Calculadora en mano: los costos de abrir un comercio en la ciudad

 
EXTRACTO GRATUITO

Si la tendencia se mantiene, en los próximos años existirá una nueva manera de dividir rápidamente a un grupo en dos. Si durante años el camino fue diferenciar a solteros de casados, en un futuro cercano se podría incorporar también la posibilidad de definir a los equipos a partir de su situación laboral.

Es que, de acuerdo con la tendencia que se viene manifestando en los últimos años, cada vez son más las personas -en su mayoría jóvenes- que se animan a dejar de trabajar en relación de dependencia para hacer realidad el sueño del emprendimiento propio. Sólo en la ciudad de Buenos Aires, el número de personas que deciden cambiar de "equipo" cada año asciende a 12.000.

Pero hacerlo no es fácil. Y mucho menos si lo que se pretende es abrir y mantener un comercio propio. Quien evalúe dar este paso deberá considerar muchas variables y estar en condiciones de afrontar costos, como aquellos que provienen de los alquileres, habilitaciones, impuestos e inversiones.

La primera decisión, y una de las más importantes, será la elección del local. Los valores variarán de acuerdo a la zona, el metraje y la cantidad de gente que pase habitualmente por delante de la puerta.

El alquiler de un local de menos de 50 metros cuadrados en Palermo puede fluctuar entre 5000 y 8000 pesos por mes, mientras que en Barrio Norte o Recoleta asciende a 10.000 pesos mensuales. A partir de los 100 metros cuadrados, el alquiler de un local en Montserrat o en plaza San Martín suele tener un costo de más de 12.000 pesos.

Si se buscan locales más amplios, un espacio de 700 metros cuadrados puede requerir un desembolso mensual de 100.000 pesos en Barrio Norte. Si se superan los 1000 metros cuadrados, los alquileres superarán ampliamente ese valor.

Al costo del alquiler, el emprendedor deberá sumar también otros costos, como el depósito de uno o dos meses como garantía. Otro, tal vez menos conocido, es el del "valor llave", una suerte de impuesto cobrado por el propietario por el simple hecho de la firma del contrato de alquiler. En locales con mucha demanda ha llegado a cobrarse hasta 170.000 dólares.

Al precio del alquiler comercial, cuyo contrato suele prolongarse por 3 años, deberán agregarse además los costos que provengan de impuestos y consumos como el ABL, agua, gas, luz, Internet o el teléfono.

Resuelto el primer escollo, será tiempo de conseguir la habilitación para poder utilizar el local con fines comerciales. Es importante saber que, para conseguirla, el lugar...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA