Caló lanzó un paro de metalúrgicos y se acerca a Moyano y Barrionuevo

 
EXTRACTO GRATUITO

La cúpula del sindicalismo peronista dio un giro: el mismo día en que , jefe de la CGT oficialista, de los metalúrgicos tras fracasar en su intento de acordar un aumento salarial por encima del 30 por ciento, sus pares de las centrales opositoras, Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, congelaron momentáneamente su plan de lucha a la espera de lo que resuelva la poderosa alianza de gremios del transporte.

El nuevo escenario sindical acelera, además, el movimiento de piezas camino a la reunificación de la CGT. Ayer, desde los tres sectores en los que está fracturada la central, hubo coincidencias y se enviaron señales favorables para volver a estar bajo un mismo techo en el corto plazo.

Desde Azopardo 802, Moyano y Barrionuevo se exhibieron juntos y llamaron a la "unidad del movimiento obrero y del peronismo". Y hasta hubo una mención directa a Caló. "Acompañamos y nos solidarizamos con los compañeros metalúrgicos, quienes acaban de lanzar un paro de 36 horas", respaldó el gastronómico al jefe de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM). Tras el mensaje, estalló en aplausos el salón Felipe Vallese y se entonó un cántico amistoso: "Y ya lo ve, y ya lo ve, hay una sola CGT...".

Cuando Caló se siente el martes próximo a negociar salarios en el Ministerio de Trabajo, les anunciará a los empresarios con los que negocia la UOM un paro sectorial por 36 horas o huelgas de 15 minutos por cada hora de las ocho de la jornada laboral. Las medidas de fuerza prosperarán siempre y cuando no exista una "mejora sustancial" de la última oferta que hicieron las cámaras industriales.

Inicialmente, la UOM exigió un aumento anual de 32%, pero las cámaras ofrecieron un 20% más un adicional no remunerativo que llevaría el porcentaje a 22%. Aunque anteayer, como plan alternativo, se evaluó aplazar la paritaria a septiembre con un porcentaje menor: los empresarios ofrecieron un 11%, pero los gremialistas no se movieron de 20%. Podrían acordar en un 17% por seis meses.

"Trato de mantener el poder adquisitivo. El salario de los metalúrgicos se ha deteriorado en un 32%. Si tuviéramos mejores sueldos, pediría un 25%. Pero no es así", dijo ayer Caló en radio Mitre. La expresión del jefe de la CGT oficialista generaría un nuevo cortocircuito con el kirchnerismo. Salió ayer al cruce el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, quien argumentó: "No hubo pérdida adquisitiva del salario".

Caló cerrará hoy el congreso de los delegados metalúrgicos en Mar del Plata. Invitó al acto a Daniel Scioli...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA