Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vii, 4 de Junio de 2020, expediente CNT 031166/2018/CA001

Fecha de Resolución 4 de Junio de 2020
EmisorCámara Nacional de Apelaciones del Trabajo - Sala Vii

Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA VII

31.166/2018

SENTENCIA DEFINITIVA Nº 55238

CAUSA Nº 31.136/2018 - SALA VII - JUZGADO Nº 50

En la Ciudad de Buenos Aires, a los 4 días del mes de junio de 2020 para dictar sentencia en los autos: “CALDERON JORGE ADRIAN C/ CLUB ATLETICO RIVER PLATE

ASOC. CIVIL S/ DESPIDO”, se procede a votar en el siguiente orden:

EL DOCTOR N.M.R.B. DIJO:

  1. La sentencia de primera instancia que en lo substancial hizo lugar al reclamo incoado con fundamento en las disposiciones de la Ley de Contrato de Trabajo,

    llega apelada por la parte demandada a tenor de los agravios vertidos a fs. 274/282,

    mereciendo la réplica de su contraria a través de la presentación e fs. 284/287.

    Asimismo, en el último párrafo del nominado quinto agravio cuestiona los honorarios regulados a todos los profesionales intervinientes por considerarlos elevados.

    Por otro lado, los Dres. P.D.J. y C.A.V. cuestionan los estipendios regulados desde distintas ópticas (ver fs. 272), haciendo lo propio el perito contador por entenderlos reducidos (fs. 273).

  2. En lo esencial, la accionada cuestiona que el Sr. Juez a quo arribara a la conclusión de que el despido dispuesto por su parte fuera ilegítimo, a esos fines infiere que no se han analizado adecuadamente las pruebas producidas en autos.

    Al respecto, luego de hacer un estudio pormenorizado del caso me encuentro en condiciones de adelantar que no encuentro atendible dicho pasaje de la queja.

    En efecto, en la especie, liminarmente es menester dejar sentado que en modo alguno el Sr. C. negó que realizó el hecho que se le imputó, es decir haber filmado con su celular las cámaras de vigilancia mientras prestaba su debito laboral en la Unidad de Control Operativo (UCO) el día 17 de marzo de 2018, pues nótese que en la impugnación que hace del despido con causa decidido por la patronal el día 21/03/2018, se enfoca a hacer una serie de planteos en torno a las circunstancias que rodearon la confección de la nota redactada con fecha 19/03/2018 más nada dice de que no realizó la filmación que se le endilgó, es más refiere de manera afirmativa que “…Las imágenes que aparecen en el video no contienen información confidencial…” (sic, véase CD Nº 905981931,

    obrante en sobre de fs. 4), ende se encuentra reconocida su realización, por tanto todo lo argumentado en torno a ello resulta de tratamiento abstracto (cfr. art. 386 del C.P.C.CN.).

    Despejado lo anterior, entiendo que, en el sub lite, es clave evaluar si la actitud rupturista del vínculo asumida por la empleadora ha sido razonable, en tanto el sentenciante de grado justipreció que no y la quejosa entiende que sí.

    Al respecto, observo que la ex empleadora centra su crítica en que por ser —el actor— un empleado de seguridad la conducta por él adoptada ha sido inadmisible, pues aduce que los testigos que declararon a instancia de su parte han sido contestes en que tal modo de proceder estaba prohibido. Sin embargo, lo cierto es que en ningún momento se aportó a la causa prueba idónea de que el Sr. C. recibió curso de capacitación sobre Fecha de firma: 04/06/2020

    Firmado por: N.M.R.B., JUEZ DE CAMARA

    Firmado por: H.H.K., SECRETARIO

    Firmado por: G.L.C., JUEZ DE CAMARA

    Poder Judicial de la Nación CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO - SALA VII

    31.166/2018

    el nuevo sistema de seguridad y, por ende, que supiera fehacientemente que tal proceder no le era permitido. Sumado a ello, entiendo que de haber recibido algún curso al respecto, sin lugar a dudas se lo hubiera hecho saber al momento de rescindir el vínculo o por lo menos lo hubiera dejado en evidencia al momento de contestar la demanda, empero ello no ocurrió en el caso de marras (ver apartado 2 de la presentación de fs. 50/64vta.), es más dicha argumentación recién ha sido introducida en autos cuando declararon los testigos ofrecidos por la accionada, por tanto tal ilación recursiva no resulta ser una defensa hábil para modificar lo postulado en origen (cfr. art. 386 del C.P.C.C.N.).

    Prosiguiendo con el análisis de la queja, estimo prudente rememorar la exposición de motivos que dio la demandada para desvincular con causa al actor, en tanto allí arguyó que: “…habiendo perdido en forma absoluta la confianza sobre su persona y considerando esta Institución que su conducta no se corresponde con los deberes de diligencia, colaboración y buena fe (…) y en tanto los hechos descriptos por su gravedad constituyen así una injuria de tal magnitud que impiden la prosecución normal de la relación laboral (…) en ejercicio de las facultades que le confieren los arts. 67 y 68 de la L.C.T., ha dispuesto despedirlo bajo su exclusiva culpa en los términos del art. 242 de la L.C.T…” (v.

    copia del acta notarial acompañada por la parte actora en sobre de fs. 4 y fs. 43/44).

    Así las cosas, sobre el tópico resta analizar si, la conducta del actor, ha sido de envergadura tal como para proceder a su desvinculación con causa justificada, como así lo pretende hacer ver la recurrente.

    Ahora bien, tal como ya lo adelanté, a mi juicio, ante las imprecisiones aludidas supra en torno, a la existencia o no, de algún tipo de capacitación sobre cómo debía ser su proceder el tipo de labor por el desarrollada y, en tanto, estamos en presencia de un trabajador que nunca ha recibido sanción disciplinaria, habiendo prestado servicios por un período prolongado...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba