nuevo gobierno de izquierda y las primeras acciones tomadas, fue un punto relevante la semana pasada y lo seguirá siendo en el corto plazo. La atención estará especialmente en las negociaciones con funcionarios de la Troika sobre la deuda y, para que haya un acuerdo, las posiciones deberán acercarse.

El flamante Ejecutivo buscará una quita y la extensión del rescate, pero del otro lado, Europa sólo estaría dispuesta a conceder más plazo. El tema no se agotará rápidamente.

Tampoco tuvieron buena repercusión en la última semana los resultados corporativos norteamericanos. Pese a que las expectativas eran pobres, las compañías mostraron más sorpresas negativas que positivas. De hecho, el ratio que se ubicaba cerca del 80% en la primera semana de inicio de la temporada, cayó recientemente a niveles del 70%. Un nivel que resulta bueno, pero siembra mayores dudas, en especial, al contemplar algunas advertencias para este año.

La caída en los precios del petróleo y la fortaleza de la divisa norteamericana pesaron sobre los beneficios de algunos sectores en el pasado trimestre. A eso se le suma una presión a la baja en las ganancias proyectadas para los próximos trimestres, lo que es aún más preocupante.

Por todo lo dicho, se espera que la volatilidad siga siendo...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA