Sentencia de Cámara Nacional de Apelaciones en lo Civil - Camara Civil - Sala K, 12 de Mayo de 2020, expediente CIV 012849/2009/CA002

Fecha de Resolución12 de Mayo de 2020
EmisorCamara Civil - Sala K

Poder Judicial de la N.ión CAMARA CIVIL - SALA K

12849/2009

C.R.E.c.Z.R.G. Y OTROS s/DAÑOS Y PERJUICIOS -

RESP.PROF.MEDICOS Y AUX.

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a los días del mes de mayo de 2020, hallándose reunidos los Señores Vocales de la S. K de la Cámara N.ional de Apelaciones en lo Civil de la Capital Federal, a fin de entender en los recursos de apelación interpuestos por las partes en los autos caratulados: “C., R.E. contra Z., R.

G.Y OTROS sobre DAÑOS Y PERJUICIOS – RESP. PROF. MÉDICOS Y AUX”,

habiendo acordado seguir en la deliberación y voto el orden del sorteo de estudio la Dra. S.P.B. dijo:

I- Vienen los autos a este Tribunal con motivo de los recursos de apelación interpuesto por “.A.S. (fs. 774) y por el actor (fs. 779), contra el mérito de lo decidido en la sentencia de primera instancia (fs. 758/772). Oportunamente, se fundaron (fs. 832/836vta. y 837/841, respectivamente) y recibieron réplica (fs.

843/847vta., 848/849, 850/851vta. y 852/854vta.). También se impugnaron las regulaciones de honorarios. A continuación, se llamó autos para sentencia (fs. 857).

II- Los antecedentes del caso El señor R.E.C. reclamó los daños y perjuicios que le habría ocasionado la rotura de la prótesis colocada en su columna vertebral, luego de la cirugía ordenada y realizada por el doctor R.Z., el 23 de marzo de 2005.

Relató que se encontraba trabajando en el Mercado de Valores de Buenos Aires, en octubre de 2004, cuando, al recoger una caja del suelo, sufrió un fuerte dolor en la espalda. Manifestó que fue atendido en el “S.M. –derivado por su empresa de medicina de salud prepaga ….- donde le indicaron reposo.

Expresó que el 2 de enero de 2005, se entrevistó con el doctor especialista Z-,

quien prestaba servicios en el “S.M. y le recomendó el uso de un corsé en la cintura con el fin de aliviar el dolor.

Refirió que el profesional le diagnosticó espondilolistesis L5 S1 grado 2 y solicitó

autorización para cirugía e implante USS en titanio u opcional.

El día 23 de marzo de 2005, se realizó la intervención quirúrgica, consistente en la colocación de un implante de prótesis marca S., modelo …, lo cual se efectuó sin inconvenientes y con un post operatorio satisfactorio.

Argumentó que el día 13 de julio de 2006 –aproximadamente un año después Fecha de firma: 12/05/2020

Alta en sistema: 14/05/2020

Firmado por: S.P.B. , JUEZ DE CAMARA

Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: O.O.A. , JUEZ DE CAMARA

de la operación-, estaba trabajando en su escritorio cuando, al girar su cuerpo, sintió

un ruido interno en su espalda que le produjo fuertes dolores.

Contó que fue atendido en el “S.M.” donde le dieron un calmante, le realizaron placas y le ordenaron reposo.

Como los dolores persistían, mencionó que, el 4 de agosto de 2006, se realizó

una resonancia magnética de columna lumbosacra en la referida institución y luego, el 6 de diciembre de ese año, una nueva tomografía.

Ante la falta de respuestas adecuadas del doctor Z., se dirigió a “… M.S.,

donde fue recibido por el doctor C. quien le informó que un clavo de la prótesis estaba roto, por lo que debía operarse nuevamente, a lo que se negó.

Alegó que, como consecuencia, perdió su trabajo y le otorgaron una jubilación por invalidez del 66%.

Atribuyó responsabilidad al doctor R.E.Z., a “.A.S., a la prestadora …–“…

al momento de la demanda- y al “Sanatorio …”.

S.A.S. contestó la demanda, adujo que es ajena a los aspectos médicos vinculados con las patologías del actor y desconoció los hechos y lesiones relatados por él. Informó que compulsó su documentación contable donde surge que, el 31 de marzo de 2005, proveyó un “sistema para reducción de espondilolistesis USS S.

original Suiza en acero compuesto por tornillos pediculares (4), barras (2), rotulas (2) y S. (2)

para ser colocada al señor C.. Negó que la rotura pueda deberse a defecto de diseño o fabricación (fs. 178/181).

Por su parte, “G.” sostuvo que el obrar del médico Z. fue el correcto, así como también la elección del tipo de prótesis indicada. Negó cualquier eventual desperfecto respecto de ésta y la existencia de los daños invocados por el actor (fs. 184/195).

El médico Z. se presentó, adhirió a lo expuesto por los otros codemandados,

disintió con el relato del reclamante y brindó el suyo (fs. 235/255vta).

Sustanciado el proceso, se dictó el fallo (758/772).

III- La sentencia El juez de grado rechazó el reclamo de daños y perjuicios instado por el señor R.E.C. contra el doctor R.G.Z. y “G.A.S.” e hizo lugar parcialmente al entablado contra “.A.S.. Condenó a este último al pago de $150.000, con más intereses.

Reguló los honorarios de los profesionales intervinientes (fs. 758/772).

IV- Los agravios La colegitimada pasiva “.A.S. cuestiona la atribución de responsabilidad,

Fecha de firma: 12/05/2020

Alta en sistema: 14/05/2020

Firmado por: S.P.B. , JUEZ DE CAMARA

Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: O.O.A. , JUEZ DE CAMARA

Poder Judicial de la N.ión CAMARA CIVIL - SALA K

en tanto argumenta que demostró que la rotura del tornillo no fue por deficiencias en su fabricación, sino por otras causas.

Sostiene que es decisivo el informe del Instituto N.ional de Tecnología Industrial que analizó el implante colocado al señor C.. Opina que en él se concluyó

que no se encontraron defectos de fabricación que pudieran originar la rotura.

Solicita se revoque la sentencia de primera instancia y se rechace la demanda.

Hace reserva del caso federal.

Por su parte, el actor alega que se accionó contra el doctor Z. pues el tratamiento conservacionista recomendado en el primer momento no se realizó durante el plazo conveniente, sino que se lo operó sin esperar el debido tiempo. Por ello,

sostiene que la sentencia soslayó valorar la prueba relativa al actuar negligente y a la falta de pericia de este profesional.

Asimismo, se agravia del rechazo de los rubros reclamados por daño emergente y el psicológico.

Aduce que no puede entenderse que hubo culpa de la víctima por no haberse sometido a la extracción de la prótesis.

Opina que el a quo omitió considerar los daños físicos sufridos y fijó una suma por el moral que aprecia baja, por lo que persigue se adecúe.

V- Suficiencia del recurso Habré de analizar, en primer término, las alegaciones vertidas por “G. A.S.A.” y el doctor R.G.Z. al contestar los agravios del accionante, en cuanto a la solicitud de deserción por insuficiencia de ese embate (fs. 643/647vta. y 652/654vta.,

respectivamente).

Conforme lo dispone el artículo 265 del Código Procesal Civil y Comercial, la impugnación debe contener una crítica concreta y razonada de las partes del fallo que se consideren equivocadas. Así, con una amplitud de criterio facilitadora de la vía revisora, se aprecia que el ataque cuestionado es hábil, respetando su desarrollo las consignas establecidas en esa norma del Código ritual, por lo que deviene admisible su tratamiento (art. 265, cit.).

VI- Ley aplicable Al igual que lo decidido en primera instancia y que no fuera debatido por las partes, en cuanto a la responsabilidad atribuida, la presente acción se analizará desde la perspectiva del Código Civil anterior, por ser la ley aplicable al momento de sucederse el evento por el cual se reclama (arts. 3, CC; 7, CCCN).

Fecha de firma: 12/05/2020

Alta en sistema: 14/05/2020

Firmado por: S.P.B. , JUEZ DE CAMARA

Firmado por: O.J.A., JUEZ DE CAMARA

Firmado por: O.O.A. , JUEZ DE CAMARA

VII- La responsabilidad VII-1- En el mismo sentido que lo puntualizado en la sentencia de primera instancia, “…la responsabilidad profesional es aquélla en la que incurre el que ejerce una profesión al faltar a los deberes especiales que ésta le impone y requiere, por lo tanto, para su configuración, los mismos elementos comunes a cualquier responsabilidad civil. Ello quiere decir que cuando el profesional omite las diligencias correspondientes a la naturaleza de su prestación ya sea por impericia, imprudencia o negligencia, falta a su obligación y se coloca en la posición del deudor culpable (art.

512, Código Civil; …causa Ac. 88.406, sent. del 10-V-2006; v. también C. 98.267, sent.

del 23-IV-2008; C. 100.216, sent. del 13-V-2009; C. 94.854, sent. del 28-X- 2009; C.

103.717, sent. del 3-III-2010; entre otras).” (SCBA, del voto del señor Juez doctor G. en "L., A.M. contra Hospital Italiano. Daños y perjuicios",

causa C. 112.820, sent. del 17-XII-2014).

La responsabilidad médica se halla sometida a los mismos principios de la responsabilidad en general. Son sus presupuestos: 1) El incumplimiento objetivo, que consiste en la infracción al deber mediante la inobservancia de la palabra empeñada en un contrato o a través de la violación del deber amplio de no dañar; 2) El daño entendido como la lesión a un derecho subjetivo del incumplimiento jurídicamente atribuible; 3) La relación de causalidad suficiente entre aquél y el detrimento, de tal manera que pueda predicarse que el hecho es causa (fuente) del mismo y 4) Un factor de atribución, es decir, la razón suficiente para asignar el deber de reparar al sujeto sindicado como deudor, el que podrá ser objetivo o subjetivo (conf. “Conclusiones V

Jornadas N.ionales de...

Para continuar leyendo

Solicita tu prueba