Caídas de ventas y temor entre las multinacionales

 
EXTRACTO GRATUITO

A sus viejas preocupaciones por la política cambiaria, para girar utilidades y a las importaciones, las empresas multinacionales con operaciones en el país sumaron nuevas inquietudes relacionadas con la recesión de la economía argentina.

La inquietud afloró entre el año pasado y el primer trimestre de 2015, y el motivo son los balances de algunas de las compañías más grande del planeta, como las alimenticias Coca Cola, PepsiCo y Mondelez; las automotrices Ford y General Motors; la fabricante de indumentaria Adidas, la especialista en artículos de tocador PyG, la productora de semillas Monsanto y la siderúrgica Ternium. En varios rubros hubo caídas en las ventas, mientras que otros anticipan un 2015 complejo, con menor actividad.

La norteamericana Monsanto, cuyo negocio había tenido el año pasado una buena performance en el país, lamentó que en el primer trimestre de 2015 sus ventas globales de semillas de maíz hayan caído US$ 126 millones por los menores volúmenes demandados, entre otros países, por la Argentina.

Entre las automotrices, las norteamericanas GM y Ford acusan lo mismo.

La primera, dueña de la marca Chevrolet, lamenta que en el primer trimestre sus ventas totales en la región hayan caído. Lo explica por dos motivos: la menor facturación en Brasil por una baja en la demanda de cuatro de sus modelos y por menores ventas de su portafolio en "Chile y la Argentina, causadas por condiciones económicas difíciles".

El diagnóstico de Ford es mucho más duro. A diferencia de otras compañías, que usan términos eufemísticos como "mercados desafiantes" para referirse a situaciones complejas desde el punto de vista del negocio, la empresa del óvalo informó en sus balances de 2014 que "Sudamérica enfrenta sostenida volatilidad del mercado e incertidumbre política". Aunque se ilusiona con una "leve recuperación en Brasil", considera que permanecerá la recesión en la Argentina.

En el mismo lugar ubicó a Venezuela. Es algo que suele ocurrir. En especial cuando se habla de dificultades cambiarias y económicas, la Argentina está en escalones similares al del país que maneja Nicolás Maduro. En 2014, Ford vendió en el país unos 94.000 vehículos, un 22% menos que los 118.000 del año anterior.

La automotriz francesa Renault, con dificultades en casi todos sus mercados emergentes, también ubicó a la Argentina como donde se registró la caída más profunda de las ventas.

La siderúrgica Siderar, la empresa dedicada a la fabricación de aceros planos...

Para continuar leyendo

SOLICITA TU PRUEBA